Feel Invencible

2.7K 246 48
                                          

En multimedia les dejo la canción que inspiró este capítulo, por si gustan reproducirla mientras leen. 😆

Rachel

Mi cuerpo se paralizó, no podía pensar claramente, tenía miedo, estaba aterrada. Solo era capaz de sentir sus respiraciones detrás de mi. Mire a mi alrededor, pero no era capaz de distinguir nada que no fuera su cuchillo. Entonces su cuchillo se acerco a mi rostro.

-Tranquila preciosa, no te haré daño- río -al menos aun no- su voz es muy terrorífica, tanto que comencé a temblar. Pero no podía evitar pensar que su tonalidad me parecía conocida -Veamos, quitaré mi mano, pero no quiero que grites, no quiero hacerte daño- acerco mas el cuchillo y me beso el cuello -Aquí voy preciosa- Quito su mano de mi boca y la bajo lentamente por mi cuerpo, hasta mi cintura. Entonces me atrajo hacia èl, no podía dejar de sentir repulsión a cada uno de sus actos. Deseaba salir corriendo pero mi cuerpo no reaccionaba. Entonces comenzó a dibujar círculos con su dedo sobre mi vientre -¿Te han dicho lo preciosa que eres? Lastima que de ahora en adelante yo seré el único que te observe- comenzó a besar mi cuello -Que mas quisiera hacerte mía aquí y ahora, pero eso no me es posible- beso una vez mas mi cuello y entonces sentí un dolor agudo en brazo -Dulces sueños- comencé a sentirme extraña, mi vista se volvió borrosa, pero logre sentir como me recostaban en el piso, entonces lo vi.

-¿Por que?- fue lo único que pude decir antes de sumirme en la oscuridad.

Scott

No perdí mas el tiempo y corrí hacia donde se encontraba mi amada, entre tratando de no hacer el menor ruido y me escondí detrás de un aparador. Logre ver como ese maldito le inyectaba algo en el brazo a mi amada y como instantes después la recostaba en el suelo. Estaba apunto de lanzarme sobre el cuando sentí un golpe en mi nuca y caí desplomado al suelo, lo único que vi fue a se maldito acercarse sonriendo, al igual que sonreía esa vez en el hospital...

...

Poco a poco comencé a volver en mi, intente moverme pero no podía, poco a poco comencé a recuperar la visión. Mire a mi alrededor, me encontraba en una habitación vacía, estaba atado a una silla. Intente librarme de las ataduras pero fue en vano. Entonces escuche pasos a mi espalda.

-No pensé que despertaras tan pronto-

-Yo no pensé que me tuvieras tanto miedo como para atarme-

-No es miedo, se llama precaución- se colocó frente a mi y logre verlo. Su rostro me resultaba familiar, ¡¡creo que lo hé visto en la universidad de mi amada!!

-¡¡¿¿Donde está Rachel??!! ¡¡¡Si te atreviste a tocarla...!!!-

-Tranquilo a mi me gustan mis presas vivas y que sientan cada cosa, cada juego, cada herida- entonces comenzó a reírse como maniático.

-Sabes que me librare de esta silla y entonces acabaré contigo-

-No estés tan seguro de eso- sonrió -es muy probable que nunca más vuelvas a ver la luz del sol- entonces se escuchó que tocaron una puerta a mis espaldas -Bueno, parece que ya ha despertado, es hora de comenzar el juego- se alejó de mi.

-¡¡¡¡No te atrevas a ponerle un dedo encima!!!!- si tan solo pudiera desatarme.

-¿Un dedo? Usaré las dos manos- volvió a reírse de esa forma tan grotesca -No te preocupes también prepare un juego para ti- ya no escuche su voz.

Ni la muerte podra tocarteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora