Entre tres es mejor

5K 113 1

Capítulo 14

No eran ni las siete de la mañana cuando el sonido del timbre de mi casa me despertó, había estado sonando desde hace ya un buen rato; al abrir la puerta me encontré de frente con el padre de Erika, al verlo le pedí que pasará a dentro y tomará asiento en el sofá, caminé hacia la cocina y preparé un poco de café tanto para el como para mi, ya sentado yo también dije.

-¿Que lo trae por aca?-

-Tu padre te mando un mensaje conmigo-  Dijo el padre de Erika mientras tomaba café -Me comentó sobre un viaje que tienes planeado hacer cuando termine el semestre, tu padre te manda a decir que el traslado de universidad es posible-

Con que el traslado de universidad, había pensado en eso durante un tiempo atrás, sería una forma de estudiar y estar en la oficina para así empezar a trabajar en la empresa de mi padre.

-Pero dime, ¿Aún tienes pensado irte de la ciudad?-

-Si me preguntas eso no se como responder, si hubieras preguntado un mes antes diría si rotundamente, pero en estos momentos todo es distinto pues estoy enamorado y mi vida aquí es muy placentera como para marcharme-

-Si dices eso me siento aliviado, me voy sabiendo que Erika queda en buenas manos, la próxima vez que nos veamos quiero que me pidas la bendición para casarte con mi hija, tu padre y yo lo hemos hablado y sería algo emocionante para los dos ver casados a nuestros hijos-

-¿No es algo apresurado?, es verdad que a mi me gusta su hija, pero no creo que el sentimiento sea mutuo-

-Ese es tu problema, tu tienes que enamorar a mi Erika, estoy apostando por ti Frank y yo nunca pierdo una apuesta- Al escuchar aquellas palabras trague saliva, el padre de Erika termino su cafe y lo acompañé hasta la puerta de la casa, nos despedimos con un gran apretón de manos y un último intercambio de palabras.

-Tu padre muy pronto estará por estos lugares, me dijo que no te contará así que yo nunca te conté nada ¿Ok?-

-De acuerdo- Diciendo esto el padre de erika subió al auto que lo esperaba afuera de mi jardín, al verlo marcharse entre a casa y me cambié para ir a la universidad; el timbre de mi casa sonó nuevamente, al abrirlo vi a Erika quien estaba vestida de una forma realmente sexy, una Mini falda que dejaba al descubierto sus blancas y torneadas piernas, una camisa de tiras de color blanca que me dejaba ver su escote negro, tanta belleza no tenía comparación, yo tenía una toalla en la cabeza con la que estaba secando mi cabello, Erika la quito y en su lugar sacudió mi cabello con sus manos, estaba muy cerca, sus pechos podía sentirlos, se sentían realmente bien. Luego de que me terminará de cambiar me reuní con Erika quien me espero en la sala, juntos salimos de casa y caminamos hacia la universidad, pero las palabras del padre de Erika no salían de mi cabeza: "Tienes que enamorar a mi hija". Son palabras fáciles de decir, pero realmente complicadas de llevar a la práctica, es verdad que Erika tuvo un tipo de confesión conmigo pero fue en un momento donde ella se sentía en deuda así que no cuenta; mientras pensaba Erika tomó mi mano y empezó a sostenerla, yo la mire y pude ver una pequeña sonrisa en su rostro, puede ser que no resulte tan difícil enamorarla.

Ya en el campus nos soltamos de las manos y reunimos con Jessica, quien estaba sentada en una de las bancas de la universidad, al vernos jessi se paró del asiento y nos saludo, ella llevaba un pantalón está vez y su camisa era formal, estaba vestida de una manera muy elegante pero de igual forma sexy.

-Está noche ya estaré en mi nueva casa- Dijo jessica -¿Me espiaran hoy a mi?-

-No lo se- Respondió Erika -Lo divertido del juego es tener presente la duda de su te espiaran o no, y ahora que somos tres esa duda será aún mayor-

-No había pensado en eso- Dije -Pero Jessica debes de saber que Erika inició todo este juego por el simple echo de demostrarme que no necesitaba a un hombre para satisfacerse, así que abstenerse es primordial acá-

-Ya veo, entonces yo les haré ver a ustedes dos que es mejor tener compañía mientras estas caliente- Las palabras de Jessica nos aclaró que estaba lista para jugar, y yo ya deseaba verla desnuda otra vez...

Juego, Pasión Y Amor¡Lee esta historia GRATIS!