Capítulo 15

2.5K 374 231

Presente/Actualidad

Y todo era gris y hecho de pequeñas e insistentes gotas que se pegaban a los cristales de las ventanas, de una brisa fría que había obligado a Louis y Harry a acurrucarse bajo una gruesa manta cuando la calidez de su ropa no fue suficiente. Y está hecho también de caricias y lágrimas que se han secado sobre las mejillas de Louis, una respiración que ha conseguido calmarse y una mirada comprensiva y preocupada a su lado. Está hecho de uñas pintadas de azul pastel que han logrado hacer sonreír a Louis, y de un rizado pelo recogido en un moño que Louis ha querido deshacer incontables veces, porque añora acariciar el pelo de Harry, porque le gusta la suavidad de este entre sus dedos y la expresión relajada de Harry ante las caricias.

Ambos están solo mirando hacia la ventana, la cabeza de Louis está sobre el pecho de Harry y Harry abraza a Louis con ambos brazos dando suaves caricias en el abdomen de Louis. Los labios de Harry ya han dejado múltiples besos en la sien y el pelo de Louis y él aún puede sentir la sensación de los labios de Harry sobre su piel y la calidez de su aliento. Niall se había ido hacia dos horas diciendo algo sobre un trabajo de historia, y América y Marianne se habían ido a su habitación con la excusa de dejarles algo de privacidad pero Louis podría jurar que había visto a América asomarse por el pasillo con curiosidad y volver a la habitación con una sonrisa.

Louis ya había dejado de llorar y parecía que su mente se había cansado de gritar, y Harry no había dicho ni una sola palabra y se limitó a abrazarlo. Louis empezaba a sospechar que solo el aroma de Harry podría llegar a calmarse, podría conseguir que su corazón volviese a latir con normalidad, que el oxígeno entrase con más facilidad en sus pulmones, que sencillamente se sentía como un hogar.

Porque Harry para Louis era seguridad, calidez, suavidad, un todo irá bien que realmente no importa si no llega a cumplirse, un abrazo en medio de las lágrimas, risas sinceras y ruidosas, sonrisas brillantes y color. Porque Harry era el color que Louis siempre había necesitado entre tanto blanco y negro. Había descubierto que entre las tonalidades de gris habían rosas pálidos, azules eléctricos, rojos intensos y naranjas chillones y es aterrador, y hay demasiada luz pero Louis no quiere irse.

"¿Ser gay está mal?" pregunta Louis rompiendo el silencio, no está mirando a Harry pero sabe que su ceño se ha fruncido ligeramente.

Y puede que piense que Louis es un maldito ignorante, pero ya es demasiado tarde para disculparse por tal pregunta.

"¿Por qué iba a estar mal? No importa de quién te enamores, con quién te acuestes o a quién beses. No importa si es un chico o una chica, sigue siendo amor y es igual de válido" respondió Harry con suavidad aunque Louis puede sentir como su cuerpo se ha tensado y de repente se siente mal por eso.

Pero continúa hablando aún sin atreverse a mirarlo.

"El amor es amor, ¿no?" Harry sonríe con los labios contra el suave pelo de Louis y él interpreta eso como un sí. " ¿y por qué hay gente que no está de acuerdo?" insiste, después finalmente mira a Harry. Mordisquea su labio inferior mientras espera a que Harry responda.

Harry toma una respiración profunda y se hunde un poco más en el sofá y Louis lo imita negándose a separarse de él.

"Porque son unos ignorantes, Lou" contesta "por eso, porque no entienden ni hacen el esfuerzo de entender nada. Creen que su pensamiento es el correcto, que lo son y lo que hacen ellos es lo que está bien porque es lo que ellos llaman normal, y lo demás sencillamente es erróneo" añade mirando a Louis quien desvía la mirada y abraza un poco más fuerte a Harry, sus ojos se clavan en el grisáceo cielo que puede verse a través del mojado cristal de la ventana.

"Pero se equivocan, ¿verdad?" y si Harry nota la ligera desesperación y preocupación en la voz de Louis no dice nada.

"Por supuesto, amor" le tranquiliza "no tienen razón, y ellos no son nadie para establecer qué es normal y a quién se puede o no amar" deja un suave beso en la cabeza de Louis y el cuerpo se este parece volver a relajarse por completo.

Rules of beauty ; Larry StylinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora