Capítulo 42

74.6K 3.7K 3.6K

Hola amores ♥ Quería agradecerles el hecho de que la novela haya llegado a 400K leídas, sigo en shock hahaha :D Buenos pues, muchísimas gracias por todo. Justo por ese motivo y porque he sobrevivido a una semana llena de exámenes, he hecho este capítulo un pocito más largo de lo normal ♥
En los últimos comentarios vi que la mayoría pedíais por un capítulo especial de Ziall, así que aquí lo tenéis.
A los que no os gusta Ziall: lo siento, los siguientes capítulos irán más sobre Larry. ♥

NARRA ZAYN

-Admite que te gusto, no me importa. Todo el mundo me lo dice, cariño. Soy irresistible y lo sabes.

-¿Tu ego vino contigo o lo parieron a parte? Porque es demasiado grande para caber en un cuerpo tan pequeño como ése.

-¿Por qué sigues insultándome, princesa? ¿Por qué quieres dejarme en ridículo si sabes que no puedes? –sonreí picaronamente y ella se cruzó de brazos negando.

Me reí con ganas, a lo que ella pasó todo su peso a una pierna dejándome saber que se estaba aburriendo de mí.

-Hagamos un trato –ofrecí ignorando su comentario sobre mi perfecto físico-. Bésame, y si no te gusta o eres capaz de parar el beso, te dejaré tranquila. Pero créeme, rubia, una vez pruebas estos labios no eres capaz de separarte de ellos.

Ella alzó una ceja y me miró como si de un momento a otro fuera a saltar a mí yugular y matarme.

Le aguanté la mirada.

-¿Acaso piensas que soy una de tus putas baratas, Zayn? Porque si es así, estás muy equivocado.

-No me digas que no mueres por un beso -reté.

-Te besaré cuando admitas que a quien de verdad quieres es a Niall –sonrió maléficamente.

Me la quedé mirando con cara de póquer esperando a que rectificara lo dicho pero de lo contrario no lo hizo.

-¿Niall? –Reí nerviosamente y ella asintió con la cabeza-. Niall es como mi hermano pequeño, por dios.

-¿Entonces, no te gusta?

Aquella sonrisa autosuficiente estaba comenzando a cansarme bastante. Me pregunté si sería así como se sentiría la gente al hablar conmigo.

-No me gusta en absoluto, que sepas que me importa muy poco en ese sentido.

-Bien.

De repente Perrie se puso de puntillas y me agarró de las mejillas para que bajara la cara para poder plantar un beso en mis labios.

Pero, ¿qué había en ese beso?

¿Amor?

No.

¿Deseo?

Tampoco.

Había logrado lo que me había propuesto desde un principio, pero sin embargo eso no me llenó en absoluto, y parece ser que a ella tampoco.

Ninguno de los dos cerró los ojos en aquél beso.

Nuestros labios hicieron sonar un chasquido cuando se separaron, y ella dio un paso hacia atrás.

East Of Heaven ~ Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!