Me tranquilice al pensar en esa idea.

-Si, tienes razón.

Cuando mi corazón estaba bajando su ritmo, un fuerte golpe en la ventana se escucho y seguido de esto, un prolongado rasguño.

Mi madre me abrazo asustada. Ella era pequeña de cuerpo, así que la cubrí con mis brazos sin problemas.

-Alguien… alguien esta rasguñando la ventana.

Exclamo asustada ella tiritando.

Me fui acercando lentamente a las persianas.

-No.

Imploro mi madre, pero seguí mi marcha.

Una vez en frente, las levante con rapidez y me lleve una sorpresa.

La ventana de _____ estaba abierta… y ella estaba entre el marco de esta.

Volví a verla. Volví a verla. Estaba ahí, la vi. Mi corazón palpitaba con un ritmo parecido al de una canción.

Pero aquello no se parecía en nada a mis fantasías, ella no me sonreía, ni siquiera me miraba. Estaba concentrada lanzando algo al aire y volviéndolo a atrapar. Cuando quite mi atención de su hermoso rostro, me di cuenta que aquel objeto era mi pelota de baseball.

Parpadee y en cuanto volví a abrir los ojos la pelota estaba impactando contra mi cara.

-¡Xiumin!

Oí gritar a mi madre y abalanzarse sobre mí en cuanto caí hacia atrás.

Toque mi nariz y mis dedos se llenaron de sangre.

-¡Huy! ¡Estas sangrando!

Escuche aquella ironía salir de una afilada lengua.

Abrí los ojos (habían estado cerrados a causa del dolor) y la vi sentada sobre el marco de MI ventana, con las piernas cruzadas tambaleándose despreocupadamente, mirándome con ojos impacientes, no eran sus ojos… no eran los ojos de mi _____, pero si era ella, y venia por mi.

-¡_____, por favor no!

Suplico mi madre llorando en cuanto se percato de su presencia.

-Tranquila, Sunhye. No voy a hacerte daño a ti, una vez se lo prometí a Xiumin.- Se giro a mirarme. -¿No, Xiumin?

Me guiño un ojo e hizo un chasquido con su lengua.

-Ahora, si podrías ser tan amable de retirarte.- Se refirió a mi madre. –Kim y yo tenemos asuntos que arreglar.

Anuncio bajándose de la ventana y recogiendo la pelota del piso.

-Por favor.

Seguía pidiendo mi madre entre sollozos.

-Mama… vete.

Le sonreí tratando de animarla.

-Pero…

-Vete.

Ordene.

Ella me miro y beso mi frente antes de marcharse. Sabia que pelear contra _____ era mi destino, hiciéramos lo que hiciéramos.

Una vez que Sunhyo se fue, _____ comenzó a tocar su cabello y a caminar en círculo alrededor de mí (que aun estaba en el suelo) con aire arrogante.

Cuando iba por la tercer vuelta freno de golpe y le proporciono a mi estomago una buena patada.

Pegue un alarido y me toque el vientre rápidamente. Lo que mas me había dolido de aquel golpe es que venia de parte de ella.

-¡Ups! Lo siento.

Se disculpo en tono inocente, sentándose en una silla frente a mí, disfrutando de verme sufrir.

-Terminemos rápido con esto, quiero avisarle a mi madre que ya estoy en casa, ya sabes, estuve fuera mucho tiempo.

Contó.

-Si, lo se.- Respondí en un débil susurro. –Te extrañe todo este tiempo.

Ella solo rodó sus ojos y sonrió.

Volvió a tocarse el pelo y se paro del asiento.

-Levántate.

Ordeno.

Yo me quede ahí, mirándola desde abajo.

-¡Levántate!

Grito furiosa y volvió a patear mi estomago.

Tosiendo, me puse de pie.

-Vamos a pelear.

Anuncio divertida.

-No.

Me negué.

-¡¿Qué?!

Se exaspero.

-No voy a pelear contigo.

Explique.

Ella soltó una risita.

-Bueno, entonces dile “hola” a la muerte, porque es tu próxima amiga.

Con una increíble velocidad se puso a mi lado y tomo mi cuello con fuerza arrojándome contra la pared.

El golpe había hecho que mi cuerpo quedara dolorido, y solté varios gemidos como forma de queja. Aun así no me levante para devolvérsela.

Al parecer, eso la molesto.

-¡¿Por qué no peleas?!

Grito enfurecida.

La leve caricia que le estaba proporcionando a sus cabellos hace instantes, en ese momento se transforma en un desesperado autocontrol por no arrancárselos.

La imagen de mi papa ordenándome que fuera a matar a _____ cuando ella era un bebe apareció en mi mente. Una vivida sensación de mi padre susurrándome en el oído hizo que tuviera varios escalofríos: “debiste haberla matado” Me decía.

Pero no. No iba a pelear con ella, por una sola razón…

-No voy a pelear contigo… porque…- Comencé a explicarle a aquella chica que significaba todo para mi. -Porque te amo, _____.

Ella soltó los cabellos que estaban siendo asfixiados sobre sus manos, y me miro con los ojos húmedos.

-¡Mentiroso!

Grito antes de tomar mi cabeza y estrellarla contra la pared.

Luego de eso todo se torno negro, solo pude sentir un dolor agobiante. Quede inconsciente sobre el suelo y estaba seguro que iba a morir allí... en manos de la persona que amaba...
___________________________
Ay TnT
No Xiumin!!! Rayis es muy mala TnT

Comenten
Evelyn 🐼

Mi vecino es un vampiro - Xiumin y tu -¡Lee esta historia GRATIS!