Capìtulo 53.

62 1 0

CAPITULO 53

-Buen día. -dice alegre mientras se sienta y deja la tacita.- ¿Cómo estás?

-Estoy mejor.- contesto fría, mientras me siento en frente de él.

-Harry baja la mirada, saca de su bolsillo del pantalón una cajita amarilla, la apoya sobre la mesa y dice-: Ten, me los dio mi mamá. Dice que son para que baje un poco la fiebre, y por si estas resfriada. Yo los uso normalmente cuando me siento mal.- hizo una pequeña pausa, por lo cual yo iba a contestar, pero él no me dio el tiempo y siguió-: Te traje café con leche de Starbucks, más leche menos café, Niall me dijo que te encanta. -dice mientras arrastra sobre la mesa un vaso de Starbucks con mi nombre hacia mí, y continúa hablando, mientras señalaba-: También hice panqueques: recuerdo que la primera vez que fuimos a desayunar pediste dos con miel, y Zayn te hizo probar con Nutella, así que aquí hay. A mí no me gusta, por eso hay mermeladas.- Suspira hondo y termina-: Es para volver a empezar, ¿crees que un desayuno me ayude?

En mi mente, pensando solo para mis adentros, sabía que un desayuno sí que ayudaba: me encantaba que me llevarán a comer a algún lugar, que me lleven el desayuno a la cama, y más me gustaba que sea sorpresa. Como Harry sabía todo eso no lo sabía, o quizás solo fue coincidencia. Sin embargo, su plan estaba funcionando y mi enojo se iba disminuyendo.

-Puede ser. -contesto mientras examino con la mirada todo lo que había en la mesa. -¿Te quedaste toda la noche despierto?

-Dormí algunas horas.-responde Harry tomando una tostada, intentando evadir mi pregunta.

-¿Dormiste aquí?- insisto.

-No lo recuerdas, ¿verdad? -pregunta mientras me mira fijamente, y veo en sus ojos una mirada mucho más iluminada de la que había visto la noche anterior.

-¿Qué cosa?-contesto sin entender.

-No importa, mejor desayunemos. Muero de hambre, ¿tú no?

Yo asiento un poco confundida y empezamos a probar todo lo que había en la mesa, no quería seguir con el tema si él tanto lo evadía. Al cabo de unos minutos, descubrí que era muy difícil mostrarme enojada con Harry, ya que hacía ver todo de una manera positiva y sin problemas; y eso era lo que más me gustaba de él: siempre encontraba la manera de hacer buenas las cosas. Así que poco a poco me fui distendiendo más con él, y de un momento para otro empezamos a hablar como siempre hacíamos. Mientras disfrutábamos el desayuno, Harry se tomó el tiempo de contarme todo sobre las reuniones que habían tenido en la semana, sobre su nueva película, el tour y planificaciones del futuro.

-¿Y que se hará exactamente en la película? -pregunto dando un sorbo al café.

-Aún no lo sabemos. -responde Harry, mientras untaba miel en un panqueque. -No queremos conciertos, sino mostrarnos como somos y que las fans puedan estar un poco más cerca de nosotros.

-Entiendo… -respondo, y luego le quito de repente de la mano a Harry su panqueque.

-¡Hey! -exclama mientras intentaba quitármelo inclinándose hacia adelante.- ¡Es mío!

-Una pena.-contesto mientras me inclino hacia atrás evitando sus manos, riendo.- Ahora es mío.- agrego dándole un mordisco al panqueque, gozándoselo.

-Con que quieres pelea, ¿no? -dice levantándose lentamente de la silla, de manera amenazadora.

-Harry, ni lo…

Antes de que pudiera reaccionar o ingeniar alguna maniobra, Harry me había levantado por la cintura, me había llevado hasta el sillón, me acostó forcejeando y empezó a hacerme cosquillas. Las cosquillas eran mi gran debilidad, algo que no podía controlar y que no sabía cómo hacer para frenarlas. Harry se divertía mucho viéndome sufrir riéndome como loca, ya que no paraba; y por más intentos de forcejeo que haga, era imposible liberarme. Luego de unos cinco minutos, él frenó y se acercó mucho a mí, haciendo que choquemos narices.

-¿Quién es mejor ahora? -pregunta casi en un susurro.

-Siempre lo seré yo, ¿no crees? -digo jadeando, sintiendo su respiración cada vez más cerca y agitada.

-Lo dudo.- respondo desafiante. Seguido a eso, Harry me acerco una de sus manos a mi mejilla y me besó.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!