Capítulo 22

2K 326 200

En un minuto pueden ocurrir demasiadas cosas.

Alguien puede enamorarse mientras la persona de la que se ha enamorado no lo ve al mismo tiempo en el que un niño ha empezado a llorar, y en algún lugar del mundo otro está riendo. Entretanto una joven pareja ha decidido casarse al mismo tiempo en que otra ha decidido romper, y lloran y corren lejos como si se pudiese huir de los recuerdos.

Mientras dos adolescentes están dando su primer beso con las mejillas sonrojadas, y sus manos temblando ligeramente en el mismo momento en el que alguien está muriendo mientras un bebé está a punto de nacer. Entretanto una persona está cumpliendo su sueño y a otra le ha tocado la lotería mientras a alguien le rompen el corazón, al mismo tiempo en el que un adolescente cree que puede ser poeta justo antes de que alguien esté a punto de ser famoso, y después de que otro alguien haya perdido sus esperanzas.

Mientras otra persona acaba de conocer al amor de su vida y alguien ha empezado a creer en las almas gemelas.

Al mismo tiempo en que un periodista ha conseguido el reportaje de su vida, mientras un príncipe está harto de ser príncipe entretanto alguien se ha ido a vivir a otro país en busca de un futuro mientras otro vuelve a casa. Al mismo tiempo en que alguien está aprendiendo a valorarse y una persona al otro lado del océano se odia, así como en otro lugar alguien cree que estamos hechos de colores al mismo tiempo en el que un pintor está creando el cuadro que le hará famoso y a su vez alguien desea en silencio que su vida sea mejor mientras solo existe.

Y todo esto ocurre mientras Liam observa en silencio la puerta de la casa de Zayn. Podría pulsar el timbre y enfrentarse a las consecuencias de eso, o podría huir como el chico asustadizo que es, porque nadie le ha enseñado a enfrentarse al mundo ni a sus miedos y ahora está ahí y sus manos tiemblan y sudan al mismo tiempo y están enrojecidas de las veces que ha intentado limpiarlas con el tejido de su pantalón.

Y tiene que hacerlo, y es 12 de julio de 2016 y su camiseta empieza a sentirse húmeda sobre la zona de su espalda y él es capaz o quiere creer que lo es.

Suspira y con torpeza pulsa el botón del timbre, cierra los ojos con fuerza intentando hacer desaparecer sus nervios. Pero el mundo parece derrumbarse a pedazos cuando la puerta se abre revelando la figura de Zayn y Liam solo quiere que el suelo lo trague. Porque, mierda quizá no es capaz.

Zayn lo mira con curiosidad y Liam sigue siendo incapaz de emitir cualquier palabra, por lo que la curiosidad de los ojos de Zayn es reemplazada por expectación y una de sus cejas se alza lentamente mientras espera a que Liam hable.

Zayn finalmente suspira poniendo los ojos en blanco, y empuja la puerta con la intención de cerrarla y es solo cuando una inesperada e inexplicable valentía se apodera de Liam.

"¡Tengamos una cita!" exclama logrando que Zayn le dediqué una mirada sorprendida, Liam literalmente está viendo su vida pasar ante sus ojos como si fuese a morir ahí mismo y hay demasiada posibilidad de que Zayn diga que no o empiece a preguntarse cómo Liam sabe su dirección.

Y no sabe cuál de las dos opciones le asusta más.

"¿Qué?" balbucea Zayn y Liam jura que ya no sabe qué es respirar.

Zayn pestañea mientras Liam intenta recuperar el aliento, el rostro de Zayn está invadido por una expresión de sorpresa y algo que Liam espera que sea emoción.

"Tengamos una cita" repite con el tono más firme que encuentra y con pasos torpes se acerca más a Zayn.

Él ríe bajo la atenta e inquieta mirada de Liam, baja la cabeza y una sonrisa se dibuja con lentitud en sus labios. Mira a Liam sin dejar de sonreír y sus ojos brillan y Liam realmente cree que ahora el sol es más luminoso y es solo por Zayn pero debe parar, porque definitivamente tiene que dejar de parecer el adolescente enamorado que es. Pero al parecer es imposible, y Liam se pierde y sus ojos se fijan en Zayn como si este tuviese un magnetismo difícil de ignorar.

Rules of beauty ; Larry StylinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora