Segundas oportunidades

1.5K 167 34

En cuanto Anthony noto que James no respiraba, el pánico se apodero de el, a toda prisa salio del cuarto.

-Un doctor! un doctor por favor!.- gritaba completamente asustado. 

-¿Que sucede?pregunto Diana exaltada - ¿Que le ocurre a mi hermano?- intervino Ian 

-No... no respira.- las lagrimas le impedían hablar con claridad.

Casi de inmediato apareció el medico acompañado de una enfermera.-Permiso déjenme pasar.-pedía el doctor puesto que los jóvenes se aglomeraron en la entrada.- Díganos que pasa por favor- suplico Anthony.

-No lo se, es importante que me dejen revisar al paciente, esperen aquí afuera- detrás del doctor se cerro la puerta.

Completamente asustado, el guapo rebelde se recargo sobre la pared, los otros dos notaron que verdaderamente sentia miedo de perder a James. Haciendo uso de todas sus fuerzas la amiga de James se sento para darle animos...

-Va estar bien, yo lo se, Ian lo sabe, tu lo sabes...es un valiente, un guerrero, el puede con esto y mas.- El joven volteo a verla, la tomo de sus manos y con un gesto que es solo comparado con el de un pequeño aterrorizado le contesto.

-No quiero que muera,no quiero, no ahora..no hoy que sabe cuanto lo amo- Diana presenciaba una escena que jamas hubiera imaginado, el guapo rebelde se recargo en su pecho para buscar consuelo, temia que a James le ocurriera algo malo.

-James puede con eso y mas, no debes temer, estoy seguro de que mi hermano estara bien- desde su lugar Ian lo apoyo,por primera vez sentia simpatia por el, Anthony lo miro y asintio, con ese implicito gesto demostraba un "Gracias".


Dentro del cuarto el medico se referia a la enfermera-Acaba de entrar en paro, denme espacio hare la reanimacion.-el medico visiblemente nervioso se inclino para asegurarse de que habia respiracion,al no haberla de inmediato siguio...presionando sobre el esternon.

Los segundos eran vitales, inclino la cabeza de James para permitirla entrada de oxigeno, gruesas gotas de sudorrodaban por su frente. De pronto el sonido mas terrible para alguien que se dedica a salvar vidas aparecio, el monitor marcaba una linea recta, la enfermera volteo a ver la hora en la pared.

-Doctor.. doctor.. ya no hay...

-Si, si hay...

-Pero ya es muy tarde...-de repente el monitor cardiacoregistro actividad, ese "bip"volvio a escucharse.

-¿Lo ve? aun no era tarde.- el hombre irradiaba alegria, era un medico joven y por lo tanto el hecho de salvar una vida resultaba magnifico.


Acomodandose la bata salio del cuarto, y en cuanto abrio la puerta los 3 muchachos se acercaron de inmediato.

-¿Que sucedió doctor? ¿James esta bien?-pregunto aterrorizado Anthony.

-Jóvenes, el paciente murió...

-Nooo!!! el guapo rebelde grito destrozado- Noooo!! !Quiero verlo!! Quiero verlo!!-  se abalanzo sobre el doctor.

-El paciente murió unos segundos, pero afortunadamente reacciono y se encuentra estable.

-En.. enserio?- Ian lo sostenía, de no haberlo hecho hubiera golpeado al doctor

-Aun esta grave, pero lo seguiremos monitoreando, esperemos que estos sucesos no se vuelvan a repetir. El joven medico se retiro.

-Te dije que James no se dejaría vencer, el es un guerrero- le dijo Diana.

-Estoy feliz!- El guapo rebelde lloraba a mares pero de felicidad, posiblemente tendrían su oportunidad.

-Solo te advierto una cosa, si le haces daño a mi hermano, si por tu culpa vuelve a llorar... te partiré la cara ¿Entendiste?-Ian intervino

-Por supuesto que no...

-Eso espero.- El pelirrojo dio media vuelta y volvió a su lugar.

-Veo que Ian quiere mucho a James.- Anthony se dirigió a Diana.

-Así a sido siempre desde muy pequeños.- contesto la chica.

- Es increíble que James pueda estar bien...

-Espero que puedan ser muy felices, en verdad se los deseo.- Gracias Diana,  de verdad gracias por todo.- El guapo rebelde la abrazo en señal de gracias.



Poco a poco la salud de James fue mejorando, una mañana el medico dio autorización para que pasaran a visitarlo, por desicion de Ian, Anthony pudo hacerlo primero. El guapo rebelde se posiciono al frente de la puerta, con lentitud tomo la perilla y abrió la puerta, miro alrededor, el cuarto ya era distinto, había luz que entraba por las ventanas, fijo la vista en su amado. Sus mejillas sonrosadas, los ojos brillantes, denotaban su alegría por vivir, por ver a Anthony, porque lo amaba...

-Co... como te sientes?- tartamudeo el rebelde, se notaba muy tímido, algo poco común en el.

-¿Podrías acercarte por favor?- le pidió James.

-Claro.- con paso lento se acerco y se sentó a un lado de el sin mirarlo.

-Estoy bien... gracias- lo tomo de la barbilla y le hablo- mírame, hazme caso y mírame- los ojos de ambos se cristalizaron-

-Tuve tanto miedo de perderte James... tanto miedo.- Con ímpetu lo abrazo, quería sentir el contacto que hace días no percibía

-Te amo James... mi valiente guerrero, mi querido James.- 

-Y yo a ti guapo rebelde... Te amo.

Poco a poco se acercaron, se miraron a los ojos por unos segundos, la respiración del otro era perceptible en sus caras, el amor se desbordaba en el aire, los labios de James buscaron los de su amado, primero los rozo con suavidad, poco a poco se fueron abriendo, hasta que por fin se dieron el primer beso, tal cual había soñado el pelinegro, así sucedió... con amor ternura y cariño por fin su sueño se convirtió en realidad, demostrado en un lento y dulce beso.


"NOTA:

Hey mil gracias por continuar leyendo de verdad, pronto se acerca el final así que si les gusto el capitulo, regalenme un voto".

Saludos Jared  :)













Mi compañero de escuela¡Lee esta historia GRATIS!