Maratón 1/5

Narra Zayn.

Me costó admitirlo pero finalmente me di cuenta que soy un auténtico asesino en serie, por mas que quiera pensar que soy una persona buena, y si, quisiera pensar que soy bueno para ella, pero no, lo único que he hecho es hundirla conmigo en el pozo que yo mismo he construido, podré intentar salir, huir mas una vez de la oscuridad que me consume, pero mientras Fernández siga vivo no descansará sin antes ver mi cabeza en su escritorio -literal- , eso implica que me mantendré matando gente mientras él siga respirando, no se terminará todo hasta que Fernández muera, y él no es un blanco fácil,y si no lo puedo matar, no podré salir de todo esto, y si no puedo alejarme seguiremos en peligro, y si seguimos bajo amenaza tenemos que asesinar, y si eso sigue pasando, nunca podremos escapar.

Una cosa lleva a la otra y peor.

He tenido un montón de ideas, pero al final la descartaba, por el simple hecho de que de alguna manera u otra Brenna salía herida y eso no me gustaba para nada, así que la mejor manera es luchar y permanecer juntos, por el momento lo mejor que se me ha podido ocurrir es entrenarla, mostrarle todo lo que ella puede hacer, pero tiene miedo de ver, se de sobra que ella no es tan inocente y buena como se luce, yo se que muy en el fondo ella está igual de dañada que yo, bueno, no tanto como yo; pero no estaría mal tener una compañera del crimen. Realmente no quería arrastrarla mas a esta constante penumbra que me rodea, pero ahora que ella puede ver el mismo crepúsculo que yo, para qué seguir ocultándola.

Brenna puede pensar que es muy débil e inútil, ella se lo está empezando a creer, pero yo se que no, ella puede ser capaz de muchas cosas pero el constante miedo a lo que pueda pasar a consecuencia de eso, no le permite ver que no es tan frágil e inocente como cree. No es que le voy a enseñar cómo ser una gangster -que quizás lo sea-, solo le mostraré lo que tiene que saber para defenderse de todo aquel que quiera matarla, es cierto lo que ella dice: no siempre estaré allí para salvarla.

Ya ha pasado un largo mes desde que llegamos a Londres, intentando ser una pareja normal que no está bajo la amenaza de ningún mafioso poderoso que quiera matarnos. He estado esperando algún golpe de Fernández, pero nada ha pasado, tanta tranquilidad me aterra. Nuestra llegada a la ciudad fue sorprendente para todos, los chicos se pusieron mas que felices al vernos juntos, después de todo antes de irme tras Brenna no eramos nada, pero tuvimos esa noche loca y sucedió. Jenna casi llora cuando nos vio, su panza era bastante notable ahora y ella se miraba muy feliz, Logan ni se diga, fue agradable verlos. Luego de hacer esa pequeña visita nuestro problema fue la casa, el lugar donde íbamos a vivir, no me gustaba la idea de volver al lugar donde pasaron los hechos, pero Brenna insistió en que no podíamos estar cambiando de casa como de ropa interior; así que ahora vivimos en la misma casa donde sucedió todo lo de Helen, pero yo tenía mis planes, no pretendía quedarme mucho tiempo en este lugar, solo dejaría que las cosas se calmen un poco y ya veremos qué pasa después.

Hoy luego de una pequeña y breve lluvia, el sol brillaba con todo su esplendor, colándose por la ventana, mientras que Brenna y yo permanecemos tumbados sobre el pasto, respirando el aire tranquilo, ese que necesitábamos después de haber hecho tal escándalo en Canadá.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!