Capítulo 17

725 134 38

Okay, el primer capítulo de esta historia (que en realidad no es un capítulo) tiene 719 vistas... SETECIENTAS DIEZ Y NUEVE!
Y el capítulo con menos vistas (258) es el número 12, así que uno de ustedes ha estado viendo demasiado el "primer capítulo" y honestamente empieza a preocuparme -.-
_________________________________


Pov. Lay

Desde que vi a ese chico no puedo sacármelo de la mente y quisiera volverlo a ver pero eso significaría ir al hospital.

-Ah~ que aburrido estoy. -Me dije a mi mismo en la soledad de mi casa.

Como estaba recostado en mi cama extendí mi mano hacia el tazón que reposaba a mi lado para comerme otra papita pero solo sentí el vidrio vacío. -Supongo que no hay nada mejor que hacer.

Me levante y sacudí las migajas de mi camiseta. Recuerdo oír a la Señora de la ropa quejándose de que siempre manchaba las camisetas de comida.
"Pero en esta familia eso no es ningún inconveniente pues el dinero sobra como para comprar mas que camisetas." Había dicho mi madre.

Saliendo de mis recuerdos tomé mi chaqueta negra y me la puse. Mi ropa era casual: un pantalón de mezclilla azul obscuro, una camiseta gris sin mangas y unos tenis negros. Y pensar que todo me lo compre en una rebaja del supermercado, quizá lo único que no combina son mis calcetas de corazoncitos.

-Bien, ahora iré por el enfermerito.

Con pasos decididos camine al hospital (que estaba cerca de mi casa) y entre tranquilamente para toparme con la recepcionista.

-Buenos días. -Me saludó la simpática chica. -¿En que le puedo ayudar?

-Vengo a buscar a alguien.

-Claro, ¿cuales son sus apellidos? -Me preguntó haciendo referencia a ese alguien que yo buscaba.

-No lo se. -Creo que mi respuesta la desconcierto un poco.

-Oh. Bueno ¿cuál es su nombre?

-Tampoco lo se.

La chica me miro por unos cortos 10 segundos.

-¿Algún conocido suyo esta internado? -Me preguntó la rubia y parecía que le quedaba poca paciencia.

-No lo conozco.

-Joven. -Casi pude verla contar mentalmente hasta 10. -No me esta ayudando.

-Vengo a buscar a un enfermerito, piel clara, cabello negro, de esta estatura. -Hice una seña de su estatura hasta mi tabique. -Y voz suave.

-Mmm ¡Ahh! ¡Suho!

-¿Suho?

-Ya te recuerdo, eres ese chico con el que lo vi hace unos días. Jiji el enano si tiene pegue eh. ¿Te gustó?

Aunque la pregunta estaba fuera de lugar no vi problemas en responder. -Si, es lindo.

Vi a la chica hacer como un pequeño chillido y luego me dijo muy emocionada: -Esta en la sala de espera 5.

-Gracias. -Hice una reverencia y camine para encontrar al enfermerito.

---------------------------------

Pov. Joonmyeon

Salí de la habitación de Solar después de una animada charla donde me habló sobre sus "amigos" y una nueva enfermera llamada Moonbyul. Camine hasta la sala de espera 5 pues ahí tenía mis libros y cuando llegué observe a un chico sentado al lado de mi mochila.

-Con permiso. -Le dije y tomé mi mochila con la intención de irme pero el chico me detuvo.

-Hola. -Si, ese simple saludó fue el que me detuvo pero no era mi culpa ya que desde pequeño soy bueno analizando a las personas y este chico se ve como alguien muy interesante.

-Hola. ¿Viene a visitar a alguien? -Le pregunte cortésmente a lo que el chico me regalo una media sonrisa. Ahora viéndolo bien ese hoyuelo se me hace conocido.

-No. Vine a verte. Soy el chico con el que topaste enfermerito... ¿no me recuerdas?

A pesar de sus palabras su rostro era muy tranquilo, incluso parecía aburrido por lo que no me sentí mal en ser sincero.

-Lo lamento pero no recuerdo haberle visto.

El chico no dejaba de verme y ciertamente eso me puso nervioso además se creó un incomodo silencio entre nosotros.

Decidí romper el ambiente incomodo ofreciéndole mi mano a forma de saludo.
-Es un gusto conocerle, mi nombre es Kim Joonmyeon.

-Un placer enfermerito. Mi nombre es Yixing pero todos me dicen Lay. -Me respondió el saludo de una forma demasiado monótona y fue ahí cuando lo note.

-Mmm disculpe mi descortesía pero... -Me corté a mi mismo, ¡estuve a punto de ser un total grosero! ¿Que clase de persona va por ahí preguntando "¿Disculpe tiene distimia?"? Ahora tengo que decir algo coherente. -Emmm pero... ¿Le molestaría acompañarme a tomar un café?

Ya, solo tendría que esperar a que me rechazara para poderme ir.

-Claro. ¿A cuál quieres ir? -Oh no. -Ah y pequeño se que soy mayor pero puedes hablarme informalmente si quieres.

Lo dijo de una forma tan simple pero con esa pequeña sonrisa de lado que me resulto fascinante.

-Y-yo pues cualquiera esta bien. Y ¿como podrías saber que soy menor? -Creo que debo decir a Hyoyeon que encienda la calefacción, ahora hace mucho calor.

-Jaja con esa cara no puedes tener mas de 18. -Fue su respuesta acompañada de una ligera risa.

-Bueno de hecho tengo 21.

El me miró sorprendido. -Je aún así soy mayor. Tengo 23.

Le dediqué una sonrisa pues no sabia como responder ante su comentario.
Solo atine a decir: -¿Y si vamos a la cafetería del hospital?

Y fue así como caminamos hasta el café.

El camino fue silencioso pero en mi mente los pensamientos viajaban a una velocidad impresionante, no quería perder ni un segundo de mi vista pues cada uno me revelaba algo nuevo de este chico. Papá dice que es de mala educación analizar a los desconocidos pero me es inevitable.

No todos los días ves a un chico guapo y dejas pasar la oportunidad de psicoanalisarlo.

De mentes y dementes.¡Lee esta historia GRATIS!