2

5.6K 475 498

Freddy se dirigió al armario y cogió lo primero que vio. Luego se fue a desayunar.

Como el autobús los fines de semana no paraba cerca del instituto, le pidió a su madre que le llevara. Él cogió la guitarra eléctrica junto a Bonnie, que tenía mucho que aprender de él. El castaño se sentó en el asiento del copiloto y su madre condució hasta en instituto.

Una vez allí, su madre le dejó en la puerta y se fue. Ella le recogería cuando él acabara. Se encontró a Foxy, Chica, Bonnie y Golden hablando en la sala de música.
Freddy los saludo y, después de estar un rato conversando se empezaron a preparar.

—¡Y un, dos, tres y...! —Gritó el rubio.

Empezaron a practicar. Freddy al oírle cantar no se sintió muy bien, pues todo le daba vueltas y la cabeza le dolía. De repente, cuando Golden llego al estribillo escuchó una voz que estaba cantando.

"¡Luz, fuego, destrucción! "

¡Fred estaba cantando, él intentaba salir! No podía, ¡no le dejaría! Freddy luchaba para que Fred no saliera mientras tocaba la guitarra. Se olvidó tomar sus pastillas...

—¡Siempre! ¡El animo mantendré! —Cantaba Golden.

"¡Luz, fuego, destrucción! "

Volvió a escuchar su odiosa voz. De repente algo pasó, él perdió el control de su cuerpo.

¡La fuerza de la verdad nunca morirá! ¡No morirá no, no, no, no! —Cantó Fred mientras le quitó el micrófono a Golden, él solo se quedó quieto, viendo como el que creía que era el castaño le quitaba su protagonismo.

La guitarra de Bonnie siguió y el triangulo de Foxy terminó la canción. Después, los ojos del pelinegro se iluminaron teniendo el control. Los ojos ya no eran azules cielo, eran un negro intenso con pupila blanca. Parece que nadie lo notó.

—¡Wow Freddy! ¿No decías que no sabías cantar? ¿Cómo hiciste eso? -—Preguntó su amiga Chica impresionada de lo ocurrido.

En un descuido, Fred se acercó a Chica, quedando a tan solo centímetros de ella.

—Bueno...es que aveces necesito inspiración... —Fred esbozó con una sonrisa coqueta.

Ella lo miró extrañada, creía que Freddy estaba raro.

—Ah...Eh...Sí... —Alcanzó a decir la pobre rubia.

Fred sintió algo impactando sobre su cara, haciendo que esta se volviera roja.

—Ui, se me calló... —Dijo Foxy con mucha tranquilidad.

Los ojos de Freddy se volvieron otra vez azules cielo, él también volvió. El castaño se llevó las manos a la cara.

—¡Oh por dios Foxy! — Gritó Chica regañándole.

—¡Ai, ai, ai, ai, ai! — Soltó el castaño dolorido.

Su amiga Chica se acercó preocupada.

—¿Te encuentras bien, Freddy?

—S-Si, estoy bien. Solo voy a ir a por un vaso de agua. —Se alejó.

—¡Foxy! ¡Ve a disculparte, que tú causaste esto! —Le regañó Chica.

—¡No quiero! —Dijo Foxy de brazos cruzados infantilmente.

—¡No! ¡Esta bien! ¡Sigan, sigan practicando! —Él salió de ahí. —¿Qué te pasa? ¡Casi lo arruinas todo! —Dijo el castaño enfadado.

—¡Vamos, Freddy! ¡Fue divertido y lo sabes! ¡Sigámonos divirtiendo!~ —Respondió el pelinegro sin ninguna preocupación.

—¡No! ¡Quédate ahí! —Se enfadó Freddy.

Los dos pelearon por el dominio del control del cuerpo, pero quien desgraciadamente ganó la batalla fue el pelinegro, que no dudó en sonreír.

—¡Si! ¡Al fin! —Rió Fred con malicia.-—Balla pintas llevas, como siempre. —Se cogió la corbata con algo de asco. —Así que esta es la nueva escuela...

El pelinegro empezó a mirar a su alrededor cuando alguien llamó su atención, o más bien su voz. Tenía una voz realmente bonita, por lo que decidió acercarse hacia un aula cercana, de donde la voz venía. Era una chica de cabello azul con dos coletas. Fred no dudó en entrar y empezar a coquetear con ella. Freddy solo oyó : "una chica con tan linda voz seguro tiene un nombre angelical." Con un tono de ligue.

El castaño atrapado en ese espejo sintió una fuerte presión en su pecho que casi no lo dejó respirar.

Fred terminó que coquetear y se fue. Siguió andando, explorando el centro. Oyó una voz dulce y familiar. Era la de una de sus rivales, con el nombre de Joy. Pero no le dio importancia, aunque sus mejillas se sonrojaron siguió caminando.

—¿Fred? ¿Me dejas salir, p-por favor.—Dijo Freddy con dulzura.

—¿Eh? Mmm...no sé, casi no he hecho nada.

—Mi grupo se estará preocupando, y no quiero que lo arruines como siempre. —Freddy se calló, pues sabía que al decir eso la había cagado.

—¿Sabes qué? Que esperen, ahora YO tengo el control.

—Pero...-

—¡...Nada! Déjame.

Fred se dio una vuelta por el instituto. La verdad es que no hizo nada malo. Cuando este se aburrió decidió devolvérselo al castaño.

Freddy fue corriendo a la sala donde estaban ensayando.

—¡¿Freddy?! ¡Que susto nos has dado! —Dijo Chica.

—Sí, fuimos al baño pero no estabas. —Dijo Bonnie.

—Eh, lo siento...yo...es que...

—¿Y si nos tomamos un descanso?- Comentó Foxy.

—¡Buena idea! —Dijo disimulando.

Fred había salido... A pesar de que todos los días tomara la pastilla, un día de descuido podría ser su perdición...

~.~.~.~.~.~.~.~.~.~.~

Espero que os este gustando la historia. <3

Gracias por los votos y las leídas en el anterior, que se que son pocos, pero como ya he dicho en mis otros libros: mientras esta historia le guste a alguien yo seré feliz. :)

¡Hasta el próximo cap!

(Se intentaran corregir las faltas de ortografía)

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!