Llegamos al estadio y nos hicimos paso entre la multitud para buscar algún lugar en el que pudiéramos ver bien pero sin que nos empujaran brutalmente.

Todos estábamos muy ansiosos por el concierto, faltaba media hora para que empezara y yo no veía la hora de que las luces se apagarán.

- ¿Me puedes decir que le hiciste a Kian? –me preguntó Sebastian cuando nos alejamos del grupo-

Me reí.

- Le pinté las uñas –respondí orgullosa- y lo depilé.

- ¿Y todo eso por que...?

- Se lo merece –le dije encogiéndome de hombros y tomando un sorbo de la bebida que había comprado-

- Creo que le gustas.

Me atraganté y empecé a toser.

- ¿Estas loco?

Sebastian me miró divertido.

- Kian no te saca los ojos de encima –miró por detrás de mi y murmuró- es más ahora te esta mirando.

- Es porque esta buscando venganza –le conteste exasperada- le di un rodillazo en.. su parte sensible –sussurré sin saber como decirlo- estoy muy segura que lo único que siente por mi ahora es sed de  venganza.

Él lanzó una carcajada.

- Eres muy dramática ¿Sabias? –cambió el peso de una pierna a otra y me miró frunciendo el ceño-

- ¿Qué pasa?

- Tengo que pedirte algo y no se como hacerlo..

- No seas idiota –le dije dándole un golpe en el hombro- a  esta altura tendrías que saber que me puedes pedir lo que sea.

- Bueno... esto nunca te lo había pedido.

- Me estas asustando.. ¿Quieres acostarte conmigo? –le pregunté alzando una ceja-

Sebastian se rió y negó con la cabeza.

- Quiero.. quiero que me ayudes con un chico.

Abrí mucho los ojos y me quedé boquiabierta. ¿Había escuchado bien? A Sebastian nunca le había gustado un chico en serio a tal punto de pedirme ayuda con él.

- ¿En serio? –le pregunté sorprendida- ¿Quién es? ¿Desde cuando te gusta? ¿Qué quieres que haga? ¿Le vas a--

- ¡Alisson! Una pregunta a la vez.. Se llama Logan y es de mi equipo de lacrosse, hablamos algunas veces pero hay un problema.. no se si es gay..

- ¿Cómo que no sabes? –le pregunté frunciendo el ceño – ¿No te dio a entender nada?

- Si.. pero no se si es así con todos los chicos o solo conmigo.. no se si me estoy confundiendo con él, no quiero arriesgarme.

No me gustaba la forma en la que lo había dicho.

- ¿Y qué es exactamente lo que quieres que haga?

- Que lo beses.

- ¡¿Qué?! ¿Estas loco?

- Por favor, por favor, por favor.. sabes que no te lo pediría si no me gustara.

- ¿Qué pasa si es gay y paso el momento más incomodo de mi vida? o peor ¿Qué pasa si no es gay y me devuelve el beso y quiere salir conmigo? Sebastian yo no soy de besar a cualquiera, nunca lo vi, nunca hablé con él..

- Ven mañana al entrenamiento, si decides no hacerlo te entenderé pero por lo menos piénsatelo.

Lo miré un segundo y supe que no iba a poder negarme, él nunca me había pedido algo relacionado a un chico y no quería decepcionarlo. Además Sebastian tenía buen gusto, seguramente no iba a ser tan malo besar a ese chico ¿no? Suspiré y asentí con la cabeza.

¡Esto es guerra! [Sin editar]¡Lee esta historia GRATIS!