Cosa de mujeres ✏️ #8

29 2 2

La vieja del pueblo seguía en el porche. Mirando tristemente hacia el cementerio. Todos sabíamos que estaba sola. Había sobrevivido a su marido. Después a su hijo sin descendientes. A veces me miraba y me decía:

«Deberías tener un hermano o hermana. Quedarse solo no se está muy bien. Yo misma debería haber tenido otro hijo...»

Recuerdo que nunca le di mucha importancia a ese comentario. Esta mañana sin embargo, su mirada era distinta. Lejana. Podría decir que sonriente. Me cogió de la muñeca con fuerza y sin apartar la mirada del cementerio, me dijo:

—La mujer es un reflejo de su hombre.

—¿Cómo dice? No creo que la entienda...

Volvió su mirada perdida hacia mí y prosiguió:

—Si la amas hasta el punto de la locura, ella se convertirá en esa locura. TU locura.

Después dejó de mirarme y no volvió a decir nada más. Nunca. La encontraron por la noche en el mismo lugar... Con la misma mirada lejana. Pero esta vez parecía haber encontrado lo que sea que estuviese buscando.

Había dejado de respirar. Los demás hablaban. Yo escuché algunas de sus historias. Decían que amó mucho a su marido. Decían que él la trataba como si fuese una reina. SU reina.

Yo, no la entendí entonces. Y ahora creo que tampoco. Quizás algún día lo haga.

© Oana Frumuzache
Para conocer más obras de la autora y próximos eventos, visita: www.oanafrumuzache.com

© Imagen extraída de: https://www.youtube.com/watch?v=R7_VugDSiKM

Tierras Infinitas¡Lee esta historia GRATIS!