Cap 98

94.8K 6.4K 2.5K

Arianna se encontraba relajada en un banco cercano a su hogar, no pensaba en nada, creía que cualquier pensamiento dañaría su tarde, no quería recordar nada, nada de nada.

Había pasado tres días desde el momento en que ella tuvo que poner a su mejor amiga en su lugar, no le gustó la idea de pegarle, pero era necesario.

Y por si fuera poco, le pegó dos veces, eso era pasarse de la raya.

Bueno, eso pensaba ella.

Arianna cerró sus ojos recordando ese momento, le dolió ver a Hermione en ese estado, y eso sí era su culpa. Y para colmo, nada mejoró, al contrario... Todo se vino abajo.

La castaña estaba ignorando a Drew de la manera más cruel posible, lo evitaba de todas las maneras que pudieran haber, eso hacía que el rubio sintiera un dolor inmenso en su pecho.

No soportaba la idea de que el amor de su vida lo ignorara de esa forma, quería recuperarla, quería que la amistad que ellos habían empezado a construir se hiciera presente una vez más.

Arianna se sentía peor al recordar lo que pasó el día anterior. Ella y Drew se toparon en una heladería, hablaron por mucho tiempo y en el momento de la despedida, ambos se abrazaron.

Y como el karma nunca está de su lado, la castaña se apareció en ese momento.

Quiso que se la tragara la tierra.

La pelinegra observó el dolor y angustia en los ojos de su mejor amiga, se notaba a leguas que se moría por volver a hablar con Drew, Arianna la conocía mejor que nadie y ella aseguraba que Hermione extrañaba a ese rubio.

Arianna no entendía porque su amiga era cobarde.

¿Acaso tenía miedo de ser rechazada?

¿Acaso tenía miedo de que las palabras de Drew fueran mentiras?

¿Acaso tenía miedo de que Arianna y Drew aún se amaran?

¿Acaso estaba insegura?

— Qué estúpida eres a veces, Herms — susurró la pelinegra para ella misma, sintió unos pasos acercarse, pero no prestó atención a eso. Quería relajarse al máximo.

— No creo que a tu mejor amiga le guste que la llames estúpida. — ella enseguida abrió sus ojos y se enfocó en la persona que tenía al frente.

Will.

Soltó una sonrisa sarcástica.

— ¿Ah sí? Pues dudo que se entere de mi propia boca ¿no? — El castaño rió.

Este se sentó a su lado y la miró de reojo, sin duda era perfecta para él.

¿Qué pasaría si en este mismo instante él le declarara sus sentimientos?

¿Qué pasaría si en este momento él dijera lo que por mucho tiempo calló?

¿Qué pasaría?

¿Sería rechazado?

Lamentablemente .

Pero... Una indirecta directosa no le hacía mal a nadie ¿no?

Desconocido En Línea [DEL #1] {En Edición}Donde viven las historias. Descúbrelo ahora