¡Jessica!

3.3K 99 1

Capítulo 19

-Necesito que vengas conmigo a Colombia  y te pongas a cargo de la empresa cuanto antes-

-Pero papá, no puedo dejar mis estudios a la mitad-

-Lo se, pero esto es serio Frank, mi enfermedad ha avanzado más de lo que hubiera pensado y necesito que alguien este a cargo de mi dinero para poder por fin descansar en paz-

-¿Y porque no se lo pides a Sofía?-

-Tu hermanastra hace más de cuatro meses que no nos llama, se marchó de la casa luego de tener una discusión con Gloria-

-Así que tu esposa y ella pelearon, ¿Y que hay de alguno de tus socios?-

-No, te quiero a ti, necesito que vengas conmigo-

-Papá lo pensaré, eso es lo que por ahora te puedo decir, pues estoy enamorado y no quiero arrepentirme de la decisión que tome-

Luego de tener aquella conversación con mi padre, juntos fuimos a casa luego de que me dieran de alta, tenía mi cabeza vendada y algunos golpes en mi rostro ahora estaban al descubierto, mi brazo derecho estaba inmóvil, no me lo había partido, pero si estaba en un Estado delicado. En la puerta de la casa del lado estaba Erika, al verme llegar salió a recibirme pero se detuvo al ver que mi padre también bajo del auto negro que nos trajo hasta la casa, mi padre abrió la puerta y entramos, fui a mi habitación y me tiré a la cama sin quitarme ni una prenda, saque mi celular del bolsillo de mi pantalón y revisé los mensajes, había un mensaje de parte de un número desconocido, la curiosidad me llevo a abrirlo.

"Espero que también pases una buena noche". No podía creer lo que estaba viendo, debajo de aquella frase se hallaba una imagen adjunta, esa fotografía era de Jessica, mi amiga estaba totalmente desnuda y esposada a lo que parecía ser un tubo mientras que otras mujeres la tocaban, era horrible, Jessica estaba a nada de ser violada. Me levanté de la cama como si mi vida dependiera de eso, baje las escaleras, llegue a la sala de la casa, tomé las llaves del auto que nos trajo hasta acá y salí de la casa cerrando tan duro la puerta que Erika se percató de lo que estaba haciendo.

-¿Hacia fin de vas Frank?- Preguntó Erika saliendo por la puerta de su casa con sólo una bata encima.

-Jessica me necesita-

-Voy contigo-

-¡No!, iré solamente yo, tu llama a la Policía y ve con ellos-

-¿Ir a donde exactamente?-

-Al maldito burdel donde me golpearon-

Sin despedirme de Erika entre al auto y sin importarme la condición de mi brazo me quite la venda que lo sostenía, puse mi manos en el volante y acelere a fondo, en menos de diez minutos había llegado al burdel, estacione el carro y corrí hacia la entrada, ahí estaba uno de los hombres que me había golpeado, lo recordaba pues fue el que me rompió la cabeza, caminé hacia el y sin importarme en absoluto la gente que estaba haciendo cola para entrar al bar, tomé una botella de vino vacía que se hallaba en el piso y golpee con ella al hombre. El sonido de los vidrios alertó a todo el mundo, el hombre no cayó al recibir mi golpe, al ver esto retrocedí pero el sólo pensar de que Jessica estaba en peligro hizo que me abalanzara de nuevo contra aquel sujeto, esta vez le arrebate una sombrilla a un hombre que estaba intentado calmarme, intente enterrar la punta de la sombrilla en el abdomen del hombre pero este esquivo mi ataque, con su puño derecho me dio un gran golpe en el estómago que me dejo en rodillas, pero en ese momento aproveche y clave la punta de la sombrilla en su zapato, el hombre grito de dolor y también cayó en rodillas, yo me puse de pie y le di una gran patada en  rostro que lo noqueo instantáneamente; ya dentro del burdel pude ver a los otros tres hombres que me habían golpeado, al verme estos corrieron hacia mi, pero en su camino irrumpieron con la reunión de unos viejos borrachos que al ver con sus cervezas caían al suelo se fueron a golpear a los tres hombres, eran siete contra tres, yo aproveche el desorden y me escabullí hasta detrás del escenario en donde encontré a Jessica, sin ropa y con su cuerpo todo golpeado, corrí hacia ella pero John me detuvo. Al verlo me dieron unas ganas impresionantes de asesinarlo y luego de escuchar lo que tenía para decirme esas ganas se triplicaron.

-Llegas tarde, la fiesta ya acabo-

Al oír eso a mi mente llegó el peor de los escenarios, Jessica había sido violada por aquel tipo.

Juego, Pasión Y Amor¡Lee esta historia GRATIS!