-48-

91 12 0


YONGGUK POV

La ansiedad me devoraba. Saber que ambos estaban juntos hablando, me hacía pensar en miles de posibles temas de conversación.

"Todos referidos a mí, quizá."

Sacudía mi cabeza cuando alguna de las hipotéticas situaciones no terminaban a mi favor.

Miré el reloj y éste me anunció que si no dejábamos aquel lugar en ese mismo momento, Himchan nos regañaría. Automáticamente presioné la bocina y vi cómo el alto muchacho despegaba su cuerpo del de Alena ¿En qué momento ella había comenzado a acariciar su brazo? Me culpaba a mí mismo; si no me hubiese echado a volar con aquellas ensoñaciones, lo podría haber evitado.

-Lo siento.

Me dijo agitado, al mismo tiempo que se posicionaba en el asiento del acompañante. Parecía haber vuelto a ser el mismo de antes, sonriente y obediente, pero ya no podía verlo así luego de aquella conversación en mi habitación. El recuerdo de su rostro desafiante, todavía generaba sentimientos confusos en mí. Mantenía mis ojos en el camino pero tenía miles de preguntas para hacerle.

-¿De qué han hablado?

Bueno, iría al grano. Mi narcisismo se había vuelto más fuerte que yo, necesitaba saber si realmente había sido tema de conversación, si mi existencia todavía era importante para ella...tenía que saber cuándo terminaría esa maldita cuenta regresiva.

-Se conocieron cuando ella estuvo en la isla en la que vivía Daehyun. Fue Alena quien se fue sin dejarle explicaciones y por eso estaba molesto. El día del accidente, ambos se reencontraron.

Eso ya lo sabía, yo mismo lo había escuchado en el hospital.

-Creo que es el momento para que lo traigas de vuelta, al fin y al cabo él no te acusó todavía.

¿Acusarme? Había sido su decisión alejarse de nosotros. Tenía la mandíbula adolorida por haber apretado tanto los dientes.

-Alena no sabe qué fue lo que pasó aquí, ni que fuiste tú quien logró que él se fuera.

Suficiente. Podía aceptar sus brotes de "madurez", pero no dejaría que me atacara de esa manera. Además, Alena y yo no habíamos pasado el tiempo suficiente juntos para que mis acciones le afectaran como aquel mocoso lo suponía. Todos los días me atormentaba esa duda, la intensa necesidad de saber si me recordaba, si pensaba en mí así como yo pensaba en ella. Y aunque me gustaba fantasear, dejándome escapar a sus brazos, estaba seguro que para ella era solamente un extraño que por culpa del destino, se encontraba en los restaurantes de esta ciudad. Pero aquella historia, esa que Daehyun y ella parecían estar escribiendo, era muy distinta a esta. Ambos habían sido juntados en un lugar específico y ninguno de ellos se quedó congelado ante las acciones del otro, expresaron lo que sentían y seguramente lograrían ser felices si se lo proponían.

¿Cómo hacer desaparecer ese sabor amargo que me dejaba pensar que yo no era como aquel muchacho? Aun cuando la incertidumbre me devoraba, vivía por la ilusión que me generaba saber que creía en el destino y que gracias a eso la encontraría en cualquier momento porque así estaba escrito que sucediera. Pero con el paso del tiempo y conforme los días pasaban, ya nada me quedaba para aferrarme a la idea de una historia signada desde su inicio, de personas que debían reunirse en alguna parte del mundo para completar sus existencias...todo aquello me sonaba a basura, ahora que no me concernía a mí. Creer en algo como el destino me parecía inútil. En cambio aquel sonriente jovencito que había llegado para ser mi compañero en esas noches en las que el mundo silenciosamente se posaba en mis hombros, era lo que ella quería. No importaba si lo necesitaba o no, no hablábamos de aquello sino del deseo, el anhelo de mantener una persona a tu lado. De a poco iba asimilando que no era yo, sino Daehyun.

-¿Qué loco,no?

-¿Qué cosa?

-El destino.

I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!