ín Carlista de Madrid

Comenzar desde el principio

Como continuaron los desmanes antirreligiosos de la República, se pensó en la necesidad de tener preparado un alzamiento que fuera general y popular. Mussolini, jefe del gobierno italiano, había aceptado recibir a una comisión española formada por el General Barrera, en representación del Ejército, por Antonio Goicoechea, en la de los monárquicos alfonsinos, y Rafael Olazábal por los carlistas. Se pensó que la nueva y pujante juventud debía estar representada en la comisión, y por ello se designó a Lizarza para formar en la misma. Se pretendía la ayuda de Mussolini para organizar el alzamiento general contra la República. Se entrevistaron en Roma el 31 de marzo de 1934 con el Duce, actuando de introductor el general Italo Balbo. El Duce prometió ayuda, concretada en armas y dinero. Preguntando por el orden a establecer al triunfo, de si sería la monarquía y si se había pensado en un hijo de Alfonso XIII, ya que éste era rechazado por todos, fue Lizarza quien, con un gesto característico, cerró el sólo pensar en aquella posibilidad. “Ya veo que no están Vds. de acuerdo en ese punto, pero eso lo resolverán Vds., pero todos están conformes que el movimiento sea monárquico y de tendencia representativa y corporativa”, dijo Mussolini. No llegaron las armas, pero pudieron organizarse los viajes a Italia de jóvenes

5

Antonio Goicoechea

General Barrera

Manuel Fal Conde

José Luis Zamanillo

ellBtodeetín l Madrid car is a

Como el Coronel J. E. Varela, que venía actuando como “Jefe Nacional de Requetés”, y que había redactado sus “Ordenanzas militares”, no podía moverse con libertad, José Luis Zamanillo es designado Delegado Nacional de Requetés, asesorado por el Teniente Coronel Ricardo Rada. Antonio Lizarza es nombrado “Delegado Regional de Requetés de Navarra” (5 septiembre 1934), que a su vez sería acompañado y asesorado más tarde por el también Teniente Coronel Alejandro Utrilla. Pretendía, en suma, el Carlismo hacer su propia insurrección. Contaba con el General José Sanjurjo, desterrado por la República en Portugal, nacido en Pamplona, hijo del Coronel carlista Justo Sanjurjo, muerto en la tercera guerra, en la batalla de Udave (26 junio 1873). Se creó en San Juan de Luz una Junta Militar bajo la presidencia del General Mario Muslera, antiguo colaborador de Primo de Rivera. La organización de Navarra, que no había tenido carácter militar en manos de Generoso Huarte, de Agustín Tellería y de Ignacio Baleztena, dio un cambio espectacular. Antonio Lizarza recorrió Navarra, nombrando hasta 77 jefes locales en todos los valles y pueblos. En Pamplona, las primitivas “decurias” quedaron transfor madas en “patrullas”, y luego en “grupos”. Con el Capitán Villanova se organizaron los tres primeros “piquetes”, y seguidamente, el “Primer Requeté”, o Compañía, al mando de Jaime del Burgo y de Mario Ozcoidi.

Comenzó la traída propia de armas, ya que la prometida en Italia nunca se materializó. En marzo de 1935 había encuadradas 300 boinas rojas en la capital y 5.394 en la provincia. Los mítines y las concentraciones eran constantes. En enero de 1936, con la venida a Navarra del Asesor Militar Teniente Coronel Utrilla, se organizó el primer

ento nocimi stoEl co a hi nuestr rantía de la ga uro. ria es tro fut s de nue

Difunde la prensa

6

carlista

Tercio o Batallón, el llamado “Tercio de Pamplona”, que constaba de 3 Requetés o Compañías, mandadas aquél por D. Silvano Cervantes y los Requetés por Jaime del Burgo el primero, Mario Ozcoidi el segundo y Esteban Ezcurra el tercero. Por otro lado, el General Mola había sido desginado Gobernador Militar de Navarra, y llegado a Pamplona el 14 de marzo, el 19 de mayo aceptó ponerse al

ín Carlista de Madrid¡Lee esta historia GRATIS!