012

14.2K 545 30

Cassidy bajó del auto junto a Lydia, y caminaron hacia la entrada del instituto en dirección a sus casilleros

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Cassidy bajó del auto junto a Lydia, y caminaron hacia la entrada del instituto en dirección a sus casilleros. Los pasillos de este estaban atestados de alumnos que caminaban en diferentes direcciones, por lo cuál se les dificultaba un poco caminar con rapidez.

Después de unos cuantos minutos luchando contra la marea de estudiantes llegaron a los casilleros, el de Cassidy se encontraba pegado al de Lydia, por lo que la mayoría de las veces era el punto de encuentro con los miembros de la manada, por lo que no les pareció nada raro ver a Allison esperándolas a un lado de ellos.

- Hola fresitas -saludó la arquera cuando las muchachas llegaron a su lado.

- Hola Alli -Cassie sonrió con dulzura para abrir su casillero.

- ¿Cómo estan las hermanas Martin? -indagó con diversión la morena. Cassidy colocó sus ojos en blanco mientras Lydia solo observaba a Allison con su ceño fruncido. Las rubiofresa odiaban que las llamaran por su apellido.

- Bien Argent -Cassie resaltó el apellido de la arquera- ¿alguna novedad? ¿algo interesante para contarnos? -cuestionó con curiosidad, mientras guardaba algunos libros en su bolso.

La cazadora negó lentamente observando con atención algo que sucedía a espaldas de ambas rubiofresa, y al parecer era algo importante porque todos los estudiantes que se encontraban en el pasillo habían dejado de hablar. Lydia frunció el ceño confundida mirando a Cassidy. 

- Idiotas -pensó la rubiofresa para girarse y mirar a las chicas. Estas no dejaron de mirar a los gemelos hasta que desaparecieron al doblar en el final del pasillo.

- ¿Qué rayos fue eso? -preguntó Allison con una sonrisa en sus labios.

Cassie se encogió de hombros- No lo sé, supongo que unos idiotas que van a traer problemas. -sonrió por unos instantes.

- Te diré lo que pasa -comenzó a hablar Lydia- Eso que acabamos de ver se traduce como que Cassie va a tener acción con el hermano heterosexual -subió y bajó las cejas repetidas veces provocando que la arquera soltara una carcajada.

Su hermana sintió que sus mejillas se sonrojaban, por lo que colocó sus ojos en blanco tratando de que esto no se notara.
Cuando Lydia iba a volver a hablar, Isaac se acercó a ellas abrazando a Cassidy por sus hombros.

- ¿Por qué Cassie esta tan roja? -sonrió divertido- parece una manzanita. -la abrazó y besó su cabeza con dulzura. 

- No estoy roja Isaac -se quejó golpeando su estómago con su codo provocando que este frunciera el ceño.

- Si está roja -murmuró Lydia con diversión provocando que Allison y Isaac rieran. 

La menor de las Martin bufó- Se supone que sos mi mejor amigo, me tenes que ayudar idiota, no reírte de mi -se quejó como una nena. 

- Ay mi pequeña se puso roja, sos muy tierna Cassie -el beta apretó los cachetes de la muchacha pero esta golpeó sus manos provocando que soltara una carcajada. La rubiofresa les sacó la lengua a los tres y se alejó de ahí para ir a su próxima clase. Cassidy iba caminando mientras leía algunos apuntes en su cuaderno por lo que no se dio cuenta de que había alguien frente a ella y chocó contra ella provocando que retrocediera unos pasos por el impacto. La muchacha levantó apenada su vista y miró al frente. 

- Perdón, no estaba mirando por donde iba -el gemelo frente a ella sonrió coquetamente. 

- Tranquila, técnicamente fue mi culpa, yo me puse en frente tuyo -Cassidy soltó un pequeño suspiro al escuchar la voz del muchacho, "la puta madre" pensó la rubiofresa.- Soy Aiden, ¿cual es tu nombre bonita? -ella pudo sentir el peso de esa mirada intensa sobre ella.  

- Cassidy Martin, un placer -sonrió con amabilidad.  

- Cassidy... me gusta, es un hermoso nombre al igual que la chica que lo lleva. -la muchacha sintió que su rostro estaba otra vez rojo.-Tu y yo, hoy a las siete, en un club ¿qué opinas? -sonrió coqueto.

- Me parece que eso fue demasiado directo ¿no? -la muchacha hizo una mueca y pudo ver que su sonrisa flaqueo un poco- pero, me gustan los chicos que son directos y no dan vueltas. -sonrió con diversión- Ahora necesito ir a clases y no quiero llegar tarde otra vez. Nos vemos después Aiden. -Se despidió con una sonrisa y comenzó a caminar otra vez en dirección al salón.

- Cassidy -exclamó Aiden llamando la atención de la rubiofresa. La muchacha se giró y lo observó curiosa- Preparate para bailar y pasarla muy bien -subió y bajó las cejas reiteradas veces.

Cassidy soltó una pequeña risa mientras asentía y continuaba con su caminata hacia su siguiente clase. Estaba segura de que salir con ese chico era un camino directo a los problemas, pero a veces había que arriesgarse y disfrutar de lo que podía suceder. 



Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!