027

11.2K 623 87

Valerie soltó una carcajada junto a Lydia y Stiles al escuchar la estupides que Isaac había dicho

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Valerie soltó una carcajada junto a Lydia y Stiles al escuchar la estupides que Isaac había dicho. La ojiverde lo observó atentamente, le encantaba esa sonrisa tan brillante que tenia cuando se divertia y esa intensa mirada azul.

- Saben, el otro dia me di cuenta de que... -la morena no pudo terminar lo que estaba diciendo debido a que Allison había entrado de golpe a la habitación llamando la atención de todos.

- Hey chicos... -saludó de forma general para tomar asiento. Valerie observó a Isaac, este tenía su vista fija sobre la arquera.
Sin poder evitarlo, la sonrisa radiante que la ojiverde tenía en su rostro decayó, siendo suplantada por una mueca. Valerie tenía en claro que Isaac nunca la vería de esa forma, nunca la vería con sus ojos brillando de una forma especial, como ella lo miraba a él. En esos dos años, ella había aprendido a soportar esa presión que sentía en su pecho cada vez que eso ocurría, pero día a día se le hacía más difícil poder ignorarlo.

- Allison... -murmuró Isaac, y esta le sonrió.

Valerie suspiró y tomó su chaqueta, observó por unos segundos a Lydia y a Stiles, mirada que bastó para que ambos entendieran porque estaban al tanto de los sentimientos de la morena.
Sin despedirse, caminó hacia la puerta. ¿Qué mas daba si no se darían cuenta de su ausencia?
La morena se colocó su chaqueta y siguió  caminando hasta la puerta de entrada, la abrió soltando un suspiro cansado al ver la fuerte tormenta que había afuera.

- ¡Valerie! Val... -la ojiverde detuvo su caminar para girarse y observar a Stiles que se acercaba hasta ella corriendo.

- ¿Qué pasa Stiles? -indagó tratando de sonreir pero solo logró hacer una mueca.  Stiles negó ligeramente con su cabeza, y se abalanzó sobre ella, rodeándola con sus brazos. Valerie soltó un gemido, llorando con su rostro escondido en el pecho del humano. Se sentía una niña pequeña, indefensa, sola e inundada por la tristeza.

- Eso es, llora. -susurró Stiles dejando leves caricias en su espalda.- Llora todo lo que quieras, no pienso irme, no voy a dejarte sola Val. -la ojiverde lo abrazó con fuerza, las lagrimas seguían saliendo de sus ojos.

- Me duele Stiles, es una sensación de dolor y ahogo que no me deja tranquila. -tocó su pecho- Me duele y no sabes cuanto. -susurró apoyando su cabeza en el pecho de Stiles. El humano soltó un suspiro, odiaba ver a la morena llorando, odiaba ver a su mejor amiga en ese estado.

- ¿Valerie? -ambos giraron su cabeza ligeramente, observando el rostro confundido de Isaac ante esa escena. 

La morena se alejó un poco del castaño y lo abrazó con fuerza.- Stiles, yo tengo que  irme. Gracias por esto. -el asintió, besando su frente con dulzura para alejarse del lugar hacia dónde estaba el resto.

- ¿Valerie? -volvió a preguntar, con su ceño fruncido por la confusión. Jamás había visto llorar a la morena.

La ojiverde intentó secar las lágrimas con un pequeño pañuelo. Ignorando la pregunta de Isaac, Valerie volvió a caminar hacia la puerta, sin mirar a atrás. Abrió la puerta y salió del edificio, sin importarle que la lluvia la mojara. Subió su mirada, observando la luna, y las estrellas, y las lágrimas comenzaron a caer una vez más.
Colocó sus manos en los bolsillos de la chaqueta, comenzando a caminar hacia su departamento.

- ¡Val! ¡Esperá! -la morena escuchó el grito de Isaac sobre el ruido que provocaban las gotas al golpear violentamente contra el suelo. Trató de acelerar el paso, pero fue inútil porque en poco segundos Isaac se encontraba a su lado tomándola del brazo. Sus rizos estaban empapados y caían sobre su rostro.- ¿Qué te pasó? -cuestionó con su rostro invadido por la preocupación.

Valerie mordió su labio inferior con fuerza.- Tengo que irme Isaac, olvidé que tengo que hacer algunas cosas. -trató de soltarse del agarre del licántropo.- Isaac dejame ir.

- No hasta que no me digas que te pasa, ni siquiera saludaste cuando te fuiste. -la ojiverde suspiró frustrada.

- ¿Quiéres saber que pasa? -Isaac asintió reiteradas veces con su cabeza.- Estoy cansada. -el la observó confundido- Cansada de todo, cada vez que Allison aparece te olvidas completamente de todo, de los demás y de mi.
Estoy cansada de esto que siento cada vez que me ignoras. -Isaac abrió su boca para hablar pero se detuvo al ver la mirada de la morena.- Oh no, eso no es todo, tengo mucho para decir.
Siempre me pregunté: ¿Por qué no me mira como a ella? ¿Por qué sus ojos no brillan de esa forma especial cuando estan sobre mi? ¿Que tiene Allison que yo no tenga? Y creeme, tengo muy en claro que Allison es mil veces mejor que yo en todos los sentidos, en cada uno de ellos, pero decime, ¿quién estuvo a tu lado cuando tu padre fue asesinado? ¿Quien estuvo para ti cuando te volviste un hombre lobo? ¿Quién estuvo para ti en las noches de luna llena, aún sabiendo el riesgo que corria? ¿Quién estuvo contigo desde el primer momento? ¿Quién estuvo contigo cuando tu padre te golpeaba? -el licántropo la observó haciendo una mueca.- Así es, fuí yo. ¿Y cómo me lo pagas? Con indiferencia. -Valerie sentía las lagrimas descender por sus mejillas, violentamente, mezcladas con las gotas de la lluvia.- Estoy sonando muy egoísta, pero es lo que siento, no pude evitar enamorarme. Creeme que si pudiera, volvería el tiempo atrás para que no sucediera y asi poder evitarme todo este dolor. Pero no se puede, y esa es una de las cosas que mas me frustra. No te das una idea de lo doloroso que es tener un amor no correspondido, saber que nunca me vas a mirar como la miras a ella, que nunca vas a sentir por mi lo que sentis por ella, que nada de eso nunca va a pasar.
Hay veces en que me miras y veo un pequeño brillo en tus ojos que hace que una pequeña llama de esperanza se encienda, pero después veo como la miras a ella y esa llama simplemente se apaga, se extingue. -murmuró observando fijamente los profundos ojos oceánicos del licántropo, en ellos habia confusion y tambien dolor.

- Valerie yo... -se acercó hacia ella, rozando ligeramente su nariz con la de la contraria. Tomó su rostro con suavidad y besó sus labios, disfrutando del dulce sabor que estos tenían y de lo cálidos que estaban.
La morena había esperado ese beso por mucho tiempo y era mejor de lo que ella se había imaginado. Pero sabía que por más maravilloso que fuera, ese beso no era lo que Isaac verdaderamente sentía.


Valerie se alejó de él de forma brusca, retrocediendo algunos pasos ante la confundida mirada del muchacho

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Valerie se alejó de él de forma brusca, retrocediendo algunos pasos ante la confundida mirada del muchacho.

- Perdón Isaac, pero no quiero que hagas las cosas por lastima. No quiero que me beses solo para tratar de hacerme sentir mejor porque no va a funcionar. Rompiste mi corazón y es algo que no se arregla con un simple beso. -Isaac quiso hablar pero Valerie lo detuvo, negando ligeramente con su cabeza.- No digas nada, solo... no digas nada, lo mejor es que me vaya.  Lamento haberme enamorado de ti.

Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!