Capitulo 58.

59 1 0

El celular de Harry suena en ese momento. Él se levanta y atiende; a los minutos vuelve, se abalanza de nuevo en el sillón y me besa. Me separo un poco y digo:

-¿Me besas solo por qué tienes que irte, no?- Harry ríe y baja la mirada. Luego contesta:

-Tenemos entrevista a las seis. Te acompaño a ver a tu mamá y luego nos vemos a la noche con los chicos.

-Tengo razón, de todos modos te irás. -Digo haciéndome la difícil, aunque solo estaba jugando con él.

-Nunca voy a darte la razón, debes entender eso alguna vez. -Responde él siguiendo el juego.

-Te doy tiempo de que empieces ahora a dármela.

Los dos reímos a carcajadas. Esas situaciones con Harry me hacían dar cuenta de que los dos teníamos un carácter parecido: queríamos tener la razón en todo, somos cabeza dura y nos encanta pelear.

Ya eran las tres cuando partimos hacia el hospital. Que Harry me acompañe significaba mucho para mí, era importante que él se interese en mi mamá o en cómo me sentía yo; me ayudaba mucho ese apoyo que él me daba. Entramos y nos encontramos con Doc en la recepción. Lo saludo como siempre, y estaba por empezar a hablar cuando se percató de la presencia de Harry.

-¿Con que este es Harry?- dice Doc mirándolo de mala forma, como un padre reprocha a su hija por volver tarde a casa. Harry empezaba a ponerse bordo. -Bienvenido. -Termina de decir con una sonrisa, y le estrecha la mano.

-Harry sonríe aliviado y contesta-: Un placer.

A los minutos, Doc ya me había contado que mi mamá estaba igual que siempre: no había mejoras en su tumor, se mantenía ahí quieto y estable en su cabeza, y le provocaba muchos dolores. Me contó que hace dos noches atrás tuvieron que darle calmantes muy fuertes porque no podía con el dolor que le provocaba. Por otro lado, la única parte buena es que los síntomas de tener otro paro cardíaco habían disminuido, y eso era buena señal, ya que podían revisarla sin tantos riesgos. Sin embargo, había una operación pendiente que lo tenía preocupado.

-Sam, ya pasaron casi dos meses desde que tu mamá llego aquí, y el tumor sigue igual. -Dice en tono muy serio. -Tumores así suelen presentar grandes problemas a los días de detectarlo…

-Como cuando llegué aquí y mi mamá tuvo su primer paro. -Lo interrumpo con tristeza. Harry me tomo de la mano en ese instante y la presionó muy fuerte.

-Exacto.- Responde Doc. -Pero a los 5 meses ya es algo terrible, Sam… Puede morir.

“Puede morir”, claramente esas palabras resonaron en mi cabeza todo el maldito día. Estar sin mi mamá, sin mi apoyo matutino, sin mi única familia, era básicamente quedarme sin nada. No iba a poder con ello, no iba a poder soportarlo.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!