07

17.4K 883 57

¡Bang!

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


¡Bang!

Emily se sobresaltó por el ruido y giró con rapidez hacia donde se encontraba la puerta ahora cerrada.

¡Oh mierda! -Pensé al ver como Isaac trataba de abrir la puerta y esta no cedía.

Miré con desesperacion hacia todos lados tratando de encontrar otra salida, pero no habia nada, ni siquiera una pequeña ventilación.
Estabamos encerrados en este diminuto armario del conserje porque tuve la estúpida idea de ir a buscar una escoba para limpiar el laboratorio y Isaac decidió acompañarme.

Gran error, un terrible error.

Dirigí mi vista a Isaac, caminaba en el cuartito con su respiración agitada, caminando en círculos. Esto era malo, esto era muy malo, pero no porque a mi me molestara estar encerrada acá adentro porque se que mi hermano y el resto de la manada nos encontrará, sino que el problema acá es Isaac. En realidad no el, sino el hecho de que no puede estar encerrado es espacios muy reducidos, justo como este estúpido armario por culpa del imbécil de su padre.

- Isaac -Lo llamé acercándome a él- Isaac... ¡Isaac escúchame! -exclamé tomando su rostro entre mis manos. Sus ojos me demostraban el terror que él sentía en esos momentos- Isaac mírame por favor, necesito que te tranquilices o todo va a terminar mal... En especial para mí -murmuré nerviosa.

-No puedo Esme, no puedo... Necesito salir de aquí, no quiero hacerte daño -pequeñas lágrimas comenzaron a descender por sus mejillas.

Suspiré frustrada- ¡Isaac mírame! ¡Mírame! -colocó su vista en mi, sus ojos denotaban lo desesperado que se encontraba en ese momento-  Tú no vas a hacerme daño, si tu no quieres, no vas a hacerlo. -con mi pulgar sequé algunas de sus lágrimas- No olvides que tú eres fuerte, eres una de las personas mas fuertes que he conocido y no puedes dejar que la situación te controle. Pronto van a venir por nosotros y nos van a sacar de acá -el asintió lentamente. Miró todo el cuarto y su respiración volvió a agitarse- ¡Dios! Isaac escúchame -traté de sonar lo más calmada posible pero esto no estaba funcionando y estaba empezando a preocuparme- ¿Qué hago? ¿Qué hago? -murmuré tratando de pensar en algo que nos ayudara. Recordé algo que Lydia había mencionado, no perdía nada con probar...

Miré sus ojos, y la desesperación que habia en ellos, por última vez antes de estampar mis labios sobre los suyos. Comencé a moverlos pero el no respondía, sin embargo su respiración habia dejado de ser errática. Iba a alejarme de él para asegurarme de que estaba bien  pero sus brazos me lo impidieron al tirarme con fuerza hacia él.
Sus labios se movieron sobre los míos, primero con un poco de inseguridad y segundos mas tarde con firmeza y suavidad a la vez, un beso que me sacó por completo el aliento.

No se cuanto tiempo estuvimos así, pero puedo asegurar que besar a Isaac es una de las mejores sensaciones del mundo, sabia como hacer que tus piernas terminaran flojas con un simple roce de sus labios

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

No se cuanto tiempo estuvimos así, pero puedo asegurar que besar a Isaac es una de las mejores sensaciones del mundo, sabia como hacer que tus piernas terminaran flojas con un simple roce de sus labios.

Nos separamos por la falta de aire y miré sus ojos que exhibían un brillo especial, uno que nunca habia visto en esos intensos ojos azules.

Tomó un mechón de cabello que se habia soltado de mi trenza y lo colocó detrás de mi oreja. Al escuchar un ruido que provenía de la puerta bajé mi vista hacia mis botas, sintiendo que me sonrojaba y me encaminé hacia la puerta. Rápidamente tomé la manija y la abrí de un tiron, sujetando la mano de Isaac y arrastrándolo conmigo hacia afuera, encontrándonos con el resto de la manada que nos miraban con preocupación.

- ¡Esme! -Stiles se acercó hasta mi y me abrazó- ¿Estás bien? ¿Que fué lo que sucedió? Estaba muy preocupado por ti, esos malditos gemelos voy a hacer que Scott le rompa la cara -observó atentamente mi rostro.

- Estoy bien Stiles, tranquilo. No pasó nada demasiado grave. -volvió a abrazarme con fuerza. Me alejé de él unos pasos aprovechando que estaba hablando con Scott y me acerqué hacia Isaac que había terminado de hablar con Lydia.

- Isaac... -lo llamé caminando hacia el. Se giró hacia donde yo me encontraba y sonrió suavemente- ¿Estás mejor?

- Gracias Esme, sin ti no sé que hubiese sucedido -cerró los ojos- Lamento que hayas tenido que ver todo eso, solo me pasa cuando son lugares muy pequeños -se rascó la parte trasera de su cabeza con su mano derecha.

-Tranquilo, he visto cosas peores, creeme mucho peores -ambos reimos.- Y es entendible, sufriste mucho y los lugares reducidos son parte de eso.

Isaac asintió apenado- ¿Que te parece si como agradecimiento te invito a comer algo? -Su mirada demostraba lo nervioso que se encontraba en ese momento. Asentí con una gran sonrisa plasmada en mi rostro.

- ¿Es una cita? -indagué sintiendo que mi sonrisa crecía aún mas si es que era posible y que mi rostro se tornaba levemente rojo

- Es oficialmente una cita -el asintió pasando su brazo sobre mi hombros para comenzar a caminar hacia la salida.





Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!