CAPÍTULO 38 ~ La mejor noche ~

1K 158 27

********************COMENTAR Y ESTRELLITA************SUBI DOS CAPÍTULOS, UNO ES POR EL VIERNES QUE NO SUBÍ HEHEHE

Trago saliva ruidosamente mientras mi garganta parece secarse. Inhalo hondo y llevo mis manos su pecho, quedándome mirándolo fijamente al rostro.

-¿Qué tanto de ella quieres que me la quite?—

El sonríe complacido, apartándose un poco.

-Veamos... primero los pantalones—Murmura sugestivamente. Su rostro es ahora una máscara llena de curiosidad y excitación.

Llevo mis manos con lentitud hasta el broche de mis pantalones, desabotonándolos para luego deslizarlos por mis piernas; no obstante, me veo detenida por mis zapatos ¿cómo quitarme mi pantalón si tengo encima los zapatos?

Rápidamente me deshago de mis zapatos y culmino con mis pantalones.

Levanto la vista hacia JungKook, hallándolo perdido en algo más debajo de mi camiseta. Trago saliva y muevo mis piernas juguetonamente. "Me apena que tenga que mirarme tanto"

-¿Te quitas la camiseta?—Pregunta con la voz ligeramente ronca.

Respiro hondo y tomo mi camiseta por los bordes inferiores, quitándomela con rapidez. Ahora solo me hallo en ropa interior, por lo que intento cubrirme con las manos.

Veo a los zapatos de JungKook dirigirse hacia mí, bueno, no específicamente sus zapatos. No es que sus zapatos hayan abandonado sus hermosos pies y ahora se muevan solos.

Lo primero que hace él es posar delicadamente sus manos en mis caderas, tomando los costados de mis bragas entre los dedos. Una oleada de calor se apodera de mi cuerpo, mandando escalofríos a cada nervio de mi cuerpo. Rápidamente trago saliva y cierro los ojos, mientras sus manos esta vez se mueven lentamente hasta la parte baja de mi espalda, justo encima de mis bragas, luego baja las manos por mis glúteos apretándolos. Enseguida continúa por mis muslos hasta rosa mi entrepierna, y es entonces que emito un gemido ahogado inmerso en placer.

Rápidamente detiene su acto y sus manos retornan a mis caderas mientras empuja de mí hacia él. Levanto la mirada con rapidez y me hallo con su boca sobre la mía, necesitada de algo más que un simple beso.

Subo con rapidez mis brazos a su nuca para rodearlo y aferrarme a él. Mi cuero se arquea y él me aprieta con ambos brazos, teniéndome ceñida e inmersa en un beso que me arrebata el aire.

Sus suaves labios acarician los míos, su lengua se entrelaza con la mía frenéticamente, y pronto sus manos ejercen fuerza en mí, levantándome del suelo para rodearle las caderas con las piernas. Me apoya contra la pared y mi cuerpo apenas distingue el frio de esta.

-Ahhh—Otro gemido escapa de mi boca cuando empuja sus caderas en mi entrepierna, dejándome percibir el bulto duro bajo sus pantalones. "Por una vez en mi vida, que nadie nos interrumpa"

Mis manos se deslizan por su espalda y toman la parte baja de su camiseta, tirando de esta hacia arriba. JungKook se inclina ligeramente hacia atrás ayudándome a deshacerse de esa prenda, quedando con el torso desnudo.

Su cuerpo se funde con el mío dejándome percibir el calor de su cuerpo, la suavidad de su piel y sus músculos tonificados. "Mi novio está más bueno que el pan"

Me aprisiona contra él y gimo ahogando el ruido a en su hombro mientras deseo lamer cada parte de su cuerpo.

-Dan. ¿Dan? ¿Dan?—La voz de mi padre un poco apagada se escucha. Rápidamente mis ojos se abren de par en par y un globo se desinflama en mi interior, suspirando de resignación. JungKook empuja sus caderas contra mi entrepierna provocando que rasguñe su espalda, pero mi padre vuele a llamar.

-¿Dan? ¿JungKook? ¿Por qué no responden? ¿Por qué han cerrado la puerta con seguro? Ábranme la puerta.

JungKook me permite posar en el piso y busca mi ropa para alcanzármela.

-¡Aquí estamos!—Respondo en un grito—Ya vamos. Ya vamos. ¡¿Por qué insistes tanto?! Intentamos dormir—Me coloco la camiseta—

-¿Durmiendo?—Pregunta mi padre-- ¿Con ropa o sin ella?—

Mando los ojos a rodar mientras me subo los pantalones. Aunque ciertamente no estábamos con ropa y tampoco nos encontrábamos durmiendo.

Salimos del cuerpo de baño mientras intento arreglarme el cabello, y JungKook toma asiento, cubriéndose tras la mesa, el problema que se le ha generado.

Tomo la perilla de la puerta y la abro, por lo que mi padre ingresa disparado a mi habitación mirando a todas partes con los ojos enloquecidos.

-¿Qué hacían y por qué se demoraban tanto?—

-Estábamos durmiendo—Finjo estirando los brazos y emitiendo un bostezo.

Mi padre mira hacia Kook y arquea las cejas.

-Entonces debo suponer que a tu novio le gusta dormir sobre la mesa—

-Me acabo de sentar aquí—Responde JungKook con un gento calmado. "Dios, cuando hace esa expresión, es tan sexy"

Mi padre nos sigue riñendo, pero debo confesar, que no me arrepiento de nada. "Y si tan solo hubiésemos tenido más tiempo, entonces quizá hubiese ocurrido más"

Los días pasan, y ahora más que nunca he visto a Ammy del mal humor, A Jimin exasperado, feliz, triste... esto es una locura. No sé lo que acurre entre ellos pero no creo que sea nada bueno; además Maryse está últimamente más desesperada porque JungKook le haga caso, o quizá le gusta que le golpee la nariz cada vez que lo intenta... "Siempre creí que era masoquista"

Un mes más tarde, me hallo vistiéndome con mi hermana para la fiesta que estado esperando mucho, porque es a la primera que asistiré decentemente vestida, y con pareja. Vaya... mi primer novio. "Estoy creciendo"

Mi hermana me ha depilado, lijado las uñas, pintado, arreglado y torturado nuevamente, porque asegura que me veré más atractiva. Lo cierto es que con los tacones que me ha prestado me quebraré las piernas antes de las diez de la noche.

JungKook vendrá a recogerme, y mi hermana ha conseguido una cita con alguien que ni siquiera conozco. El joven llega a la hora, pero JungKook parece que se ha hecho demasiado tarde.

Me siento en el sofá mientras mi padre me acompaña, pero JungKook no llega, aunque pronto llega una llamada a mi celular. Se trata de JungKook, por lo que respondo rápidamente.

-¿JungKook?—Dibujo una gran sonrisa en los labios-- ¿A qué hora llegarás?—

-Perdona, cariño—Murmura bastante despacio—Llegaré un poco tarde.

Hay un poco de interferencia, por lo que supongo que ha de hallarse fuera de casa, quizá también en la calle—

-¿Qué tanto?—Hago puchero—

-Solo un...--

-Mi amor—Se escucha la voz de otra joven en el teléfono—Vamos, deja ese teléfono y dame un beso.

Me he quedado ligeramente estupefacta ante lo escuchado, por lo que mi mente parece haberse truncado. Escucho más murmullos en los cuales parecen discutir JungKook y la joven con la que se halla.

-Dan. ¿Dónde estás? Necesitamos hablar. No te hagas malas ideas—Responde rápidamente—Dan...--

-¡Soy la ex de JungKook!—Grita la voz de la joven que la acompaña queriendo hacerse escuchar-- ¡Y él está conmigo en este momento! No irá por ti—

-Mierda—Escucho mascullar a JungKook, enfadado—

-Dan...-- Me llama él, pero no lo escucho más. Instintivamente he cortado la llamada y apagado el celular. Me quedo mirando hacia el frente mientras ligeras punzadas aparecen en mi pecho. "¿Cómo es que la que iba a ser mi mejor noche ha terminado siendo la peor?

MANUAL PARA UNA DAMA¡Lee esta historia GRATIS!