Extras| Evans.

2.9K 236 20

-¿Cómo estás? -pregunto.

-Oh, bien, gracias -dice Gia mientras acaricio su vientre.

-No te lo decía a ti -la miro divertido y ella me fulmina con la mirada-. Se lo decía a la vampirita bebé.

Suspira pesadamente.

-¿Y Alex?

-Está en el baño -asiente.

Está acostada en su habitación mientras lee un libro.

-¡Gia! -grito asustandola. Me ve con los ojos como platos.

-¿Qué ocurre?

Alex, por el grito, siento como sale del baño, y cuando está en la puerta lo vemos rojo mientras se levanta los pantalones.

-¿Qué pasa? -me mira alarmado.

-¿Qué, qué pasa? -chillo-. Esta mujer se acaba de hacer pis de nuevo.

-Oh Dios. Lo siento, no sentí que tenía que ir al baño -está roja.

-¿Puedes arreglar un plato? -le pregunto.

-Ay no -niega mi mejor amigo.

-Emmh ¿no?

-Exacto, la cosa está echa.

Me ve con los ojos cristalizados y con el labio temblando.

-Mira nada más lo que hiciste, imbécil -me pega Alex y abraza a Gia en cuanto se pone a llorar.

-Lo siento, Evans. No fue mi intención. Es que... es que...

-Ya, cielo, no fue tu culpa. Son... cosas de la vida.

-Alex no le mientas. No es normal que una chica de la edad de Gia se haga pis.

Un sollozo fuerte se le escapa a Gia.

-¡ERES UN IDIOTA, EVANS! Ya amor, no le hagas caso a ese estúpido. Porque no le cuentas que hiciste popo una vez en tu cama cuando te emborrachaste.

Me pongo rojo. Mierda.

Gia se comienza a reír pero da un gemido de dolor.

-¿Bebé? -pregunta preocupado.

-Bebé. Ese puede ser nuestro para siempre -dice Gia.

-Ahggg ya le subio Bajo la misma estrella a la cabeza.

-Cállate.

-¡Alex te estoy diciendo que viene en camino! -grita Gia.

-¿Quién? -preguntamos los dos al verla retorcerse-. Oh. ¡¡La bebé!!

-Dios ¿porque tengo conocidos así?

Tomamos todos los bolsos y los cargamos a la camioneta. Ayudamos a Gia.

-Tranquila respira. Ya sabes que hacer.

-Estoy tranquila, Alex. ¡Pero si no te callas pasara lo mismo que la ultima vez!

-Bien. Bien.

***

Estoy sentado esperando afuera.
Hace media hora que se metieron. Primero salió un cuerpo en una camilla. Me alarme al pensar que podría ser Alex pero no fue así.

Veo como a lo lejos una chica muy bonita se me acerca.

-Hola, guapo.

-Hola -sonrio coqueto.

-¿Qué haces sólo por aquí? -mira a todos lados.

Cuando estoy por contestar una enfermera sale con una bebé. Por el olor reconozco un poco a Gia.

-Evans -llama.

La tomo en brazos. Es preciosa. Se parece a... se parece a... Un tomate. No deja de llorar.

-¡Es tu hija! -chilla.

-Bueno... En realidad.

-Ahg no me gustan los bebés -se va enfurecida meneando las caderas.

-¡Pues que bueno que lo sé, porque si estábamos juntos conmigo si los ibas a tener! ¡¡Mínimo dos!! -grito-. Idiota.

Su Luno © TERMINADA.¡Lee esta historia GRATIS!