Capítulo 20

2.5K 372 192

Aviso: el capítulo está reescrito

Nadie sabe nada acerca del amor, nadie sabe qué es el amor, y quizá no es realista, y puede que lo idealicemos y cambiemos su definición. Pero el amor es querer, es amar, es llorar, es gritar, es reír, es mirar de otra manera, es promesas, es incertidumbre, es sinceridad y otras mentira, es apoyo, es amargo y al mismo tiempo dulce y es extraño y desconocido y siempre lo sentimos de maneras distintas.

Hay gente que cree estamos destinados a enamorarnos de alguien que está por ahí, en algún lugar que aún no hemos conocido. Otras hablan sobre esperar a tu otra mitad, hablan sobre la idea de tener con quien encajar, con quien ser alguien completo.

Y unos pocos hablan sobre las almas gemelas.

¿Qué es un alma gemela?

Un alma gemela es más, es sencillamente más. Es esa persona que mejor te conoce, que sabe cada una de tus manías, con qué frecuencia te enfadas, y cuando necesitas un abrazo. Es alguien que te inspira a ser mejor persona, es quien jamás te dejaría solo. Es quien te conoce, te acepta y cree en ti antes de que alguien más lo haga o cuando nadie lo hace. Y no importa lo que ocurra, siempre le querrás y eso no podrá cambiarlo nada. Y es esa persona que siempre cogerá tu mano, que reirá contigo, que llorara contigo y te apoyará hasta cuando nadie lo haga y no se irá, nunca lo hará.

Louis cree que la ha encontrado, y está corriendo lejos, porque tiene miedo, porque no puede enfrentarse a algo así, porque huir siempre parece menos dañino. Aunque le cuesta respirar, y su respiración se acelera conforme sus piernas hacen lo mismo y la acera parece quemar bajo sus pies, sabe que sus mejillas están húmedas y aún están siendo recorridas por lágrimas que no quieren dejar de caer y no le importa, y hay gente mirándole con extrañeza y no importa, solo tiene que seguir corriendo.

Ya se ha deshecho de esa odiosa toga azul, y el sol propio de junio hace que haya sido una mala idea vestir de negro aquel día, sus pantalones se sienten calientes contra la piel de sus piernas y la camiseta negra ha empezado a pegarse en su espalda a causa del sudor. Y no se ha dado cuenta pero para cuando lo hace sus ojos ya han encontrado el parque frente a él y no duda en sentarte en uno de los columpios.

Y llora

Y esta vez las lágrimas nublan su visión, y algo invisible aplasta su pecho asfixiándole y parece no haber aire suficiente para sus pulmones. Tiene miedo y todo parece demasiado, y tan real que él no puede soportarlo. Y sabe que no puede huir, que no puede irse tan lejos como él querría.

Y Harry ha dicho que está enamorado de él y definitivamente Louis no entiende eso.

Porque él es todo lo contrario a Harry, él tiene demonios y un humor de mierda por las mañanas y odia los lunes, e intenta no quejarse cuando sus pantalones ya son demasiado viejos, y sus Vans están rotas y suele morderse las uñas y muchas veces todo le parece demasiado y es solo el fin del mundo una vez más porque el mundo para él se acaba cada día.

Y Harry, Harry es esperanza, y el olor fresco de su colonia y rizos suaves y sonrisas sinceras que incluso aparecen hasta en los peores días y lágrimas que logra secar mientras dice que siempre hay razones para dejar de llorar. Y borradores de poemas que Louis ha descubierto en un cuaderno de cuero que siempre va con él, y hay manchas de tinta en las esquinas y una letra desordenada en versos hechos en medio de una tormenta

Y el cielo sobre él parece demasiado azul y jura que el sol se burla de él y la calidez hoy no siente bien y es agobiante, asfixiante y hace que la ropa se pegue a su cuerpo. Y está tan ocupado odiando su vida que no escucha los pasos aproximándose y seguidamente el columpio a su lado siendo ocupado emitiendo un ligero chirrido.

Rules of beauty ; Larry StylinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora