021

11.7K 651 111

- Vamos Bella, quédate quieta -se quejó Lydia tratando de maquillarla

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

- Vamos Bella, quédate quieta -se quejó Lydia tratando de maquillarla.

- Lydia creo que así está bien -la rubia trató de levantarse de la silla pero no pudo debido a que Lydia la tomó por sus hombros provocando que su trasero quedara otra vez apoyado en el asiento- Creo que ya es... -estornudó por el polvo que estaba volando a su alrededor y que provocaba que su nariz picara- ...suficiente -murmuró moviéndose un poco.

- Solo un poquito más, queda poco -frunció el ceño concentrada, como si el rostro de la rubia fuera un lienzo en el que ella estaba plasmando una gran obra de arte que requería de hasta el más mínimo detalle.- Ahora si terminamos, estas hermosa Bella. -la banshee se alejó unos pasos para poder admirar como habia quedado el rostro de la rubia. 

- Gracias Lyds, no sé que haría sin tu ayuda y tu adicción por estas cosas -Bella dio media vuelta para observar su reflejo en el espejo y dedicarle una sonrisa llena de dulzura. La rubia tomó el perfume que estaba sobre el mueble y roció levemente sobre su cuello para después agarrar la chaqueta que estaba en el respaldo del asiento.

- Faltan cinco minutos, ¿ya tenes todo listo? -Bella asintió poniendo sus ojos en blanco con una sonrisa divertida en sus labios- ¿Estas nerviosa? -preguntó mientras comenzaba a revisar el armario de la rubia. 

- Si, aunque no entiendo por qué, no es como si esta fuera nuestra primera salida -se encogió de hombros- es difícil de explicar, siento las misma revolución que sentí cuando salimos por primera vez, esas supuestas "mariposas en el estómago".

- Sigo sin creer que la pequeña Bella está enamorada -le dedicó una mirada llena de ternura para luego seguir rebuscando- ¡Oh, esto me gusta! Debes prestarmelo -Lydia sacó un vestido azul del armario- Quedaría estupendo con los zapatos que compramos la ultima vez -sonrió con entusiasmo y lo colocó sobre la silla para seguir buscando.

Bella estaba bastante ansiosa por lo que no podía dejar de mirar el reloj que estaba sobre la mesa de luz a un lado de su cama, y observó que este marcaba las 05:00 p.m, justo en ese momento sonó el timbre.
La rubia saltó como un resorte de su cama y caminó hacia la puerta junto con Lydia por las escaleras, la cual intentaba terminar de arreglar algunos mechones de cabello que se habían liberado de la trenza.  

- ¡Lydia detente! ¡Ya basta! -susurró dando pequeños manotazos al aire tratando de alejarla de su cabello.

- Lo siento, lo siento, no puedo controlarlo -susurró provocando que soltara una risita.

Bella respiró profundamente intentando relajarse y abrió la puerta, del otro lado estaba Isaac, el cual llevaba un pantalon de vestir negro y una camisa blanca arremangada hasta sus codos. Miraba a la rubia con una sonrisa radiante y sus ojos claros llenos de brillo.  

- ¿Lista Bella? -la rubia asintió con una sonrisa para después girarse hacia dónde estaba Lydia.

- Bien Lyds, ya sabes donde estan las peliculas y el control del dvd. Tambien sabes donde esta la comida, si quieres pedirte una pizza el telefono esta arriba de la isla -Lydia asentía a cada indicacion- Creo que eso es todo.

Ambos se despidieron de Lydia. Isaac tomó con delicadeza la mano de la rubia para comenzar a caminar hacia el auto.

- Recuerden usar condón, soy muy joven aún para ser tía -gritó la banshee desde la puerta soltando una carcajada. Bella colocó sus ojos en blanco y miró a Isaac que tenía una sonrisa picara en su rostro. 

- Gracias Lydia, lo tendremos en cuenta -respondió el hombre lobo para luego abrir la puerta del lado del acompañante. Después de que Bella estuviera adentro, rodeó el auto y se subió. Pero no arrancó el coche, sino que giró su cabeza y miró a la rubia divertido. 

- Lamento lo de recien -habló ella apenada tapando su rostro con sus manos.

- Tranquila, no es nada del otro mundo, en algun momento vamos a tener hijos -Bella levantó su vista sorprendida.

- ¿Que dijiste? ¿Tu... quieres tener hijos conmigo?

- ¡Claro! Bella sos la mujer de mi vida, por supuesto que quiero tener hijos contigo, tambien quiero casarme, quiero que formemos una familia. ¿Te los imaginas corriendo y jugando a nuestro alrededor con su perrito? Porque por supuesto que vamos a tener un perro -ambos soltaron una pequeña risa, tomó las manos de la rubia y las acarició con su pulgar- Estoy muy seguro de lo que estoy diciendo, no digo que los tengamos ya, pero dentro de unos años si -sonrió con dulzura- Mientras tanto... podríamos no se... ir practicando -subió y bajó sus cejas repetidas veces. Bella golpeó su pechó provocando que el soltara una carcajada.

- Eres un idiota -exclamó la rubia colocándose el cinturon de seguridad.- Isaac ... -lo llamó, el se colocó el cinturón de seguridad y luego la miró- A mi tambien me encantaría tener un futuro contigo, tener unos pequeños con tus hermosos ojos y tu lindos rizos -sonrió observándolo con una dulce sonrisa.

- Me gustaria ver tambien alguno con tus ojos y tu pequeña nariz adorable -le dedicó una última mirada para luego poner el auto en marcha, en sus ojos pudo ver un brillo especial, de emoción y cariño...

Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!