011

14.9K 646 36

Mierda, mierda y más mierda. La morena corrió lo más rápido que pudo debido a la herida que tenía en su pierna, iba a matar a Hayden cuando la viera. 
Bea miró a su izquierda donde Stiles estaba en el suelo arrodillado junto a Malia, que tenía sus ojos cerrados y una gran herida en su abdomen. Se acercó y con dificultad se arrodilló, tratando de no mover a la coyote para que no aumentara su dolor.

- Malia... -susurró la muchacha- ¿Qué mierda le pasó Stiles? -cuestionó sin saber que podía hacer para ayudarla.

- Una de esas cosas la lastimó, pero tranquila, ya está comenzando a sanar. En unos cuantos minutos estará como nueva. -le dedicó una sonrisa tranquilizadora aunque se convirtió en una pequeña mueca cuando Stiles intentó moverla unos centimetros mas arriba.

Malia abrió sus ojos y observó unos segundos a la morena- Descuida Bea estoy bien, no tienes de que preocuparte -susurró.

La muchacha tomó su mano, apretándola ligeramente- Bien, iré a ver que sucede allí dentro. Regresaré cuanto antes. -murmuró preocupada por la salud de la coyote.

Bea corrió al interior de la estructura, al llegar allí observó la escena con atención.  Estaban enfrentados, porque de un lado estaba Theo con su intento de "manada" y del otro lado su hermano Scott, y los demás integrantes de la manada.

La tensión era bastante palpable en el aire, tanto que podría cortarse con una tijera.

Bea se acercó hasta Scott y me paró a su lado, la mirada de Theo se puso sobre la morena rápidamente.

- Beatriz... ¿Qué haces? -en su rostro tenía una expresión de confusión, sus puños estaban apretados y su ceño fruncido.

- No se a que te refieres -la morena bajó la mirada al suelo, no podía siquiera verlo a la cara.

- ¿Qué haces allí? -ella pudo oír que se acercó unos pasos hacia dónde ella se encontraba pero se detuvo al oir el gruñido por parte de Scott y ver como este se colocaba frente a su hermana.

- Theo, yo... lo lamento -Bea sintió un nudo en su garganta, una gran opresión en su pecho que aumentaba con cada palabra.- Creí que te había dejado muy en claro que ellos estarían siempre primero, sin importar lo que llegara a pasar. Te dejé bastante claro que si algo como esto ocurría, yo estaría con mi hermano.

- ¿Prefieres quedarte con ellos? ¿Los prefieres antes que a mi? -el tono de su voz dejaba ver que no podía creer lo que veía, que jamás habría pensado que ella lo dejaría. La morena asintió lentamente a su pregunta- Espero que sepas lo riesgoso que es que te quedes con ellos, no podran protegerte como nosotros, como yo puedo hacerlo. Bea tienes que pensarlo, imaginate lo fantástica que serias si fueras como nosotros, serias mucho más fuerte, más especial. -el castaño frunció su ceño, rogándole con la mirada que se quedara a su lado.- Tienes mucho potencial, y si te quedas con ellos se desperdiciará, sería como tirarlo a la basura. -finalizó su argumento, esperando que fuera suficiente para que se quedara.

- Theo tienes que entenderme, me importa una mierda ser poderosa o sobrenatural. Lo único que me importa es el bienestar de mis amigos, de la manada, de mi familia. -sintió que sus ojos se cristalizaban por las lágrimas que se acumuluban en ellos.- Por mucho que te quiera no podría dejarlos, no los dejaría por nada ni nadie. -lo observó con sus ojos inundados de tristeza y decepción.- De verdad lo lamento Theo.

- Bien, supongo entonces esto se termina acá. -el muchacho se dió media vuelta y comenzó a caminar con su manada hacia la salida.

- ¡Theo espera! -Bea se soltó del abrazo de Scott y corrió hacia él, que se había detenido al escuchar el grito de la morena.

- ¿Has cambiado de opinión? -preguntó lleno de esperanza, deseando que la morena decidiera quedarse a su lado.

Bea negó con lentitud provocando que su sonrisa decayera, la morena se acercó a él y lo abrazó con fuerza tomandolo por sorpresa, sin embargo, correspondió el abrazo- Solo quiero que sepas que si decidis hacer lo correcto, si decidis elegir el mejor camino, voy a estar acá esperándote, te voy a esperar el tiempo que sea necesario. -sl asintió observándola fijamente.

La morena observó su rostro por ultima vez y dio media vuelta comenzando a caminar hacia donde se encontraban sus amigos. Al llegar con ellos, Scott la abrazó por sus hombros con delicadeza, llevándola hacia su pecho y besó su cabeza. Bea pudo observar por encima de su hombro derecho que sus amigos caminaban hacia la salida para dejarla un momento sola con Scott.

- No te preocupes Bea, voy a protegerte. No importa a que nos enfrentemos, te protegeré con mi vida si es necesario. No voy a dejar que les hagan daño a mamá, a ti y a la manada. -tomó el rostro de la muchacha de ojos chocolate entre sus manos.- Son lo único que me queda y no voy a dejar que nadie me los arrebate. -Bea abrazó con fuerza al licántropo sintiendo que las lagrimas caian sobre sus mejillas- Si te quiere como tú lo quieres a él, va a elegir lo que es correcto y va a volver para quedarse a tú lado. Y si no lo hace... -la morena lo miró atenta- entonces no lo vale, sería un completo idiota porque estaría desaprovechando la oportunidad de estar con una muchacha tan bonita y valiente como lo eres tú -finalizó para secar las lágrimas del rostro de la muchacha.

- Gracias Scott -lo abrazó fuertemente- Eres el mejor, te quiero mucho.

- También yo pequeña -la morena suspiró y ambos salieron del lugar, aún abrazados, en busca de los otros miembros de la manada.



Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!