Capitulo 65.

56 1 0

El mes de agosto pasó rápido y muchos acontecimientos ocurrieron en él.

Angie y yo nos reencontramos dos veces en el ascensor del departamento. La primera vez estaba apurada y no hablamos mucho, y la segunda no tuvo mucho que decir porque me di cuenta al instante al verla: estaba embarazada de casi 5 meses. Era por eso que discutía con Theo en Cambridge, él lo negaba y ella simplemente quería hacerle entender que era verdad. Ahora estaban algo mejor que tiempo atrás, no estaban confirmados como pareja, pero estaban en eso. También me contó que los dos iban a seguir estudiando y trabajando, e intentando llevar una vida normal pero con algo más en ella: un hijo. No podía imaginarme a mí así, por un simple descuido tu vida da un giro más grande que de 360º. Sin embargo, ella me aclaró: “Creo que era esto lo que necesitaba para centrarme en mi vida.” Y yo no pude haber estado más de acuerdo.

Con respecto a mi mamá, no mejoraba en nada. Varias veces entraba en su habitación en el hospital y estaba vomitada o inconsciente. Los cursos de distracción que Doc le había contratado no lograban distraerla del todo, pero algo es algo. Los chicos ya la habían conocido: Niall estaba extrañamente enamorado en la forma de Brenda de ver el mundo, y se quedaban horas hablando sobre temas realmente extraños. Varias veces le llevaban regalos, su CD nuevo de música, y hasta le cantaban hasta que se quede dormida. Parecía una niña de seis años, no una mujer adulta de 40; y eso me entristecía mucho. Era realmente horrible verla así, y no veía la hora de que la operen a ver si había algún cambio.

Mi relación con Harry era bastante buena, a decir verdad. Nos veíamos muy seguido y siempre teníamos temas para hablar. Él no me apuraba en ningún sentido, aunque en cierto punto sabía que tenía que llegar la hora de hacerlo, pero tampoco quería pensar mucho en eso. Me hacía bien tenerlo cerca, que me dé su apoyo en todo, que me haga reír y que nunca me deje sola. Ya había tenido oportunidad de conocer a su familia y a varios de sus amigos de la infancia; y nos llevábamos muy bien. Tengo que decir que era muy difícil no extrañarlo cuando no lo veía por cinco días o hasta una semana seguida, pero entendía que era su trabajo y lo que él más ama hacer. Los insultos estaban constantemente retumbando en mi cabeza, pero él había cambiado bastante su postura sobre eso y juntos lo hacíamos a un lado. Era un caballero, sabía cómo portarse bien conmigo, y yo me sentía feliz a su lado.

Con los chicos y las chicas nos juntábamos todos los viernes, ya sea a nuestras casas o algún lugar afuera. No siempre estábamos todos, ya que a veces teníamos otras invitaciones; pero siempre era bueno estar con ellos y pasar un buen rato, como siempre hicimos. Nuestra relación iba siendo cada vez más profunda, y eso me gustaba mucho.

Liam definitivamente no estaba más en pareja con Danielle, y a ella no le gustaba juntarse cuando estaba él. Era entendible, ya que Liam ahora estaba saliendo oficialmente con Sophia Smith, hermana de la novia de Andy, su mejor amigo. Varias veces la traía a los lugares que nosotros salíamos, era una buena chica y bastante simpática, pero nunca igualaría a Danielle. Pero, como somos sus amigos, respetamos su decisión y dejamos que él manejara la situación.  

En el trabajo me iba bien, me pagaban excelente, y con ese dinero me compraba ropa o cosas para la casa. Se sentía bien esforzarte en algo y que eso funcione. A mi tío Smith no lo vi nunca más en el colegio y tampoco me devolvió el llamado. Extrañamente quería que sea así, en ese momento de mi vida no lo necesitaba ni a él ni a mi padre. Y sentía que, con el tiempo, ese momento llegaría cuando debía llegar.

Con respecto a mí, me sentía bien. Trabajaba, iba a estudiar en Cambridge, tenía un novio excelente y muy buenos amigos. En octubre empezaría con las clases de baile para presentarme en The X Factor y estaba ansiosa. Con eso me bastaba, y por el momento no necesitaba nada más.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!