Capítulo 6

3.9K 386 123

Andreas había visto aquel tipo de escenas con Niki y Mark, no era idiota

Andreas había visto aquel tipo de escenas con Niki y Mark, no era idiota.

-Pa... papi...- habló extrañado y Basil se separó inmediatamente de Jason completamente rojo de vergüenza.

-¿Si? ¿Qué pasa peque?- preguntó acomodándose el cabello por mero nerviosismo.

-El equipo ya llegó... Mimi me pidió que te avisada... que ... qué estaban haciendo?

-Estaba intentando robarte a tu papá, enano- Jason sonrió con suficiencia y Andreas frunció el ceño, Basil estaba a punto de decir alguna cosa pero Jason agregó- Pero no se puede, así que ¿qué tal si me gano el derecho de que lo compartas conmigo?- Andreas le miró como esperando qué le proponía el otro y Jason sonrió ampliamente- Tengamos un juego antes de que inicie la sesión de fotos ¿qué te parece?- los ojos de Andreas se iluminaron de emoción- Si gano, entonces tendrás que escuchar mi propuesta. Acércate, tu papá tiene que arreglar algunas cosas y yo he trabajado en una nueva plataforma de juego portátil- Andreas miró a su papá como pidiendo permiso y Basil solo le sonrío asintiendo, el pequeño corrió lo más que le dieron sus pequeñas piernitas hacia su padre biológico con una sonrisa de marca Lakis por excelencia y a Basil se le oprimió el pecho al ver como salían por una puerta de cristal que daba al jardín.

Después de eso tuvo que ir donde Mimi y explorar la casa decidiendo dónde sería mejor tomar cada fotografía, le avisó a su jefe de la noticia y éste le dijo que como estaba seguro que lo lograría ya había avisado a la rica y caprichosa niña estrella para que se presentara a las diez de la mañana en la mansión. Basil no pudo sino suspirar e intentar por todos los medios evadir las miles de preguntas de Mimi acerca de aquella extraña situación.

Por su parte Jason no había tardado en derrotar a Andreas sin mucha consideración, le gustaba el carácter de su hijo, tenía mucho de Basil pero era sin duda su sangre la que corría por sus venas.

-Parece que te he derrotado otra vez- le habló sin tanta altanería mientras el niño permanecía callado- Eres demasiado bueno para tu edad, enano- le habló y esto pareció hacer que el brillo regresara de nuevo a aquellos ojos y es que Andreas realmente admiraba a Jason, más que aborrecerlo por derrotarlo de aquella manera le admiraba, le respetaba y apreciaba por tomarle en serio y no tratarlo como un niño como hacía el resto. No, Jason Lakis no lo trataba como los demás, él no lo subestimaba- Me gustas para hijo- le habló y el niño le vio de mala forma. Jason río- Es en serio, me gusta tu papá y siempre que quiero algo lo consigo.

-Mi papi no es una cosa- le habló enfadado y Jason le miró como si pudiese traspasarle el alma.

- ¿De qué hablas, enano? – Le habló y Andreas creyó saber lo que Jason iba a decirle- No me digas que tu no piensas en él como "tuyo", MI papi, mío... es agradable decirlo ¿verdad? No quiero quitártelo, pero también quiero decirlo... mío- Andreas bajó la cabecita avergonzado de sus propios pensamientos, tan descubiertos ante el mayor- ¿Puedes compartirlo conmigo? A cambio yo podría ser tuyo...- Andreas le observó extrañado, sin entender- Nunca había querido ser padre, pero tú me gustas y me gustas mucho- Andreas le siguió viendo como si no entendiera del todo y le costó articular las palabras.

Por él¡Lee esta historia GRATIS!