1

8.7K 608 412

El irritante sonido del despertador inundó la habitación. Freddy saltó de la cama, siempre se asustaba con ese sonido. Dio un pequeño bostezo y se estiró. Hoy era el día, su primer día de clase en su nuevo instituto.

La verdad es que por una parte él tenia ganas de ir, pero otra tenia miedo, miedo de Fred. La otra vez la fastidió todo.

Fue al baño, a lavarse la cara para despertarse, aún que con el susto de siempre ya lo había conseguido. Se peinó un poco y se puso es uniforme, luego bajó a desayunar.

—Hola hijo, ¿ya tomaste las pastillas? —Preguntó su madre. Como siempre hacia...

—Ahora, ma. —Dijo sentandose cogiendo una manzana y llevándosela a la boca.

Después de desayunar, Freddy fue al baño para coger el bote de pastillas. Tenia que tomar tres pastillas por las mañanas diarias.

Llenó un vaso de agua y con el se ayudo a tragar las pastillas. El puso cara de asco, pues las pastillas no estaban muy ricas, que digamos.

Luego se fue a coger el auto bus para ir a clase.

***

El día pasó volando, y una sonrisa se dibujó en la cara de Freddy durante todo el día. Las cosas iban para bien. Había hecho amigos, una banda de música para el evento de primavera, con un cantante muy bueno y un guitarrista épico con el que había presenciado una batalla impresionante con el guitarrista del equipo contrario. Y lo mejor de todo es que no había presencia de Fred.

¿Quién es Fred? Fred es el hermano "fallecido" de Freddy, pues por causas de la vida, su cuerpo murió pero su alma se posó en el cuerpo de Freddy. Él era el opuesto de su hermano. Freddy era simpático, amable y todo un caballero, y bueno, Fred...Fred era todo lo contrario.

En su antigua escuela, Fred lo fastidió todo, sus amigos, su reputación, su vida. ¡Pero eso no volvería a pasar! Freddy estaba seguro, mientras tomara esas pastillas y controlara sus sentimientos todo estaría bien. Ya no volvería a salir, el controlaría su cuerpo, sus decisiones y él no volvería a molestar.

—Freddy, ¿has escuchado algo de lo que te he dicho? —Preguntó una chica rubia de ojos color violeta, con el nombre de Chica.

—¿Eh? P-Perdón, estaba distraído. —Dijo Freddy con un leve sonrojo de vergüenza en sus mejillas.

—Mañana hay que estar temprano en la escuela para ensayar. ¡Recuerden que no pueden faltar! Y recuerden llevar sus instrumentos. —Dijo Chica.

Todos asintieron o dijeron un sí. Ya era la hora de irse a casa. Freddy perdió el auto bus, sabia que el día iba demasiado bien, algo tenia que pasar. Él suspiro y Golden, uno de los integrantes de la banda con un micrófono como arma, le dijo que le podía llevar en su limusina, pues sus otros amigos ya se habían ido. Él le dio las gracias.

—¡Tu limusina es muy grande! —Dijo Freddy impresionado.

—Señor Golden, aquí tiene la agenda de hoy. —Dijo el que parecía el asistente, entregándole una agenda digital. Él la recibió y empezó a leer.

La limusina paró en frente de la casa de Freddy.

—Gracias, Golden. Hasta mañana. —Dijo saliendo.

—Adios, Freddy. — Sonrió.

Entró a su casa, donde su madre le esperaba con una sonrisa. Luego cenaron, se ducho y se fue a dormir. El día había ido a la perfección.

Y Freddy esperaba que siguiera así.

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!