Cap 104

44.6K 2.9K 658

-Es sobre mi hermano- John la miraba fijamente, la muchacha parecía que rompería en llanto en cualquier momento, era tan triste y frustrante la sensación que tenía en su pecho.

Quería llorar de nuevo.

Quería hacerlo.

Pero ella no se lo permitiría.

-¿Qué ocurre con él?- ella aún estaba en duda con respecto a contarle todo lo que le ocurría. Era un desconocido, no lo había visto nunca ¿por qué rayos le hablaría de sus problemas?

¿Qué pasaría si resultaba ser un violador?

-Pues...él es muy...muy importante para mi...y últimamente, se ha comportado de manera muy extraña- él parpadeó sin entender muy bien a que se refería.

-¿Extraña? ¿De qué forma?

-Pues....no sé. Él es la persona más alegre y molestosa que puede haber en éste planeta, es capaz de hacerte sacar una sonrisa aún cuando estes con ganas de morir. Él...puede ser el mejor consejero, mucho mejor que un estúpido psicólogo que solo busca sarcarte dinero a cambio de escuchar tus problemas.

John rió.

-Pero que aspecto más gris tienes acerca de los psicólogos niña- eso lo dijo con la intención de que la chica riera, pero no lo hizo- Creo que mejor que callo.- susurró para si mismo.

-Tú eres peor que un psicólogo.- expresó Allisa.

John vió a lo lejos una heladería, se acercó a ella y le hizo un gesto con la mano, Allisa entendió enseguida y caminó tras de él.

Cuando llegaron al lugar indicado, el muchacho enfocó su mirada en ella y le brindó una sonrisa tranquilizadora.

- Bien desconocida, haré que olvides tus penas- ella rodó los ojos y rió.

-Ya te dije que me llamo Allisa, además ¿me invitarás un helado?- el chico la miró confundido.

-¿Quién dijo que te invitaría un helado? Solo te traje a un lugar con aire acondicionado- una persona que estaba cerca de ellos escuchó lo dicho anteriormente y soltó una risita, susurró algo como "pobrecita" y se fue por otro lado.

Allisa no podía sentirse mas humillada.

-Eres un idiota, sabía que no debía hablar contigo- negó con la cabeza algo desilusionada y se dió la vuelta dispuesta a irse.

John también negó con la cabeza y agarró el codo de la chica impidiéndole avanzar.

-Eres tan llorona, era una broma desconocida, no era necesario enojarse- la volteó y notó que la mirada triste de ella había vuelto, él suspiró recordando su tristeza, porque sí, estaba muy triste.

Intentó sonreír tratando de parecer lo más convincentemente posible. Si ambos estaban desechos, con ganas de morir, y ninguno de ellos dos ponía su parte para estar felices ¿quién lo haría?

La felicidad no llega a nosotros si nosotros no luhamos por tenerla, hay que ser felices, hay que luchas por serlo, no dejarnos derrotar por las adversidades de la vida, eso es lo peor que puede hacer una persona, dejarse vencer, rendirse, llorar.

Prácticamente, ambos hicieron eso.

Allisa notó que el chico recién conocido empezaba a ponerse algo melancólico, y es ahí cuando ella supo que él también tenía problemas.

Desconocido En Línea [DEL #1] ¡Lee esta historia GRATIS!