Capítulo 3 - Planeación.

6.5K 528 6

El olor a tocino y huevo hizo que abriera los ojos. Miré a mi alrededor y vi a Jason, con una cerveza en mano, mirando por la ventana y a Cole, sin ramera, paseándose sólo en vaqueros por el motel. Mis ojos se pasearon por su dorso desnudo, cubierto de tinta, mientras me cubría con el cubrecama evitando ser atrapada.

No entendía que demonios hacía observando, pero no podía evitarlo. Él lucía como un cuadernillo lleno de dibujos... y cada uno de ellos contaba una historia. Me removí en la cama, y fue cuando Jason me miró.

—Buenos días, Emma. —susurró él acercándose para luego dejar una taza de café a mi lado—Es hora de iniciar esto. —explicó.

Me levanté, tomé la tasa y le di un sorbo, miré a Cole de reojo y noté que él me estaba mirando. Me detuvo, hice un asentimiento como forma de saludo, pero él sólo se alejó.

—Ahí tienes algo de ropa. —me dijo Jason señalando la cama en la que había unos vaqueros y una blusa, junto a mis viejas zapatillas de siempre. —Saldré, ahora regreso.

Lo miré.

—Gracias, no tenías que...

—Sí tenía. —me respondió sonriendo para luego cerrar la puerta.

Me giré y, tomando las vestiduras, entré al baño y me cambié. Al salir, me encontré con Cole ya vestido, sentado en una mesa mirándome con atención.

—Necesitamos hablar. —dijo él. Me acerqué y me senté en la mesa en frente de él.

—Claro, empieza. —susurré mirándole. Él bebió de su café.

—Su nombre es Joe Bass. —expresó él mostrándome la fotografía de un hombre imponente, algo mayor, rodeando los cuarenta y algo. Fruncí el ceño tomando la foto. —Él es el hombre al que vas a... distraer. —dijo él mientras una lenta sonrisa se desliza por su rostro. Lo miré.

— ¿Y... por qué? —pregunté tragando pesado.

—Necesito entrar a su oficina, recopilar toda la información que pueda sobre... alguien. Dará una fiesta, iremos y todo procederá como se debe—se limitó a decir.

Le miré.

— ¿Qué alguien? —pregunté.

—Eso no te importa, sólo lo distraes y yo me encargo del resto. Jason ya ha ido a encargarse de que todo esté bien.

—Bueno, ¿Cuándo vamos? —pregunté.

—Hoy. —me respondió sin más.

Abrí la boca sorprendida.

—Necesito... necesito saber la etiqueta de vestimenta y, tengo que prepárame. Además, necesito tu teléfono. —susurré mirándolo. El frunció el ceño.

—Tu ropa ya está lista, la compró Jason en la mañana. ¿Por qué demonios quieres un teléfono? Te lo advierto, si llamas a la policía, te joderás. —gruñó él.

Boté aire. Estaba empezando a cansarme de esto. Así que, armándome de valor dije:

—Deja de amenazarme, Cole. Según yo lo veo, todos tenemos un interés aquí: tú... lo que sea que desees y yo mi dinero y mi libertad. —susurré mirándolo—Así que no, no huiré. El teléfono es para informarle a mi madre que estoy bien. —puntualicé.

El alzó una ceja.

— ¿Tienes que reportarle todo a mamá? —preguntó riendo— ¿Cuántos años tienes? ¿Nueve?

Almas Marcadas - I Libro.¡Lee esta historia GRATIS!