CAPÍTULO 43 ~ Epílogo ~

1.3K 170 19


******************************Comentar y estrellita*************************

Camino en puntitas silenciosas por la casa. No hay ninja más sigiloso que yo, y eso todos lo saben. Un paso tras otro, un pie tras otro y por fin, llego a la habitación de mi hermana. "Estoy nervosa por el día de mañana, así que supongo que ella también lo está. ¿Y qué mejor que pasar nuestro último día de solteras, juntas... quizá y ver un poco de contenido para adultos... "No, juro que jamás he visto porno" Claro que no... solo fue un accidente que ocurrió cuando yo buscaba un video acerca de la reproducción de anfibios para la tarea y me salió una "Víbora" haciendo cosas lo que yo no debería de ver, y resalto víbora porque esa mujer era muy elástica.

Tomo la chapa de la puerta y la giro con rapidez ingresando como bala lo más silenciosa que puedo, pero apenas estoy ya al otro lado de la puerta, ruidos extraños llegan a mis oídos. Son pequeños gemidos y jadeos acelerados muy suaves y otros roncos y graves.

Mi piel se eriza y volteo con rapidez produciendo un ruido estrepitoso al chocar contra la puerta, presionando por error el interruptor que se halla a la altura de mi hombro.

Pronto escucho un gritito de susto y al mismo tiempo distingo la silueta de Jimin rodar en su espalda mientras se cubren con las sábanas.

De inmediato cierro los ojos y percibo un cojín golpearme el hombro—

-¡Sal de aquí, Dan!—Me grita Ammy-- ¿Es que nunca aprenderás a tocar la puerta?—

Tomo la perilla de la puerta y la giro empujándome fuera de la habitación—

-¡Y ustedes nunca aprenderán a cerrar la puerta mientras hacen sus cochinadas!—Grito saliendo de la habitación con las mejillas muy sonrojadas. Trago saliva y echo a correr a mi habitación, cerrando la puerta con fuerza.

-Que descaro... -- Murmuro-- ¿Es que no podían esperarse a la noche de miel? —

-¿De dónde vienes?—La voz de JungKook a mis espaldas me sorprende antes de que pueda percibirlo. Volteo con rapidez y lo hallo apoyado y la pared, con los codos en la base de la ventana, mirando hacia el exterior. JungKook observa con cierta nostalgia el cielo que se levanta sobre nosotros.

-De por allí... ya sabes. Soy sonámbula... no es que me haya ido a ver cosas que no debo. Si Jimin te dice algo, no le creas...-- Me hallo hablando como un loro, por lo que cuando volteo la mirada hacia JungKook, me encuentro con su mirada confusa sobre mí. Rápidamente me muerdo la lengua y detengo.

-Solo fui a ver a mi hermana, pero está ocupada—

JungKook arquea las cejas y luego me dedica una sonrisa.

-Ven aquí, conmigo—Extiende la mano y yo doy brinquitos ante las mariposas que atacan mi vientre. Y luego echo a correr hacia él. JungKook toma mi mano y me pasa dejante suyo, apoyándome contra la pared y envolviéndome en sus brazos. Apoya su barbilla en mi hombro y me rosa con su respiración cálida justo en mi cuello y nuca. subo mis brazos en la base de la ventana y levanto la mirada al cielo que es apenas distinguible debido a la luz que la ciudad emite, pero aun así luce tranquilo.

-Mañanas serás mi esposa—Murmura JungKook en mi oído—

Respiro hondo y asimilo la idea. Tengo ya veinticinco años, y aunque soy joven aun para casarme, JungKook y yo ya lo hemos decidido. Ahora JungKook y Jimin tienen una academia de baile en la ciudad, aunque me resultó extraño. No conocía ese detalle suyo hasta después de uno años. Es un Dios de lo sensual, mientras yo me hallo del diseño de vestimenta y venta de ropa de deporte, cuya administradora es mi hermana.

MANUAL PARA UNA DAMA¡Lee esta historia GRATIS!