la fiesta part. 1

31.3K 1K 7

#Capitulo 13

- ¡I*diota! ¡A mí que me importa con quién estés!- pensé mientras hacía bolita con mis manos el papel.
Comencé a subir los escalones para ir a mi habitación, cuando al fin mi cerebro reaccionó. La cosa se ponía mejor, Justin no estaría hasta noche, asi que llegaría en plena fiesta, sonreí malvadamente mientras corría a mi habitación. Me cambié y busque por toda mi habitación, en todas mis bolsas y carteras. Ya que a veces dejaba efectivo en ellas.
Traía mi tarjeta de debito y el efectivo que había encontrado. Eran las cuatro de la tarde, tenía hasta las seis para comprar todo y tenerlo aquí en la casa. Asi me daría tiempo de arreglarme.
Baje corriendo las escaleras, pero cuando llegue a la puerta recordé que Justin tenía mis llaves. – ¡Ahora que hago!- pregunte en mi foro interno esperando alguna respuesta pero era inútil, podía ir en taxi, pero no traía mucho efectivo, y no creo que acepten tarjeta.– ¡Chris!- pensé emocionada – ¡Mi salvación!- saque mi celular de la bolsa, busque en el directorio ‘Chris’ esperando que siguiera siendo su celular
— ¿Sí?— contestaron del otro lado de la línea
— ¿Chris?— pregunte
— ¿Marianela?— pregunto del otro lado, ahora si estaba seguro de que era el
— ¡Genial!— dije emocionada —Chris… necesito un gran favor…— le dije en tono de suplica
—Si… ¿que necesitas?— me pregunto amablemente
—Esque necesito comprar unas cosas para esta noche… y Justin me quito mi auto y solo traigo mi tarjeta y no me puedo ir en taxi y Cait no trae auto y... — le dije aceleradamente
—Hey Hey… tranquila— me interrumpió riendo —En cinco minutos estoy en tu casa…— me dijo
—Gracias…— le dije tratando de recuperar el aliento
Colgamos y a los cinco minutos o menos ya estaba en la puerta de mi casa, subí a su auto
— ¡Enserio gracias! ¡Me salvaste!— le dije
—No es nada…— rio mientras ponía en marcha el auto — ¿y tú ‘niñero’?— rio por lo bajo
—Hey no te rías…— le golpe en el hombro —No está… por qué crees que vengo aquí…— le dije riendo
— ¿Qué? ¿No te deja salir?— me pregunto serio
—Si… pero ahorita estoy castigada…— le dije como si nada
— ¿Por?— me preguntó
—Por la estúpida de Jasmine…— le dije
—Ahh… ¿qué le hiciste?— me pregunto riendo
—Aun nada…— le contesté, él sabía muy bien como nos llevábamos Jasmine y yo
— ¿Y te dejo hacer la fiesta?— me pregunto sorprendido
—Mmm… no— le dije — ¡Es sorpresa!— le dije riendo
— ¡No cambias mujer!— me dijo riendo — ¿Que te hizo para ganarse tu odio?— me preguntó estacionando el auto
—Nada… simplemente lo detesto— le dije bajando del auto
—Sabes que creo yo…— me dijo después de ponerle la alarma al auto
— ¿Qué?— le pregunte sin entender
—Yo creo que te gusta…— me dijo mirándome para leer mi rostro, pero yo solo solté una sonora carcajada
— ¡Estás loco!— le dije
— ¡Vamos Mari te conozco!— me dijo entrando al supermercado
— ¡Pero me abandonaste mucho tiempo! ¡Asi que pude haber cambiado! O más bien ¡Cambie!— le dije
—Pues no te creo…— me dijo abrazándome por los hombros —Pero si tú lo dices, está bien—
Revise el crédito de la tarjeta, era suficiente, incluso compre cerveza y otras bebidas, era la ventaja de mi amigo de dieciocho años que más bien parece de veinte.
Después de comprar todo me llevo a casa y me ayudo a bajar las cosas, más bien bajo todo.
—Bueno…— dijo poniendo todas las bolsas en la mesa de la cocina —Nos vemos en la noche...— me dijo sonriente
—Gracias…— le dije una vez más antes de que saliera de la casa
Eran las siete de la noche, me había distraído mucho con Chris, acomode todas las cosas por todo el comedor y la sala, y todas las bebidas las acomode en el pequeño bar de la sala. Retire todo lo que se pudiera romper y, o maltratar.
Mire mi celular y eran las nueve de la noche, tenía una hora para arreglarme, asi que subí las escaleras a la velocidad de la luz, entre en la ducha sin siquiera dejar que el agua se templara, cosa de la cual obviamente me arrepentí.
Salí y busque en mi armario algo que ponerme, deje mi cabello suelto y acomode mi fleco recto.

Estaba terminando de maquillarme cuando escuche que tocaban el timbre. – ¡Cait!- pensé feliz y corrí por las escaleras, cosa que tenía que dejar de hacer si no quería caerme. Abrí la puerta y ahí estaba Cait
— ¡Wow!— dijimos al unisonó al vernos una a la otra, ambas reímos
— ¿Pues a quién esperas?— me dijo riendo
—Cállate que tu estas igual…— le dije siguiendo su risa —Sabes… Chris vendrá— le dije levantando mis cejas pícaramente
—Hay Marianela eso ya fue hace mucho— sus mejillas se tornaron de un color rosado que no era precisamente del maquillaje
— ¡Vamos! ¡Yo se que te sigue gustando!— le dije riendo
— ¡Eres una tonta!— me dijo riendo — ¿Y Justin?— me pregunto mientras entrabamos a la sala
—No está…— le respondí —Esta con la estúpida de su novia…— le dije con ¿rabia?
—Lo bueno que no estás celosa…— me dijo riendo
— ¡No lo estoy!— me defendí —Solo que ella es igual de detestable… ¿sabes? Son el uno para el otro— le dije riendo...
—Bueno iré a terminar de maquillarme y por mi celular, si llega alguien pues los dejas pasar…— Cait asintió con la cabeza, apenas iba a la mitad de la escalera y escuche el timbre, Reí y subí a mi habitación para terminar de arreglarme. Tarde menos de cinco minutos, tome mi celular y salí de mi habitación. La música ya podía escucharse, igual que una mezcla de voces. Llegué a las escaleras, las cuales ya estaban inundadas de gente, baje con algo de dificultad las escaleras, tratando de que no me empujaran. Entre saludos y unos que otros ‘halagos’, llegue a la sala, estaba parada a mitad de la sala, trataba de encontrar a Cait, pero era imposible debido a la enorme cantidad de gente que estaba en la casa. –Creo que explotar… será poco, de cómo se pondrá Justin- dije en mi foro interno
— ¿A quién buscas?— una voz masculina me sacó de mis pensamientos...

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!