Conversaciones importantes

4.4K 345 29

Vestuario de Alysha:

---------------------------------------------------------

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

---------------------------------------------------------

Alysha abrió los ojos y sintió el peso de las sábanas y el grueso colchón sobre ella.

Se incorporó y frotó sus ojos verdes con el dorso de la mano.

Sentía una especie de debilidad pero hizo las piernas a un lado y apoyó los pies en el suelo.
La pelirroja respiró hondo y se levantó.

Se sintió más pesada que nunca y tuvo que hacer un gran esfuerzo de concentración para no caer.

-Vuelves a estar despierta- la voz de Magnus la hizo volverse y le sonrió levemente.

-Demasiadas horas de sueño incluso para mí- el brujo estiró sus comisuras hacia arriba y la observó mientras Alysha se acercó cautelosamente a él.

-¿Crees que el hechizo habrá funcionado?- inquirió la ojiverde.

Magnus encogió sus estrechos hombros.  

-No lo sé. Supongo que sí. Pero primero deberíamos desayunar y tener una conversación muy seria- dicho aquello, el brujo se dio la vuelta y se dirigió al comedor.

Alysha suspiró, se vistió lo más que pudo y se reunió con él.

El Gran Brujo ya había "preparado" el desayuno. Y con preparado se refería a chasquear los dedos y hacer que la comida apareciese.

Alysha se sentó frente a su tutor y se sirvió una loncha de bacon con unos huevos revueltos.

-¿Me vas a contar qué ocurrió entre Alexander y tú?- la pregunta tan directa del chico con ojos de gato hizo que Aly casi se atragantase.

-Magnus...- empezó a protestar pero el brujo la calló con una mirada. 

-No evadas el tema Alysha Babiera Bane- le advirtió apuntándola con su dedo índice- Te conozco desde que naciste, literalmente. Siempre me lo has contado todo. Y siempre he visto cuándo estabas mal. Aly, por favor, habla conmigo y desahógate. Realmente lo necesitas- los labios de la pelirroja se abrieron para luego cerrarse. Cuando la zona inferior de su boca empezó a temblar, apartó la mirada. 

Magnus se acercó a ella y la tomó de la barbilla. Los ojos color esmeralda de la joven estaban cristalizados. 

-Me pregunto en qué momento empezaste a quere....

-No lo digas- suplicó con voz rota- Por favor Magnus no menciones esa palabra. Yo no...- el brujo la envolvió en sus brazos cuando ella sollozó. Entendía cómo se sentía. No quería, no podía admitir que se había enamorada de aquel joven de ojos azules. 

No contaron los minutos. Ni siquiera sintieron pasar el tiempo. Cuando la pelirroja dejó de llorar, ambos se sentaron en el sofá color morado de Magnus. 

-Se supone que no debería haberse enterado así- comenzó Alysha- Alec no debería haber descubierto que sus padres pertenecieron al Círculo a través de Lydia. No digo que si sus padres se lo hubiesen contado habría estado menos enfadado, pero sí habría sido lo correcto. No le hizo falta más que un vistazo para notar que yo lo sabía de antes. No es de extrañar que se enfadase. Confió en mí. Alec nunca confía en nadie, nunca se desahoga con nadie. Lo hizo conmigo y le fallé- sus voz se rompió brevemente. Respiró hondo y continuó- No digo que debería haber sido yo la que se lo contase, ni mucho menos. Pero yo nunca me había planteado mirar a los Lightwood como ex miembros del Círculo. Son los padres de Alec e Izz, simple y sencillo. No tenía que decírselo yo, ni Lydia, ni nadie más que sus padres. Ya tenía mucho encima y ahora le cae esto. Yo... creo que puedo entender cómo se siente. Es el mayor. Sobre él recae la responsabilidad de sus dos hermanos y, hasta que llegaron sus padres, el Instituto era otra tonelada más a su espalda. Luego llegó Clary y encima me tenía que aguantar a mí- soltó una risa amarga- Me odiaba. Me odia. ¿Cómo no iba a ser difícil superar esta prueba sin romperse? Supongo que era cuestión de tiempo. Él y yo hemos estado estirando todo durante demasiado tiempo. Nos hemos gritado, nos hemos besado, nos hemos odiado, nos hemos soportado, nos hemos apoyado. No nos hemos guardado nada dentro pero tendríamos que haber previsto que todo terminaría. Algún día, todas esas diferencias habrían hecho mella entre ambos. ¿El desencadenante? Lo de sus padres pero si no era eso habría sido otra cosa. Lo nuestro no está destinado a ser. Nacimos opuestos. ¿Cómo pueden dos personas completamente distintas tener algo?- se encogió de hombros- No es posible Magnus. Nunca lo ha sido. Sólo fuimos estúpidos como para tejer un velo que nos separase de nuestras discrepancias. Trabajamos con armas. Era cuestión de tiempo que el velo se rompiera y nos devolviera a la realidad. 

Magnus miró al frente, analizando todas las palabras que había pronunciado su tutelada. Le había abierto su corazón una vez más. Con pelos y señales le había contado sus problemas y, por primera vez, no tenía una respuesta para ella. Ni un consejo. Nada. Algo dentro de él se quebró ante la idea de no poder ayudarla. 

-Por primera vez en mi larga vida siento que no hay nada que pueda hacer. Ni siquiera consolarte como hice cuando Adrien murió. La herida está en tu alma Aly. Y no sabes lo que me gustaría que existiese un hechizo para curarla. 

La ojiverde se volvió y abrazó a Magnus con fuerza. Ella sabía muy bien que él no podría ayudarla en aquella ocasión. Lo único que la quedaba era desahogarse con él. Y aunque pareciese mentira, el peso en su corazón era menor cuando hablaba con él. 

-No importa lo que pase- se apartó de él y los ojos de gato se encontraron con las más brillantes esmeraldas- Somos dos personas heridas. Con cicatrices viejas y tenemos tendencia a adquirir nuevas. Hay heridas abiertas. Siempre las hay. Pero siempre nos quedará el otro. Tú y yo Magnus. Ahora y siempre. Aunque la muerte me separe de ti, siempre estaré contigo. Da igual lo que ocurra, cuántas heridas nuevas tengamos, incluso cuando yo no esté, siempre estaré ahí para curarte cuando sangres. 

---------------------------------------------

Hola de nuevo mis amores. Perdonad el retraso de nuevo. Espero que esto merezca la pena y que os guste el capítulo. 

Quería comentaros algo. Cuando yo empecé a escribir, utilizaba la primera persona para narrar. He recuperado aquella vieja costumbre y  he estado pensando en utilizarla en las segundas temporadas de My Past Does Not Define Me y Two Different Hearts . ¿Qué os parece? ¿Os gustaría que Alysha y Shana narrasen sus historias de una forma más personal? ¿O preferís que siga como hasta ahora en los próximos libros? 

Un beso y gracias por leer <3 

lauri_lovelydreams 

Two Different Hearts || Alec Lightwood [1] (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!