3

4.7K 486 339

— ¡Freddy! ¡Levantate, son las 13:00 de la tarde! —Gritó la madre del castaño entrando a su cuarto.

—¡Má, es domingo! —Refunfuñó dándose la vuelta, quedando boca abajo.

—Ya, Freddy. Vamos a comer. —Frunció el ceño.

—Ya voy... —Suspiró.

Freddy se cambió de ropa y se fue al baño. En el baño se miró en el espejo, se echó agua fría en la cara y se peinó un poco el pelo, dejando un mechón entre sus ojos como siempre y lo demás algo despeinado. Se tenía que tomar las pastillas, Freddy cogió el bote y lo miro fijamente. Lo tenía en la mano, pero no quería tomarlas.

"¿Qué estas haciendo?" Preguntó Fred extrañado.

—No me las tomaré. —Dijo firme.

"¿Qué? ¿P-Por qué" Pregunto Fred, con un leve sonrojo en sus mejillas.

—No lo sé, supongo que te quiero dar una oportunidad. Aun que tú ni si quiera me hallas pedido perdón... —Dijo Freddy dejando el bote de nuevo en su sitio.

"¿Q-Qué? ¿P-Pedirte perdón? ¡Tonterias! Pero aun así, gracias..."

—No te acostumbres, solo será hoy porque me siento amable y además, no están mis amigos por aquí. —Dijo molesto.

"¿Qué? ¿Solo por eso? Valla idiota. ¿Es que no has pensado que quería salir después de estar tanto tiempo encerrado? " Pensó Fred.

Desde que Freddy se fue de aquella escuela no podía entrar en la nueva en esas fechas. Tuvo que esperar medio curso y un verano para poder entrar al mismo tiempo que todo el mundo, pero por unos problemas tuvo que esperar un poco más.
Fred quedó encerrado en su mente sin poder salir, y el castaño tuvo que estar tomando pastillas diarias.

Antes Freddy y Fred eran muy inseparables. No podían jugar juntos a menos que el estuviera durmiendo. Pero cuando empezó el instituto Fred descubrió que él también podía controlar el cuerpo, y así empezó a revelarse haciendo que la vida del castaño fuera complicada. Y el último año en ese instituto fue el colmo.

"Entonces...¿me dejarás el control del cuerpo?" Dijo sorprendido.

—Sí, pero cuando yo te diga que me lo devuelvas, lo harás. Si no seguiré tomando las pastillas.

"¿Qué quieres decir?" Fred estaba realmente confundido.

—Pues que ya no tomaré esas pastillas. Creo que fui duro al dejarte durante tanto tiempo...ahí encerrado...solo. Cuando me cogiste el cuerpo, olvidé lo odioso que se siente estar ahí encerrado. Además, no hiciste nada malo. Creo que has aprendido la lección. —Sonrió Freddy orgulloso.

El castaño se llevaba muy bien con Fred, pero él se volvió un idiota en esos tiempos. Le dolía tener que encerrar a su hermano, pero sabía que no tendría una vida normal si no lo hacía. Parece que él aprendió la lección.

"G-Gracias Freddy, yo...Gracias" Fred se volvió a sonrojar, pero para él no hizo nada malo. Había pasado años y cuando por fin podía salir y hacer lo que quería al idiota de Freddy todo le parecía mal y le encerró en su mente.

Fred se apoderó del cuerpo y se empezó a estirar. Salió de casa y empezó a correr lo más rápido que pudo, llegando al parque. Él se sentó en el columpio, sonriendo. Se empezó a balancearse, mirando el cielo. Estaba solo en el parque, por lo que no parecería un rarito.

Freddy estaba dentro, encerrado. Se había sentado en el suelo, pues allí no había nada de nada. Parecía una cárcel. Ni sillones, ni flores... Él empezó a agobiarse y a hiperventilar. Fred lo oyó.

"No estas nada acostumbrado, ¿eh?" Dijo suspirando.

Freddy apretó los ojos, y cuando los abrió tenia el control de su cuerpo.

—¿Pero qué...-?

"Toma tu cuerpo, si no te va a dar algo." Rió.

—¿Cómo has podido estar ahí durante tanto tiempo? —Preguntó Freddy intentando respirar.

"A todo lo malo te acostumbras,supongo..."

Al escuchar eso Freddy volvió a sentir el mismo sentimiento que la otra vez, teniendo una fuerte presión en el pecho.

—Fred, no te preocupes por mi. —Sonrió el moreno. —Sal, yo...intentaré aguantar hasta la noche. Pero ahora ve a comer, mamá me a despertado para eso.

Fred sonrió con las mejillas más rojas de lo normal, y agradecía que Freddy no lo viera. El pelinegro fue a casa a comer. En la mesa había huevos con patatas fritas. Hace tiempo que no comía nada, aunque a él no le hacía falta quería volver a saborear un buen plato de comida.

—Freddy, ¿donde estabas hijo?—Preguntó su madre preocupada.

—Ah...Eh...yo...— Tartamudeó Fred nervioso.

—Bueno, no importa pero comete ya la comida que se te esta enfriando. —Dijo su madre con dulcura.

"Estupida..." pensó Fred.

Su madre sabía perfectamente que él existía, ella le consiguió esas pastillas a Freddy. No podía imaginarse que ella no lo quería, pero para él era así, él estaba solo. No tenía a nadie, aún que su hermano por primera vez le hubiese mostrado un poco de compasión no significaba nada. Fred se había entusiasmado demasiado, suponía que pronto quedaría encerrado.

Terminó de comer y subió a su cuarto.

—¿Freddy? —Preguntó, pero no obtuvo respuesta. —¿Freddy? —Volvió a preguntar, esta vez más preocupado.

Fred no obtuvo respuesta de nuevo, él se asustó y decidió darle el control. Freddy no aguantaba ni media hora ahí encerrado, él tuvo que estar años, y encima esas pastillas le debilitaban, por lo que no podía pedirle ayuda a su hermano.

Freddy abrió los ojos, intentando reaccionar. Le dolía la cabeza, él puso su mano en la frente.

—Lo siento, Fred. Soy un debilucho. —Rió.

"Lo . " Rió también.

La risa de Fred hizo que las mejillas de Freddy cambiaran a un rojo muy intenso. Por primera vez en mucho tiempo, Fred rió, y le encantó su risa.

Tanto que Freddy haría lo que fuera para volver a oírla.

~.~.~.~.~.~.~.~.~

¡Hola!

Bueno, quería decir que si veis que la historia va lenta, es porque quiero que sea creíble. ¿Alguna vez habeís visto que dos personas que no se conozcan de nada sean novios el primer día y que sea amor verdadero? (aunque sean hermanos, es complicado)

Yo no :v

Pero tampoco habrá un sonrojo hasta el cap 500.

También quería decir que los caps no se subirán tan seguido. Solo lo hacía ya que los tenía escritos y solo tenia que corregirlos. También porque sentía que no había mucho de la historia.

Ya no me enrollo más. Intentaré que cada semana halla un nuevo cap.

¡Hasta la próxima!

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!