Capítulo 17

2.4K 156 3

Lauren POV

Me encontraba en la cafetería de la Universidad con Vero. No habíamos asistido a la clase, no teníamos ganas.

Dentro de cinco minutos será la hora del receso y podré ver a Camila. No la veía desde el sábado por la noche y tampoco hemos coincidido en nuestros tiempos libres de entre clase y clase.

— ¿Desesperada por ver a Camila? —Vero sonreía burlona.

— Cállate.

— Nunca te había visto así por una chica —se cruzó de brazos.

— Camila es diferente. Ella dice que no le intereso, pero eso no me lo creo.

— Es raro que no le intereses a una chica. Todas van detrás de ti y de mi —Vero era igual de arrogante que yo.

— No eres la más indicada para opinar. Lucy te tiene igual —su sonrisa se borró y me fulminó con la mirada.

— Entre ella y yo no hay nada —miró hacia otro lado para quitarle importancia.

— Lo que tu digas.

— Estos días he visto mucho a Camila con Hailee —sé que lo decía para molestarme.

— Me da igual. No creo que le guste enserio Hailee —eso espero.

— Ten cuidado. Te la pueden quitar —comentó divertida.

— Si al final tiene algo con ella, no me importaría —Camila no me gustaba. Solamente me atraía.

— ¿No? —levantó un ceja.

— No —reconozco que quizás si me llegue a molestar un poco.

— Perfecto entonces, porque no harás un escena de celos en media cafetería —la miré con el ceño fruncido y ella movió la cabeza señalando la puerta de la cafetería.

Era Camila con Hailee agarradas de la mano como una pareja.

¿Acaso estaban saliendo? No lo sé, pero tengo que saberlo.

Por el rabillo del ojo vi que Vero les hacía un gesto para que se acercaran a nosotras. Lo que me faltaba.

Una vez estuvieron al lado de nosotras, nos saludaron con una sonrisa.

— Me apetece haceros una pregunta y creo que Lauren también —sabía cual iba a hacer.

— Hazla —dijo Camila con una sonrisa. Se veía muy feliz junto Hailee. Y eso me jodía bastante.

— ¿Estáis saliendo? —preguntó mi mejor amiga.

Camila y Hailee se miraron con una sonrisa antes de contestar.

— Sí —lo confirmaron a la vez.

Mi cuerpo se tensó y apreté los puños bajo la mesa. Otra vez los estúpidos celos. ¿Por qué cojones me molestaba que Camila estuviera con ella? Solo me atrae físicamente, no tengo sentimientos por ella.

— ¡Felicidades! —dijo Vero emocionada —. Hacéis buena pareja. ¿A que si, Lauren? —le encantaba joderme.

— Sí. Tal para cual —dije haciendo como que pasaba del tema.

Después de un rato me largué de ahí. No podría aguantar un minuto más con la nueva pareja del momento. Vero se quedó con ellas. No le tocaría estar de sujetavelas porque cuando salí, me encontré con Ally y entró en la cafetería.

Me quedaba un clase más antes de poder irme a clase, pero me da igual, me iré ahora.

Caminé lo más rápido a mi coche, me subí y me fui.

***

No sé porque estaba en la salida de la Universidad esperando a Camila. Debería seguir en mi casa tirada en la cama escuchando música.

Recordé que no tenía coche para ir casa y no lo pensé dos veces en venir a buscarla. Ahora me arrepiento, quizás Hailee si tiene y la lleva a casa.

La vi salir por la puerta de la Universidad sola. Que bien.

Al principio no se dio cuenta de que estaba ahí, pero cuando lo hizo, me miró seria y paso de largo.

La seguí, no iba a dejarla ir sin más. Agarré su brazo como siempre hacía para detenerla. Empezaba a ser una costumbre.

— ¿Qué quieres, Lauren? —no entendía su comportamiento. ¿Había hecho algo mal?

— Quiero llevarte a casa en coche.

— Prefiero ir andando —tendré que convencerla.

— Por favor, Camz —hice un puchero y vi cómo quería sonreír, pero se estaba resistiendo.

Ella suspiró indecisa. Agarré sus manos y empecé a caminar hacia atrás tirando de ella.

— Vamos. Solo quiero llevarte a casa —una sonrisa se extendió por todo su rostro y supe que vendría conmigo.

— No sé cómo consigues que acepte —caminamos al coche.

— No te puedes resistir a mi —ella movió la cabeza de lado a lado y me empujó en broma.

— Eres tu la que no se resiste y va detrás de mi todo el tiempo —me reí porque era verdad.

— Es que ese culo que tienes es como un imán —bromeé.

— Pues este culo le pertenece a mi novia —dijo en broma —. Mentira. Es solo mío.

— Bien —dijo con una pequeña risa.

Una vez dentro de coche, empecé a conducir hacia su casa.

— ¿Cuando empezaste a salir con Hailee? —tenía que saberlo.

— El domingo —me quedé unos segundos en silencio.

— Se os ve bien juntas —le dije eso porque no quería que supiera cuando le molestaba.

— Gracias —no dije nada más.

A mitad del camino. Alargué mi mano hasta su pierna, cerca de su rodilla, y la dejé ahí.

Se tensó por un momento, pero le di unas leves caricias y acabó relajándose. Me alegró que no me apartase la mano.

— Hemos llegado —dije cuando estábamos enfrente de su casa.

— Gracias por traerme.

Nos quedamos mirando fijamente sin decir nada. Mi mano seguía en su pierna. La quité suavemente.

— Siento que quieres decirme algo —rompió el silencio la chica que me estaba volviendo loca.

No se equivocaba. Quería decirle algo. Quería decirle que me molestaba verla con Hailee.

— No me...—no pude seguir porque su móvil empezó a sonar.

— Lo siento —se disculpó Camila. Vi en la pantalla que era Hailee quien la estaba llamando.

La llamada no duró mucho. Solo entendí que Hailee se disculpaba por no poder llevarla a casa.

— Continúa —me pidió cuando cortó la llamada.

— No tengo nada que decir —mentí. Ya no quería decírselo. No sería buena idea.

— Sí quieres decirme algo, hazlo. Te escucharé.

— Quería saber si me dejarías tocarlo —bromeé mirando si trasero y me golpeó el brazo para luego reírse.

— Estás obsesionada con el.

— Demasiado —era mejor decirle eso a lo otro.

— Me tengo que ir. Nos vemos mañana —se despidió.

— Te recogeré por la mañana —no la dejaré ir andando.

— No hace falta.

— Lo haré de todas formas —no me importaba si se negaba. La llevaré en coche quiera o no.

— Lo sé —me sonrió —. Adiós, Lolo.

— Adiós, Camz.

Cuando la vi entrar en su casa, me fui.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!