Capítulo 6 -Hogar, dulce hogar.

5.9K 484 2

                  

— ¿De qué mierda hablas? ¿Cómo que atacaron a Marion? —gruñó Cole alejándose de mí rápidamente y encarando a Jason.

El tensó la mandíbula.

            —Fueron a casa, forjaron la entrada, golpearon a John y al entrar, empujaron a Marion por las escaleras, salió ilesa, es casi un milagro...—habló rápidamente Jason.

            —Dejaron un mensaje. —susurró Cole—Maldita sea...—gruñó él lanzando una mesita de noche, de manera que me hizo saltar del susto.

Fruncí el ceño acercándome rápidamente.

            —Cole, basta. —pedí, intentando tranquilizarlo.

Él me miró y noté como su gesto se tranquilizaba, sólo un poco.

            —Iremos. —susurró él mirando a Jason, el botó un suspiro—deben de estar asustados, les daremos seguridad y esperaremos, necesitamos un plan, lo sé, pero por ahora, es mejor ir a ver a Marion.

Jason asintió con la cabeza —Les avisaré.

Fue cuando Jason se fue de la habitación. Miré a Cole, y estaba segura de que en mi rostro había un gran signo de interrogación.

            — ¿Quién es Marion? ¿Quién envió un mensaje? —pregunté rápidamente.

            —Marion es la mujer que me crio sin ser mí madre y nos necesita ahora. —se limitó a responder para dejarme también sola en el cuarto del motel.

➢➣➣

En el auto, Jason se cernía a hablar por teléfono con quién parecía ser Nate, Cole conducía y yo estaba a su lado mirando su perfil de reojo.

            —Quiero saber de Marion. —hablé mirándolos. Ambos compartieron una mirada de reojo por el espejo retrovisor. Fruncí el ceño indignada— Si voy a ser parte de esto, quiero saberlo todo. Hablen. —pedí.

Noté como Cole apretó sus puños en el volante.

            —Marion es la madre de Nate. —explicó Cole— Jason tenía un padre abusivo y a su hermana, yo no tenía a nadie. Éramos amigos, los tres, y Marion nos protegió de todo: de los policías; que iban a su casa en busca de nosotros por ser muy problemáticos; del padre de Jason, de los abusadores de la cuadra, de todo. Nos sirvió un plato de comer, sin estar obligada y por eso, le debemos todo.

Mi corazón se encogió escuchando las palabras de Cole. Aunque por fuera estos hombres parecieran hechos de acero, por dentro si eran humanos y tenían una madre, porque eso era lo que Marion era para ellos.

Sonreí sabiendo que eso era lo que les hacía diferentes.

            —Entonces, ¿Por qué alguien querría dañarla? —pregunté.

Jason habló:

            —Para enviarnos un mensaje: Aléjense. Cuando es claro, que nos estamos acercando a algo y ellos no quieren que lo sepamos.

Miré a Jason.

            —Dejen de hablar en clave y díganme qué es lo que está pasando. —exigí. Jason se limitó a observarme.

            —Llegamos. —dijo Cole estacionando el auto, Jason se bajó.

En cuanto el auto fue estacionado, salí de este para observar en donde estábamos. El lugar, era bonito. Alrededor, sólo había áreas verdes, una carretera y en medio, una casa muy grande... hasta lujosa.

Almas Marcadas - I Libro.¡Lee esta historia GRATIS!