Capítulo 1

97.6K 3.2K 445
                                              

Los pies de la joven caminaban al ritmo de la música hacia su lugar de trabajo como todas las mañanas. Lana estaba imaginando historias según las canciones que escuchaba en su teléfono como siempre solía hacer hasta que una persona le llamó la atención, una chica sentada en un banco cerca, tenía sus manos puestas en la cara. Lana no dudo en ir a hablar con ella.

- Eh, perdona que me meta pero ¿estás bien? - Preguntó con un tono de voz bajo.

La chica levantó la cabeza y quitó sus manos de la cara lentamente, tenía unos preciosos ojos verdes acompañados de pequeñas lágrimas.

- No, sí , no sé. - Dudó. Ella ya no confiaba en nadie salvo en su familia, todos la había traicionado y utilizado.

- ¿ Hay algo en lo que te pueda ayudar? A veces contar tus penas a una desconocida viene bien. - Dijo intentando animarla y que dejara de llorar.

Dudó una vez más. - ¿No crees que soy una patética por estar llorando en medio de la calle a las 8 de la mañana?.

- ¿La verdad?. - La joven la miró queriendo saber la respuesta. Lana se sentó a su lado. - Querer estar sola y llorar no tiene nada de malo.

- La razón por la que estoy así es por mis supuestos amigos y hasta mi novio, bueno ahora exnovio, ellos me han utilizado solo por mi dinero y además cuando me he dado cuenta han roto mi vestido de graduación y como es tan caro si mi padre se entera no dejará que me compre otro, porque siempre nos ha enseñado a cuidar lo que tenemos. - Confesó muy triste.

- Pero tu padre lo puede entender ¿no?

- Claro que sí, pero tendría que contarle todo lo que ha pasado y no quiero que piense que soy una estúpida.

Lana pensó un segundo.

- ¿Cómo está de dañado el vestido?

- Bastante, tiene cortes importantes, cuando pregunté por el arreglo me dijeron que mejor me comprara uno nuevo.

- Mira, creo que es tu día de suerte. - Lana sonrió

- ¿Qué quieres decir?

- Trabajo en la tienda de mi abuela cosiendo y arreglando ropa, ¿no es una bonita casualidad habernos encontrado?

La joven abrió mucho los ojos, se podía percibir un destello de esperanza.

- ¿Es en serio? - Preguntó aún sorprendida.

- Sí, mira te doy la dirección y puedes traer el vestido cuando quieras. - Dijo Lana sonriendo.

- Wow gracias, gracias, gracias. Me llamo Jane por cierto.

- Lana. - Dijo sonriendo.

Dos horas después Jane apareció en la tienda, llevaba un pequeño moño recogiendo su cabello liso y castaño, en una mano llevaba el vestido metido en una bolsa. Vestía un pantalón pitillo negro y una camisa simple.

- Hola, me alegra verte espero que no te haya tomado mucho tiempo encontrar la tienda.

- No no, para nada. ¿Cómo estás? - Era una imagen diferente de esta mañana, ahora estaba radiante y feliz.

Bien, a ver enséñame ese vestido. - Dijo Lana ansiosa.

Lana nunca vió un vestido tan bonito a pesar de estar destrozado. En su mente ya tenía ideas para arreglarlo.

- La graduación es en 4 días, ¿Estará listo hasta entonces? - Preguntó la castaña preocupada.

- Dame 2 días y una dirección, yo misma te lo llevaré.

Alguien diferente Donde viven las historias. Descúbrelo ahora