022

12.6K 678 66

Ana despertó sobresaltada por el sonido de su teléfono que estaba sonando en la mesa de luz a un lado de la cama

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Ana despertó sobresaltada por el sonido de su teléfono que estaba sonando en la mesa de luz a un lado de la cama. Observó con dificultad, debido al sueño, la hora en el reloj, eran las 2:39 a.m. ¿Quién mierda la despertaba a esa hora? Dejó caer con frustración su cabeza sobre la almohada para después tomar el telefono y atender la llamada.

- Hola, ¿quién habla? -habló con voz ronca. 

- Ana...  -al oír esa voz la muchacha se sentó rápidamente en la cama. 

- Stiles, ¿cariño que sucede? -preguntó preocupada.- ¿pasó algo?

- Ana, ¿podrias... podrias venir a casa? -habló  con dificultad. Ana entendió que el humano había estado llorando.  

- En cinco minutos estoy allá -Corrió por las escaleras intentando no caerse y tratando de hacer el menor ruido posible ya que no quería despertar a su hermano. Tomó su chaqueta, las llaves de su motocicleta y salió a toda velocidad. Un par de minutos después estaba abriendo la puerta con la llave que Stiles le había dado hacía unos meses. Luego de entrar, Ana cerró la puerta con cuidado, estaba segura de que el Sheriff se encontraba descansando y no queria despertarlo, ese hombre se merecía unas tranquilas horas de sueño.

La ojiazul caminó rápidamente por el pasillo hasta la habitacion de Stiles y abrió la puerta encontrando una imagen que le rompió el alma en mil pedazos. Observó a Stiles que se encontraba sentado en su cama mirando por la ventana con sus ojos rojos e hinchados por el llanto.  

Ana ingresó en la habitacion y caminó hasta sentarse a su lado sobre la cama. - Stiles... cariño, ¿qué sucede? -habló en un susurro suave.

Stiles se giró lentamente y la miró con lágrimas cayendo por sus mejillas. Instintivamente la ojiazul lo rodeó con sus brazos y lo abrazó fuertemente, el muchacho la abrazó soltando un par de lágrimas. 

- Yo no quiero perderlos, no quiero perderte Ana, no podría lidiar con ello -habló por primera vez desde que la muchacha había llegado.  

- ¿Por qué dices eso? -preguntó confundida.

- Tuve una pesadilla... era horrible. -cerró sus ojos fuertemente- Los vi a todos, vi a toda la manada, vi como los herían, vi como sufrian, la expresion de dolor y sufrimiento en sus rostros era terrible. Vi como tú sufrias, todo lo que te hacian, como te mataban... -la miró fijamente- Era mi culpa, te mataban por mi culpa Ana -suspiró tomando su mano- Tenía miedo, parecía tan real que me asustó, incluso creí que de verdad te habia perdido. -su mirada reflejaba tristeza.

- Oh Stiles -Ana tomó su rostro entre sus manos- no debes preocuparte por eso, solo ha sido una pesadilla. Eso no significa que vaya a suceder, ninguno permitirá que eso suceda. -secó las lágrimas de sus mejillas con sus manos- No voy a irme de tu lado, nada logrará separarnos, ¿entendido? A menos que tu lo decidas -lo miró preocupada sintiendo las lagrimas acumularse en sus ojos, era una maldita llorona. Eso era lo que mas temía, tenia miedo de que un dia Stiles llegara y ml dijera que ya no la quería, que ya no la quería a su lado.

- Ana, nunca voy a separarme de ti, eres muy importante para mi tanto como el aire que necesito para vivir. Tendrás que soportarnos a mi y a mi sarcasmo por mucho tiempo, porque no pensamos dejarte por nada del mundo -ambos rieron levemente.

La ojiazul abrazó a Stiles con fuerzas, no sabia cuan agradecida estaba con el por todo lo que habia hecho por ella.  

- Ya es tarde y tu debes descansar. Nos vemos mañana -Ana se levantó de la cama pero no pudo avanzar demasiado porque el tomó su brazo. La ojiazul lo miró confundida.  

- Quédate conmigo, mañana iremos a tu casa por ropa, quiero que te quedes a mi lado. Porque estaré tranquilo sabiendo que estas a salvo. -habló palmeando el lugar a su lado. Ana sonrió con ternura y asintió lentamente para luego acostarse junto a el, de costado. Sin perder tiempo la atrajo hacia el y la rodeó con sus brazos colocando su cabeza en su cuello, inalando profundamente.- Amo tu perfume, en realidad amo todo de ti, incluso los pequeños detalles y gestos que nadie nota. -sonrió en su cuello.- Eres maravillosa, por eso... -hizo una pausa debido a que bostezó- ...te quiero tanto.

- Yo tambien te quiero Stilinski, ahora duerme. -habló la ojiazul con dificultad debido al sueño- Mañana tendremos que inventar una excusa para mi hermano y para eso te necesito bien despierto -escuchó una pequeña risa de su parte- Quiero ver si te reís así si se entera que vine a acá de madrugada, sin avisarle y ademas que es para venir a dormir contigo -Stiles se tensó provocando la risa de Ana.- Ahora si, dormite Stilinski.


Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!