Una noche

18.3K 903 958

- Hey, Hey – decía Marinette a Adrien mientras lo miraba entusiasmada. – Despierta tontín.

Adrien se sorprendió al ver a su compañera, no notó el momento en que Marinette llegó junto a él.

- Hey, Marinette.

Ya ambos acababan de cumplir 23 años de edad. No había pasado mucho desde que terminaron su carrera, ambos en el área de modas. Gracias a conocerse desde el colegio, ambos ahora trabajaban juntos, Adrien heredó el puesto de su padre, y Marinette ahora trabajaba a su lado en el área de diseño. Habían pasado 4 años desde que Marinette se había declarado a Adrien, sin embargo él no podía corresponder sus sentimientos, pero esa experiencia los había unido aún más.

- Adrien, te ves muy distraído hoy – dijo la azabache mientras se apoyaba en el escritorio de su compañero de trabajo. Adrien miró de reojo el pronunciado escote de ella.

Marinette había cambiado muchísimo a lo largo de los años, había dejado crecer su cabello, su cuerpo era hermoso. ¡Vaya que todos estos años le habían caído como anillo al dedo! Adrien de vez en cuando miraba a su amiga con descaro. Era una mujer hermosa, y ella estaba consciente de ello.

Años atrás, ellos habían descubierto sus identidades secretas. Entre los amigos no había secreto alguno. Marinette lo sabía todo sobre Adrien y viceversa. Eran un equipo envidiable en el trabajo.

- Lo siento... - dijo él apenado - ¿puedes repetir?

- Dije... - comentó ella sentándose sobre su escritorio, cruzando su pierna, y enseñando un poco de su muslo mientras miraba hacia el cielo pensativo. – Que no puedo quedarme hoy en la noche, y debo ir a casa temprano.

- ¿Puedo preguntar?

- Tengo una cita – dijo ella mientras lo miraba a él mordiendo su labio.

- ¡Una cita! – dijo Adrien sorprendido.

- No creas que es algo formal. A lo mejor no pase nada, pero pueda ser que pronto conozcas al futuro señor Dupain-Cheng.

Adrien se rio, Marinette era tan joven aun como para casarse.

- Ten cuidado. ¿Sí? – comentó el sonriéndole – Nos veremos mañana entonces.

- Claro, llegaré temprano. Te llamaré cualquier cosa – dijo ella mientras le guiñaba el ojo – Si no vengo mañana es porque conseguí pareja de una noche.

Adrien suspiró mientras Marinette salía por la puerta. Había algo en esas palabras que le molestaba.

Conducía hacia su casa. Estaba pensativo, recordaba cuando Marinette se le declaró, y como él le había dicho que no se creía capaz de estar en una relación seria. Él estaba enamorado de Ladybug en esos momentos. Cuando descubrió que Marinette era Ladybug, recordó la felicidad que había sentido en ese momento. Pero para esos momentos, parecía que ella ya lo había superado. Marinette era una mujer bastante popular, y no era raro que de vez en cuando se escapara con algún joven. Sin embargo él tampoco era un santo.

Llegó a su casa y decidió prepararse algo de comer. Tomó un largo baño y se acostó en su cama pensativo. ¿Por qué lo había molestado tanto?

Él sabía. En el interior, aun tenía sentimientos por Marinette.

Decidió transformarse y apresurarse a recorrer las calles de París.

No había pasado más de una hora cuando recibió un mensaje de texto, se detuvo en un tejado para revisar. Era Marinette pidiéndole que llegase por ella. No reconocía el restaurante, era en el barrio latino. Oh, oh.

Solamente una noche [Miraculous Ladybug ONESHOT]¡Lee esta historia GRATIS!