¡Está en problemas!

4.2K 119 0

Capítulo 16

Aquella luz provocó aún más nuestro deseo de espiar, no pudimos resistir a tal provocación y cruzamos el andamio de separación con una agilidad indiscutible, llegamos a la terraza de la casa de Jessica y vimos hacia el interior de la habitación por la separación de la cortina azul que colgaba de un gancho, al mirar detenidamente por un momento me di cuenta que la luz que llamo nuestra atención era la de un computador, era muy brillante y se escuchaban algunas voces.

-"Dame mas"-  Era una voz desconocida para mi y para Erika también, la voz de un hombre.

Un grito de placer nos dejó atónitos a Erika y a mi, ¿Que estaba pasando con Jessica allá adentro?, no pudimos quedarnos con las ganas de descubrirlo y sin miedo alguno abrimos un poco la ventana que estaba des preocupadamente sin seguro y corrimos la cortina, al ver lo que estaba detrás de esta, tanto Erika como yo nos quedamos sin palabras, era Jessica, estaba sola en su habitación, pero estaba teniendo una vídeo llamada con alguien, jessi estaba desnuda y se podía ver que algo estaba dentro de su vagina, también se podía ver el rostro del hombre que estaba al otro lado de la llamada, un joven de piel blanca, cabello corto de color negro, podía ver sus ojos de color azul, estas características me recordaban a las que Jessica me dio una vez cuando le pregunté que como era su novio y ella pinto en mi mente el mismo rostro que estaba viendo ahora, Erika no decía nada, estaba tan concentrado en ver al hombre que no me di cuenta cuando Erika sin pena alguna empezó a tocar su vagina por encima de su short, estaba de rodillas y su mano derecha separaba sus piernas un poco, su otra mano estaba en su boca, dos dedos entraban y salían de ella, a mi lado tenía a una mujer totalmente excitada por ver a otra masturbándose para su novio.

Los gritos de Jessica me calentaban y combinados con los silenciosos gemidos de Erika, me estaba volviendo loco; podía ver claramente como Jessica tocaba sus senos con su mano derecha y con la otra acomodaba la cámara para que su novio la viera mientras se tocaba, por otro lado estaba Erika, tenía esos dedos en su boca que chupaba de una manera lasciva y excitante y que tenían a mi pene encendido, podía ver como sus cortos pantalones estaban ya mojados en la zona de su entrepierna.

-"Eres mía, sólo mía"- Las palabras de aquel sujeto me molestaban, no eran celos, era el tono de voz con el que las decía, como menospreciando a Jessica.

-No quiero esto- Decía Jessica -Ya estoy cansada, necesito terminar de una vez-

-"Tu sabes que tienes que hacer para terminar con esto"-

-No quiero darte mi primera vez a ti- Jessica había empezado a pelear con su novio mientras aún se masturbaba, ella no quería eso, pero su novio la estaba de una manera obligando a hacerlo.

Erika aún seguía tocándose, no le importaba en lo mas mínimo aquella conversación, en cambio a mi si me llamaba la atención, Jessica nunca me había contado lo que sucedía con su novio, la estaba utilizando como un maldito juguete sexual. No podía ver más, entre la rabia y la excitación no sabía que me estaba afectando más, Erika tal vez se dio cuenta de lo que me estaba pasando y se detuvo por un momento, pensé que sería por mi bien pero lo que hizo fue sólo para su diversión, la mano que tenía en su entrepierna la pasó por mi boca, sus dedos estaban húmedos y tocaron mis labios de una manera muy obscena, Erika puso su rostro frente al mío y me sonrió de una forma imposible de rechazar, mi lengua se movió por si sola y lamió los dedos de Erika, mi lengua los limpio por completo, Erika tomó mi mano y la llevo a la boca, poco a poco fue metiendo mis dedos en su boca mientras rozaban sus labios y lengua, me hacía el fuerte pero me encantaba como su lengua pasaba por entre mis dedos y me hacían excitar, yo hice lo mismo con los de ella y juntos empezamos a jugar con los dedos del otro; Jessica seguía masturbándose para su novio allá adentro, aunque ya no estábamos viendo lo que hacía, aún así sus gemidos llegaban a nuestros oídos y eso me excitaba aunque lo mantenía en secreto pues teniendo a Erika enfrente mío no podía pensar en nada mas, aún así no sólo escuchaba los gemidos de Jessica sino también las palabras del novio.

-"Mañana te veré en vivo"- Diciendo esto la vídeo llamada terminó, Jessica tiro a un lado el dildo que tenía dentro de su vagina y empezó a llorar, Erika y yo vimos claramente cuando se puso las manos en su rostro para limpiarse las lágrimas, Erika me miro por un momento y con tono serio dijo.

-Hay que ayudarla- Todo este tiempo mi vecina, la mujer que amo, estaba prestando atención a lo que pasaba en aquella habitación, con una sonrisa en el rostro y lo mas decidido que se podría estar le respondí.

-¡La ayudaremos!-

Juego, Pasión Y Amor¡Lee esta historia GRATIS!