Capitulo 68.

55 1 0

Doc estaba muy serio. Parecía que, de alguna manera, había interrumpido su plan perfecto de decirme todo lo que tenía que decirme mañana y eso lo enfurecía. O, simplemente, no le gustaba el hecho de que su paciente se vaya a morir. Quién sabe qué pasaba por su cabeza en ese momento. Nos sentamos en los sillones para las visitas: Harry a mi lado sin soltarme la mano, Doc en frente y mi mamá, con gran esfuerzo, al lado de Doc.

-Tú sabes que el tumor se podía expandir, y por eso decidimos realizar la operación.-Empezó Doc, mirando de reojo a mi mamá, como para confirmar que lo que estaba diciendo estaba bien.- Cuando lo decidimos, no estábamos del todo convencidos de que sea seguro para Brenda, y ahora lo descubrimos. Con tan solo intentar tocar el tumor, tu mamá sufrirá un paro cardíaco al instante.-Mi corazón dio un largo y fuerte latido en ese momento, y le apreté la mano a Harry para descargarme.- Sin embargo, si no la operamos, pasará eso en cualquier momento. Tenemos varias soluciones, y fue Brenda quien eligió la que le tocará. Ahora sí, los dejo solos.

Seguido a eso, Doc me dio una palmadita en la cabeza y se fue, resoplando. Estaba cansado y triste, como yo. Brenda empezó a respirar pesadamente y se conectó a un aparto que tenía a su lado. Luego dijo:

-No puedo seguir viviendo así, Sammy.- Dice en tono cansino, y en ese momento noté su rostro destruido. No me había dado cuenta, pero los medicamentos mismos la estaban destruyendo.- Desde que me levanto hasta que me acuesto, me viven dando medicamentos, y eso me mata. Estoy todo el día en esta maldita habitación, esperando que la vida pase delante de mis ojos. Te veo crecer, te veo más madura y adulta y no puedo hacer nada para vivir eso contigo. Mi vida ya está hecha, hija: ya te tuve, te crié y te enseñé todo lo que creí necesario.

-¿Me estás diciendo que quieres morirte?-Dije entre lágrimas, y en ese momento Harry apretó más mi mano.

-La muerte nunca es una opción, Sam.-Responde ella sonriendo.- Pero en esta etapa de mi vida, no me importa si muero o no.

-No entiendo cómo puedes estar diciendo esto.

Eso fue lo último que respondí y  me levanté sin decir más nada. Sentí voces que me decían que espere, que no me vaya, pero ¿para qué hacer caso a eso? Mi madre quería morirse, iba a dejarme, no iba a luchar por poder vivir y yo me iba a quedar sin ningún apoyo. Cuando llegue a la puerta del hospital, sentí que un brazo me tomaba por detrás y me hablaba. ¿Por qué no podía escuchar? La vista se me estaba nublando, tenía muchísimas ganas de vomitar y mis piernas temblaban. Eso fue lo último que recuerdo. 

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!