Cap 102

88.6K 5.9K 1.5K

Lamento mucho si estoy demorando en las actualizaciones :(( , en mi perfil dije el por qué, pero aún así lo vuelvo a aclarar. Estoy con demasiados deberes de la universidad y realmente me toma mucho tiempo :c trataré de ser más constante :"v pero porfis traten de entenderme :'c 💖
••••

Allisa empezó a correr sin rumbo fijo, algunas personas la miraban con curiosidad y hasta con pena, nadie sabía lo que pasaba, no era común ver a una muchacha llorar con tanta fuerza mientras corría sin ver hacia donde iba.

Ella no le importó nada de eso.

Recordó lo que acababa de pasar y otra vez sintió como un dolor agudo en el pecho comenzaba a aparecer.

Will era su todo, no solo era su hermano, era su mejor amigo, y compañero de locuras, y verlo derrumbarse de esa manera, la hacía sentir demasiado mal.

Extrañaba al Will divertido, ese que le aseguraba que todo estaba bien, ese que parecía detener el mundo con su sonrisa, ese que parecía lograr cualquier cosa que se propusiera.

Ese Will.

El Will que ella había presenciado anteriormente, era una copia del original. El verdadero Will nunca se habría quedado callado con todo lo que le dijeron. El verdadero Will nunca perdería el control. El verdadero Will nunca respondería de mala manera a alguien que quería, y lo más importante.

El verdadero Will jamás de los jamases le pegaría a una mujer.

Es verdad, no lo hizo, y tampoco tuvo la intención.

Fue un impulso, pero eso es exactamente lo que Will no haría.

Allisa se preguntaba qué había pasado con su hermano.

Ella no sabía todos los problemas que él había tenido recientemente. Los rechazos, los dolores, la friendzone. Nada de eso sabía.

Así que por lo tanto, no podía acotar algo para ayudarlo a volver a ser el mismo, se sentía impotente y torpe. No quería ser débil, quería ayudar a Will, a aquella persona que le había enseñado tantas cosas. Quería proteger a su hermano de todo mal, siempre fue así de defensora con él, pero ahora, realmente no tenía idea de qué hacer, solo sentía impotencia en su interior.

Siguió corriendo sin darse cuenta de su entorno.

Fue entonces cuando se dió cuenta que chocó contra algo... Alguien.

💕

— ¿Me quieres, hermanito? — el muchacho frunció el ceño sin entender a su hermana, ¿por qué no la querría?

Prácticamente, ella era su vida.

— ¿Por qué no habría de hacerlo, pequeña? ¡Sabes que te amo con todo mi corazón! — respondió el chico mirándola con ternura, la niña sonrió y soltó una risita.

— Entonces si me quieres... ¿Podrías comprarme un helado? — su hermano rió fuertemente, Dana solía ser muy chantajista a veces.

— Está bien. — arrastró las palabras y ambos se encaminaron hacia la heladería más cercana.

Ella compró un helado de vainilla, mientras que él uno de chocolate. Eran idénticos, como dos gotas de agua.

Sus rostros eran parecidos aunque con solo unas pequeñas diferencias. El rostro de Dana expresaba inocencia, mientras sque el rostro de John, expresaba seguridad.

Pero esa seguridad se había ido con el tiempo.

Aún estaba dolido, aún no superaba el hecho de haber sido rechazado. Aún no se iba, por suerte, sus padres habían podido aplazar el gran viaje por unas cuántas semanas más, pero eso no era suficiente para él.

John no quería irse.

John no quería abandonar su ciudad.

John no quería abandonar a sus amigos.

John no quería abandonar a Hermione.

Le seguía gustando mucho, la seguía amando y eso le dolía. Sabía que nunca sería correspondido, pero eso no significa que era inmune a los sentimientos.

Estaba derrotado.

Ambos hermanos llegaron a su hogar y se relajaron lo más que pudieron.

O bueno, John intentó hacerlo.

Por alguna razón, su hogar lo asfixiaba demasiado, no quería estar ahí. No quería estar en su hogar, en aquel hogar que pronto dejaría de ser suyo.

Una amiga de su hermana fue de visita y él aprovechó para salir a tomar aire, se sentía muy ofuscado.

Caminó mirando a todos lados, quería relajar su mente, quería que por un momento, todo estuviera bien, y que todos sus sueños se hiciera realidad.

Quedarse a vivir en ese lugar por siempre.

Tener un trabajo y empezar una nueva vida siendo independiente.

Tener a Hermione.

El tercer deseo era el más grande y fuerte.

Suspiró con pesadez y casi cae para atrás, cuando sintió un cuerpo pequeño chocar contra él.

Abrió los ojos al máximo y notó a una chica con los ojos hinchados, y su nariz roja.

Había llorado...y mucho.

John intentó articular una palabra, pero antes de que la dijera, la muchacha se le adelantó.

===

Editado. 💖

Holi y bai xdxd





















<3

Desconocido En Línea [DEL #1] {En Edición}Donde viven las historias. Descúbrelo ahora