1: La muerte

3.9K 176 16

Doy una voltereta en el aire y aterrizó en el piso pasando todos los rayos láser.
Alado mío aparece Alex nos miramos y seguimos corriendo.

Cuando llegamos a la caja fuerte, vemos ahí al fugitivo que trata de robar la joya más preciada.

Me lanzo contra el dejándolo en el piso, le agarró las manos y se las pongo encima de la cabe inmovilizado lo.
Alex viene y lo electrocuta dejándolo inconsciente.

Me levanto de arriba del tipo y Alex lo carga.
Cuando llegamos a la salida lo subimos a la camioneta y vamos a la agencia.

- otro trabajo terminado - digo poniendo mis brazos detrás de mi cabeza y rescostandome en el asiento.

- tienes razón, trabajando juntos todo lo podemos lograr - me dice agarrando mi mano entrelazando nuestros dedos. 

- todo - susurro con una sonrisa y cierro los ojos.

Cuando llegamos a la agencia dejamos al tipo y nos vamos a mi casa donde mis padres nos están esperando con la comida lista, Dios si que tengo hambre.

Cuando llegamos a mi casa me encuentro con la puerta entreabierta.
Entro con cautela y me encuentro las luces apagadas.

Cuando prendo las luces mis manos cubren mi boca y un gran sollozo sale de mi boca, lágrimas no tardan en caer como si de una cascada se tratara.

Ruidos fuertes se escuchan detrás de mi, me doy vuelta y veo a Alex inconsciente, unos tipos lo están secuestrado. Intento correr a la camioneta pero no puedo, está acelera y se me pierde de vista.

Las rodillas me fallan y mis lágrimas caen con  mas intensidad.
Mi celular empieza a sonar, es Sebas. En estos momento no se que hacer, todo se esta viniendo abajo.

- hola Dani ¿como van? - me pregunta con la voz alegre.

- Se-sebas - contesto llorando sin poder evitarlo.

- Dani Dani ¡¿qué pasa?! - me pregunta desesperado.

- todo, todo se arruinó  - le cuelgo.

Vuelvo a mi casa arrastrando mis pies y los veo ahí tirados sin vida. Los cuerpos inertes de mis padres, fríos como la nieve están tumbados sin vida en el centro de la sala.
Es verdaderamente sorprendente como las cosas de un día para el otro pueden arruinarse, como todo lo que amabas se te fue arrebatado en unos simples segundos.

Me siento en el sillón mirando los cuerpos tirados en el piso... los cuerpos de mis padres.
Solo pude pasar pocos meses con ellos después de que descubrí mi poder.

La puerta de la casa se abre de golpe y no me giro para ver quien es, en estos momentos eso no me interesa. La persona que entró se queda en silencio un buen rato, creo que analizando el panorama. Empieza a caminar y se sienta alado mío, ¿Sebas?

- ¿da-dani que pasó? - me pregunta Sebas asustado.

Abro la boca para hablar pero nada dale de mi boca, el nudo que tengo es increíble ni una palabra puede salir de mi boca. Es como un nudo gigante que cuesta desatar y te aprieta hasta dejarte sin aire.

- ¿donde está Alex, Dani? - me pregunta tratando de que le contestara y salga de mi trance.

Sigo sin responderle, en vez de eso empiezo a llorar. A llorar como hace mucho tiempo no hago, esas lagrimas de dolor y frustración por no poder hacer nada.

- Dani por favor respondeme - me pide desesperado, me armo de valor y ignorando el dolor que tengo en el pecho.

- cu-cuando llegamos la pu-puerta estaba entreabierta, al entrar los vi así,  muertos. Empecé a escuchar ruidos de atrás mío, para cunado me voltee y ya se habían llevado a Alex - solloce como nunca antes - trate de correr a la camioneta, pero esta acelero a fondo y lo perdí - digo frustrada apretando los puños sin dejar de llorar.

Sebas lo único que hace es abrazarme fuerte haciendo que empiece a llorar mas fuerte, Alex... Madre... Padre...

Esto no puede estar pasando, tiene que ser una maldita pesadilla de la cual todavía no eh despertado. Por favor Dani, abre los malditos ojos esto duele como el infernó.

- mañana vamos a empezar a investigar sobre esto, por ahora tienes que descansar - me dice con la voz mas suave posible.

- no te vallas - le ruego aferrándome a él - no me dejes tu también - le pido aún llorando en su pecho.

- no te dejaré, eres mi mejor amiga siempre estaré con tigo. Encontraremos al hijo de su madre que hizo esto te lo juro - me dice acariciándome el pelo con el propósito de que me tranquilice.

- gracias - le digo un poco ya mas tranquila.  

- vamos, ve a dormir yo contactare a la agencia -me dice a lo que le tomo de la mano.

- quédate con migo por favor - le pido mirándolo a los ojos.

- está bien me quedaré - me sonríe acariciando mi cabeza.

- ¿como va tu novia? - le preguntó tratando de sacar un tema de conversación.

- va bien, te quiere conocer - me sonríe suavemente.

- algún día la conoceré - le digo tratando de parecer tranquila.

- si, ahora vamos a dormir mapache - me dice divertido.

- ¿mapache? - le preguntó confundida

- sep, mapache - me dice con una sonrisa para burlarse de mi.

- púdrete - le digo y subo a mi habitación cuando llegó, me pongo la camiseta negra de Alex que me queda gigante. Como toda su ropa.

- ¿te terminaste de cambiar? - me pregunta del otro lado de la puerta.

- ya poco - le digo y me pongo el short de Alex - ya - le aviso y entra de tira en mi cama como si fuera una morza.

Me acuesto alado de él y me quedo mirando al techo como si nunca lo hubiera hecho y fuera lo mas interesante del mundo.

- lo extraño y... tengo miedo - confieso.

- yo igual - admite -  ahora van a venir la agencia, se llevaran los cuerpos y los revisaran - me dice y de mi ojo inevitablemente sale una lágrima.

Todavía no me entra en la cabeza que estén muertos, los extraño demasiado. Extraño cuando papá se ponía celoso de que Alex se iba con migo, o cuando hacia chistes malos. Extraño cuando mamá me esperaba con una hermosa sonrisa y con el desayunó preparado, o cuando íbamos de compras y hablábamos todo el día de cualquier cosa.

Me duele saber que ya no estarán acá, no estarán a mi lado acompañándome en mi crecimiento. O que se enteren de que van a ser abuelos, sus reacciones, todo. 
Me acuesto boca abajo en mi cama y me cubro la cara con la almohada, tratando de que todos esos pensamientos salga de mi cabeza.

- ellos no estarán aquí con tigo, pero puedes contar con migo y cuando recuperemos a Alex también - me dice tratando de que deje de pensar en ellos.

- lo recuperaremos - le digo decidida.

- si y cuando lo hagamos vamos a salir los cuatro juntos - me dice imaginándose la escena.

- lo haremos - le digo mirándolo a los ojos.

- esa es la actitud - me sonríe sacudiéndome el pelo - no te preocupes por tus padres, a ellos le gustará que tu seas feliz. El dolor no se irá fácil de superar, lo se, pero a ellos le encantará que tu puedas seguir que puedas mostrar lo fuerte que eres - me dice dándome su hermoso apoyo.

- eres de lo mejor - lo abrazo.

- para eso esta la familia, pero ahora si, a dormir - me ordena y nos tapa con las sabanas.

- buenas noches Sebas

- buenas noches Dani

Y así, con lagrimas en los ojos, me quede dormida.

----------------------*--------------

Damas y caballeros acá está la segunda temporada.

Lo admito empezó un poco fuerte pero fue lo que se me ocurrió, espero que les guste y si no les gustó espero su crítica en los comentarios y si les gusta voten.

EDITADO: 25/4/18

La Espia Sin Fronteras¡Lee esta historia GRATIS!