||Querido Profesor||

31K 232 49

Me encontraba sentada en el pupitre mientras hacia círculos en el papel de cuaderno en las hojas de atrás , sentí unas manos posarse sobre mi cuello removiendome  logrando sacarme de mi pequeño transe, al darme vuelta me encontré con los grandes ojos de Miranda

-¿Que sucede?- pregunte fastidiada mientras me daba completamente la vuelta para quedar frente a esta.

-El profesor de Historia- dijo sonriendo como una desquiciada.

-¿Ahm? ¿Que se supone que sucede con el?- pregunte extrañada mientras la miraba directamente a los ojos.

Miranda estaba a punto de comenzar a hablar cuando se escuchó el fuerte chirrido de la puerta dando a entender que alguien había entrado al salón, en ese mismo instante de ser un salón terriblemente bullicioso se convirtió en ser una sala en la cual solo se escuchaban el cantar de los pájaros.

Al darme completamente la vuelta para poder apreciar al nuevo profesor de Historia literalmente me quedé sin aire, mi boca se abrió mientras el aliento escapaba de mis pulmones. Medio lo que suponía debía ser un metro con ochenta centímetros, tenía una complexión delgada pero musculosa. Su cabello corto y negro se veía como si acabara de pasar sus dedos sobre el acompañado de una sombra de barba de medio día. Vestía un traje formal de color oscuro, lucia como si hubiera sacado de un anuncio de revista, con su piel profundamente bronceada y su estilo contemporáneo.

Al lado de este se encontraba el rector, un hombre perspicaz y amable, pero cuando se lo proponía podía ser el hombre mas insoportable que uno puede conocer en la vida.

-Buenos días alumnos, les presento a su nuevo profesor de historia, James Brown- dijo haciendo un ademán hacía este mientras regalaba una sonrisa amigable.

El director se retiró del salón, mientras comenzaban a escucharse pequeños susurros al final de los pupitres.

-Silencio- grito James autoritario mientras comenzaba a pasearse en el salón con las manos dentro de los bolsillos delanteros, su postura daba un aire de superioridad y la verdad que lucía intimidante.

Inmediatamente comencé a sentirme incomoda y vergonzosa, la verdad no se el motivó, tal vez sea por el hombre que estaba justo frente a mi o la mirada que este me daba, lo único de lo que estaba segura era que las causaba mi ahora profesor, James.

Luego de presentarse frente a todos los presentes en el salón comenzó a pasar lista, mientras mas cerca estaba de pronunciar mi nombre, más nerviosa me encontraba y sentía como si miles de mariposas estuviesen revoloteando en mi estómago.

-Annelise Grace- dijo con voz gravé mientras levantaba la mirada, las manos comenzaban a sudarme y una gota fría resbalaba entre mi espalda.

Levante mi mano incómoda mientras dirigía mi mirada al hombre que se encontraba en el espacioso escritorio mientras me miraba de una manera que no pude resolver.

-¿Si?- musite con inseguridad mientras las miradas de mis compañeros se hacían presentes en mi, odiaba ser el centro de atención.

-Cuentame de ti, Annelise- mi nombre en sus labios se oía tan bien. De todos lo alumnos que se encontraban presentes en el salón ¿solo a mi me hacia esa clase de preguntas? Es como si lo hiciera adrede para causar mas nerviosismo en mi, si es que eso era posible.

Relatos Eróticos¡Lee esta historia GRATIS!