06

18.5K 961 116

La muchacha paró de correr y se puso a respirar agitadamente con las manos colocadas sobre sus rodillas

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

La muchacha paró de correr y se puso a respirar agitadamente con las manos colocadas sobre sus rodillas. Maldita sea gruñó cansada ¿por qué rayos había aceptado esto?

- ¿Ya te cansaste? -Preguntó Derek divertido parado tranquilamente a su lado, parecía que no habia corrido nada ya que su respiración era completamente normal. Aria bufó molesta provocando su risa.

Estúpido Derek y sus malditos genes de hombre lobo -pensó soplando un mechón de pelo que caía en su rostro.

- Tal vez no lo recuerdes, pero yo -se señaló- soy cien por ciento humana, no soy especial como tu -lo señaló despectivamente, luego hizo una mueca y  volvió a bajar su cabeza, por lo que su rostro quedó cubierto por los mechones de cabello que se habían soltado de su trenza.

- Aria... Por favor, no comiences con eso otra vez. Ya lo hemos hablado muchas veces. -se quejó como un niño pequeño.

- Sabes que tengo razón, no soy como ninguno de ustedes porque yo no soy especial. Es más, considero que soy una carga para la manada y sobre todo para ti -lo miró apenada.

Caminó hasta colocarse frente a la morena, y acarició su mejilla con suavidad.

- Aria no vuelvas a decir eso, tu no eres una carga para nadie y mucho menos para mí. Aunque tú no lo creas eres muy especial para nosotros, sobre todo para mi. Y también eres muy importante, has ayudado a resolver todos los problemas que se presentaron.

- Pero no lo hice sola, Stiles me ayudó -se quejó justificando su punto de vista.

- Tal vez, pero las ideas fueron tuyas, tu fuiste el motor principal, eres muy inteligente. -corrió un mechón de cabello que se habia caído nuevamente sobre su rostro- Siempre has estado para mi cuando te necesité, sin importarte el riesgo de la situacion. Eso te hace muy valiente y fuerte, y creéme que nadie puede hacerme sentir como tú lo haces, eso te hace especial, simplemente especial y única. -sonrió mientras secaba una lágrima rebelde que había caido por la mejilla de la muchacha.

- Dios Derek -susurró acercándose al  licántropo- eso fue... hermoso. -lo abrazó fuertemente.

- Espero que fuera suficiente para hacerte entender lo mucho que significas para mi. -ella asintió sonriendo alegremente- ¿Que te parece si volvemos y hacemos una tarde de películas?

- ¡Si! -exclamó de emoción- podemos ver batman o alguna de Marvel o... ya sé, ya sé, podemos ver ¡Star Wars! -gritó entusiasmada haciando un gesto con las manos como si tubiera una espada láser.

- Debes dejar de pasar tanto tiempo con Stiles, se te están pegando sus gustos de nerd -dijo observándola con diversión. Lo fulminó con la mirada antes de pasar por su lado para empezar a caminar de regreso.

- Bien, si no te gustan iré a buscar a Stiles para pasar la tarde con él ¡Pelotudo! -exclamó comenzando a correr hacia su motocicleta.

- ¡Aria espera! ¡No te enojes! Solo estaba bromeando...




Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!