Capítulo 16

2.3K 376 142

Y resulta que los monstruos sí existen y aparecen en el momento en el que un monstruo debería aparecer, cuando tienes miedo y solo hay oscuridad. Y piensas que solo los niños creen en ellos, y aseguras que es así. Pero entonces los ves, están ahí, quizá en tu cabeza. Y algunos de ellos representan tus inseguridades y cuando te miras al espejo ahí están, rugiendo, chillando. Otros son todas esas verdades que tanto miedo tienes a decir y que luchas por no admitir, pero están ahí. Gritando y exigiéndote que digas la verdad, pero tienes miedo y solo ruegas que dejen de hablar.

Pero Louis cree que Harry no los ve, que él no puede vivir rodeado de monstruos, que nada vive escondido en su armario o debajo de la cama o en su propia cabeza. Porque Harry es color, y es tonos chillones y tonos pastel y dorado en los bordes, porque Harry es luz, y solo a veces oscuridad, porque Harry es el sol y algunos días un cielo nublado. Pero Harry no tiene monstruos, no tiene bordes cortantes, ni miedos asfixiantes. Harry sabe enfrentarse a sus problemas y Louis, Louis solo huye esperando a que llegue el silencio a su cabeza.

Sus ojos aún se encuentran estudiando la habitación, ha estado allí innumerables veces pero en cada rincón encuentra a Harry, y nunca se cansaría de mirar a Harry, porque es fascinante, porque es diferente y porque siempre hay algo nuevo. Y no deja de mirar aunque sabe que ese armario frente a él siempre ha estado ahí y que es lo suficientemente amplia como para que dos personas quepan en él, y sabe que tras él hay una cama vistiendo sábanas verdes y un edredón con un estampado de flores y que por supuesto justo encima del cabezal blanco de esta hay una ventana con ligeras cortinas blancas que se mecen con suavidad. Bajo sus pies un suelo de parqué color miel aunque un poco más claro, al otro lado de la habitación un sillón blanco con un par de cojines verdes, y botas colocadas al lado de la puerta y junto a esta un escritorio pequeño repleto de lápices, bolígrafos, apuntes y en un rincón varios pintauñas y cosas que Louis no puede identificar.

Suspira y se deja caer en la mullida y suave cama, su vista ahora está clavada en el blanco y desnudo techo en el cual solo puede ver algunas grietas y una sencilla lámpara blanca que cuelga de él en un clave igualmente blanco. Pronto logra es escuchar los pasos de Harry aproximándose y Louis no lo mira hasta que nota la mirada de Harry fija en él.

Y traga saliva e inconscientemente sus ojos se abren un poco más de lo normal, abre la boca pero ninguna palabra o sonido sale de entre sus labios y vuelve a cerrarla, Harry lo mira con diversión y confusión al mismo tiempo.

"¿Estás bien?" pregunta Harry con una ceja alzada, Louis asiente con dificultad.

"Llevas una.." balbucea "una.."

"Sí, Louis llevo una falda y tú unos pantalones, ¿alguna pregunta más?" se cruza de brazos con un gesto aburrido.

Louis niega pero sigue sin levantarse de la cama y mira incrédulo a Harry.

"¿Vas a ir así?" cuestiona señalando la falta negra, Harry la mira durante unos segundos y después devuelve su mirada a Louis confundido.

"Esa era la idea" responde con obviedad, Louis traga saliva de nuevo y Harry puede ver ni siquiera intentarlo cuan nervioso está.

"Pero, tu..no, es decir tu" Harry lo observa expectante "eres un chico" dice finalmente.

"Sí, soy un chico y tengo pene, y esto es una falda y tu también eres chico, wow hoy estamos aprendiendo muchas cosas, ¿no crees?" comenta con sarcasmo, el ceño de Louis se frunce.

"Harry, no estoy bromeando" replica con seriedad

"Ni yo, ¿podemos irnos ya?" suspira

Louis no se mueve, su ceño se suaviza y baja la cabeza.

"Llevas una.."

"Ya lo sé, creí que habíamos aclarado ese punto" contesta con exasperación

"Pero..—"

"¿Puedes decirme ya cuál es el maldito problema con mi ropa?" Louis se encoge ligeramente ante el tono de Harry.

Levanta la cabeza pero no lo mira, pero aún sin hacerlo sabe que Harry tiene el ceño fruncido y que está luchando por no gritarle y Louis odia eso. Odia al Harry enfadado, odia su ceño fruncido, su mandíbula tensa y apretada y sus ojos verdes más oscuros de lo habitual, lo odia porque le recuerda a los monstruos a los cuales él teme y Louis no quiere temer a Harry.

"Nos mirarán" contesta oyendo los pasos de Harry acercándose un poco más, lo mira de reojo y descubre una sonrisa amarga esbozada en sus labios. Y Louis lo odia.

"¿Y eso es lo que te importa? ¿El qué dirán?" pregunta sin recibir una respuesta "¿Tanto te avergüenza ser mi amigo?" y hay dolor en su voz y Louis no puede soportar eso.

"Harry, no" dice mirándolo "no eres mi amigo"

"Oh, genial ni siquiera soy eso para ti" de nuevo el dolor y la amargura en sus palabras, Louis se levanta y se acerca con cautela a él.

" Harry " dice aún dejar de mirarlo, sus ojos azules estudian con cuidado el rostro de Harry

"Solo vámonos, llegaremos tarde" y Louis solo observa como Harry sale de la habitación y lo odia, y odia la seriedad en su expresión y odia saber que él es el culpable.

El camino hacia el Instituto es silencio y tenso y Louis mira de vez en cuando a Harry y él parece ignorarlo. Las clases pasan con la misma lentitud de siempre, y Harry sigue sin mirarle y Louis aún odia eso. Tampoco se sienta a su lado en la cafetería, y Niall se disculpa y va hacia la mesa donde Harry come solo y Louis se dedica a mirarles con el ruido del parloteo de Liam de fondo.

Y esto se repite durante uno, dos, tres, cuatro y hasta cinco días y Louis lo odia por lo que no es sorprendente cuando decide seguir a Harry al verlo caminar hacia el baño y sin dudarlo lo coge del brazo y se encierra junto a él en uno de los cubículos.

"Lo siento" y es lo único que dice y en sus ojos hay arrepentimiento y esperanza y por un segundo cree que esas dos palabras van a devolverle la amistad de Harry.

"Ya" y Harry lo está mirando "¿qué sientes exactamente?"

"Todo" admite "puedes llevar lo que quieras, y ni yo ni nadie debería criticar eso. Y he estado pensando y bueno, al fin y al cabo es solo ropa supongo, y si tu te sientes bien llevando una falda, entonces hazlo así como pintas tus uñas o llevas pantalones muy ajustados. Lo único que debería importar es tu opinión y no la de los demás, y lo siento. Solo tengo miedo, yo no quería que alguien se riera de ti, o algo parecido. Pero tu no eras el problemas ni tu ni la falda, sino yo. Lo siento, Harry"

Una suave y lenta sonrisa se forma en los labios de Harry y Louis siente que el alivio invade cada parte de él.

"¿Me perdonas?" pregunta Louis

"Lo hice con el primer lo siento" Harry aún sonríe y Louis le abraza porque quiere y porque puede o no que echase de menos sus abrazos.

"¿Aún te gusta Green?" Susurra Harry

"Cada día más"

[N/A] Heyyyy, espero que os haya gustado y si queréis hacerme feliz comentad y votad. Cientos de gracias por leer.

Os quiero, Iris xx

Twitter: @avelouist

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Twitter: @avelouist

Rules of beauty ; Larry StylinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora