C A P Í T U L O C I N C O

3.6K 410 66


Decidí darles dos actualizaciones hoy.
Quieranme(? :v

~~~

Después de bañarse, desayunar y cepillarse los dientes, Louis decidió que ya era hora de cambiarse.

Tomó un jean azul oscuro, que le quedaba muy bien remarcando su bonita figura: un trasero redondo, junto con unas piernas firmes y muslos rellenos. Se colocó una camisa celeste manga larga, la remango por encima de su codo,  mientras que unas vans negras ocultaban sus pequeños pies.

Una vez vestido tomó las llaves del auto y de la casa guardandolas en su bolsillo junto con su celular.

No había observado si había recibido algún mensaje, pero lo haría luego.

Como rutina diaria entró al ascensor para dirigirse al tercer piso. Donde con algo de cansancio siguió el camino hacia su pequeña y apretada oficina, infestada de papeles por todos lados.

Tenía que darles una extensa y profunda leída a cada una de las fotocopias. Eran demasiadas para el gusto del castaño, pero era su trabajo.

Sonrió. Aunque a veces tuviera demasiado trabajo, le gustaba, podía mantenerse ocupado.

Después de estar unos treinta minutos leyendo y leyendo montañas de papeles escuchó unos suaves golpecitos sobre la madera rojiza, que se encontraba cerrada.

Se levantó, no sin antes colocar todo en orden, y se dirigió a la puerta para abrirla. Un rostro familiar lo hizo sonreír.

-Kate. -La rubia al otro lado de la puerta sonrió, mostrando sus perfectos dientes.

-Lou. -Se acercó a el, dándole un pequeño y cariñoso beso sobre su mejilla . -El jefe quiere verte en su oficina, me pidió que sea ahora.

-Oh. -Louis frunció las cejas.

-Por lo visto quiere presentarte a su nuevo socio, he visto entrar a su oficina a un hombre muy guapo hoy, luego tuvieron una larga charla y ahora quieren hablar contigo. -Contó Kate algo pensativa. -De seguro para informarte que tendrás más trabajo, eso supongo... -La chica de ojos verdes solía hablar bastante mientras hacia alguna que otra mueca.

El más alto, porque si, Louis era tan sólo un poco más alto que Kate, la observó ondularse su lacio cabello con sus dedos, el cual le llegaba hasta un poco más abajo de su marcada cintura.

-¿Y? -Lo sacó de sus pensamientos. -Tienes que ir. -Antes de que el castaño pueda decir algo más ella lo tomó del brazo sacándolo de su oficina.

-Si... -Dijo torpemente mientras se tropesaba con sus cortas piernas.

Usaron el ascensor, se dirigieron al piso siete y después de caminar un poco por el largo pasillo ya se encontraban frente a la oficina del jefe.

-Muy bien Lou. -Lo observó por un rato y al ver que no reaccionaba decidió tocar la puerta. Se escucho un suave "pase" y tomando Kate la mano del castaño entraron.

-Louis Tomlinson ya se encuentra aquí señor Malik. - Informó a su jefe, quien estaba sentado detrás de su oficina charlando con alguien que hasta entonces se encontraba de espaldas a ellos.

Podía verse su corto y algo ondulado cabello color chocolate y una marcada y ancha espalda reposar sobre la silla.

-Muy bien. -Observó al sujeto frente a el y al verlo asentir se levantó. -Señorita Somerh deseo tener una conversación con usted en este momento, ¿Podría ser? -Preguntó con su voz amable y suave. La rubia asintió con sus mejillas algo sonrojadas.

-Estaba viendo unos papeles pero si usted desea lo dejaré para después. -Dijo con respeto mientras tomaba sus manos con nerviosismo.

-Genial. -Vió a su jefe sonreír y acercarse a ella. -Vayamos a tomar un café. -Salio de su oficina e inmediatamente Kate salio detrás de el, no sin antes darle un apretón a la mano de Louis.

Al segundo la puerta fue cerrada y el hombre que hasta ahora había estado de espaldas a Louis se levantó.

Louis ya sabía quien era, lo supo desde que entró, sin embargo no pudo evitar echarle un vistazo a su cuerpo. Se veía hasta más alto que antes y su melena ahora ya no existía.

-Señor Tomlinson. -Su voz grave mando una corriente eléctrica por todo su cuerpo obligándole a morder su labio inferior por el nerviosismo que sentía en ese momento.

-Harr- Señor Styles. -Dijo soltando un suspiro.

El más alto dio la vuelta recostandoce por el escritorio observandolo con una preciosa sonrisa marcando sus profundos oyuelos.

El castaño se armó de valor tomando aire profundamente.

-¿Qué necesita señor? -Preguntó. Se alegró al no sentir su voz vibrar.

-Necesitamos hablar. -Después de esas palabras decidió sentarse pero esta vez detrás del escritorio. -Siéntate Louis. -Louis. El nombrado suspiro y se acercó para luego sentarse y clavar su mirada azul en los verdes frente a el.

Mi Posesivo Ex Novio (Larry Stylinson)¡Lee esta historia GRATIS!