DULCES SUEÑOS PARTE-2.

Comenzar desde el principio

-Claro que le quiero Clarke, llevamos saliendo ya tiempo y eso de alguna forma hace que le quieras,  el tiempo hace querer aun que no  quieras.
 
Duelen, sus palabras duelen pero a la vez alivian. Me había mentalizado de que esto no iba ha ser tan fácil, pero el hecho de que "el tiempo hace querer aunque no quieras" Me hace pensar que aún tengo una mera posibilidad de estar al su lado.

-¿Qué tiene tu madre que ver entre tú y Dylan?- Sé que meterme donde no me llama, no es algo que me agrade, pero quiero entender su respuesta anterior. Me mira con una expresión de asombro, no estoy segura de que me vaya a contestar, pero aún así sigo mirándola directamente en espera de una respuesta.
 
  - Mi madre tiene mucho que ver - Responde en tono sarcástico- Desde un principio se empeñó que una Debnam siempre tiene que dar buena imagen, salir con los de tu misma clase social y destacar en todos los aspectos. -Hace una pausa tomando una respiración profunda antes de proseguir- Dylan es el hijo de su mejor amiga Gina y cuando me lo presentó, ya había organizado una cita para el día siguiente con él.  Intente con todas mis fuerzas escabullirme de aquello, pero ella se excusaba en que era lo mejor para mi, por lo que decirle que no, era envano.  Con los días comenzamos a salir, cosa que fue la mayor felicidad para ella, hacer lo que ella quería significaba hacerle feliz al igual que mi padre.- Suspira pesadamente,  en su mirada refleja tristeza cosa que me impulsa a abrazarle y hacer que se refugie en mi, pero contengo este impulso y la sigo mirando atentamente.- Cuando le dije que quería formarme en la carrera de  arquitectura  para ella fue una locura, se empeñaba en que yo siguiera sus pasos de doctora y ese fue el primer no que me atreví a darle, seguido de elegir ésta Universidad.

-Vaya, si que influye mucho tu madre en tu vida.- Digo sorprendida.

-Sí y eso aunque no quiera seguirá siendo así por un largo tiempo, hasta que me arme de valor para encararme a ella.

  Sin saber que decirle, me doy cuenta que mis brazos rodean su cuello, sintiendo así su respiración en el, sintiendo cómo se aferra a mí, como mi aire se ha transformado en su aroma durante unos segundos, hasta que ella se deshace de mi agarre.

-¿Tus padres a que se dedican?-Pregunta tímidamente.

-Mi madre es la directora del museo National Gallery of Art y mi padre falleció.-Respondo directamente y por el gesto de su cara parece que se arrepiente de haberme preguntado algo.

-Lo siento...siento lo de...

-No pasa nada, de eso hace ya muchos años.-Interrumpo sus disculpas con una media sonrisa.

-Me gusta el museo de tu madre, recuerdo que fui en varias ocasiones con mi madre a algunas de las nuevas exposiciones,  cosa que fue en lo único que acertó.-Sonríe ante lo último haciendo que la siga en ese gesto.

-Alycia si quieres puedes irte y hablar con Dylan, estaré bien.- Cambio de tema y aunque deseo dormirme  su lado, no le deseo ningún problema con el que robó a mi más apreciado obsequio que la vida me ha dado.
 
Ante mi propuesta ella me mira y parece más relajada. Sonríe y aunque estoy hipnotizada de su espléndida sonrisa , no entiendo cual es su motivo.

-¿Porque sonríes? -Pregunto dubitativa.
 
-¿Es que ya no quieres que te achuche?- Levanta sus cejas seguida de una sonrisa pícara,  cosa que hace que sonría.

-A eso no me voy a negar y si quieres acompañar esos achuchones con besitos,  tampoco me importa.- Al verla con media sonrisa y hacer que mi mente recapacite, me doy cuenta de lo que acabo de decir y rezo para que no se de cuenta de que mis mejillas han tomado un color rosado, lo sé porque las siento arder.

-Podría pensármelo- Sonríe poniendo una mano bajo su barbilla y haciendo el gesto de pensativa - Pero ahora en serio, quiero quedarme y hoy no me apetece hablar con Dylan, lo último que escuche antes de colgarle es que no iba a permitir que su novia andara en un trasto.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!