Cap. 7

2.1K 228 34


#Campamento_Italiano_Gioventu

Mis encías comenzaron a cosquillear a causa de los nervios, quienes también estaban acelerando mi corazón a un rápido ritmo. Tome una fuerte bocanada de aire y trate de prestarle atención al programa de televisión que estaba sintonizando un canal pago en ese momento.

Mi ansiedad me había despertado a los gritos a las cinco de la mañana y no había podido volver a conciliar el sueño, ya que el miedo me entretuvo hasta que dieron las ocho y mi madre me llamo para desayunar.

Todos esos sentimientos que habían hecho un círculo alrededor mío tenían una explicación, hoy llegaría mi superior.

Volví a inquietarme sobre el asiento, no encontraba una pose cómoda sobre el, aunque nada seria cómodo si estuvieras a punto de irte a un país desconocido con miles de caza-vampiros y medio-vampiros.
Mire hacia la ventana, debido al frio de la ciudad, siempre permanecía así, cerrada. Pero desde que Xiumin vivía en la casa de al lado, deseaba tenerla abierta todo el tiempo.

-¡_____!

Sentí que la voz de mi madre me llamo desde el piso de abajo. Parecía estar emocionada por algo.

Curiosa, baje las escaleras apresuradamente para saber que había pasado.

-¿Qué paso mama?

Indague una vez que estuve frente a ella.

Me sorprendí cando note que no era la única que se encontraba en la cocina. Una mujer, de unos 36 años también estaba allí. Su pelo castaño brillaba desde la cabeza hasta el lacio que caía por sus hombros. Unas visibles pero disimuladas arrugas se marcaban en los costados de sus negros ojos, su nariz era ancha y bastante hundida, y sus labios se curvaron en una repugnante sonrisa en cuanto me vio.

-_____.- Anuncio mi madre. –Ella es Vivianne, es la dueña de un campamento de prestigio en Italia.

-Un gusto.

Dijo “Vivianne” y me estiro su mano.

-Lo mismo digo.

Salude respondiendo el gesto.

A pesar de que no tartamudee ni titubee en ese momento realmente estaba más nerviosa que antes. Sabía que aquella era _____ Setter y que había venido por mí.

-He estado yendo por varias escuelas de esta ciudad, aprovechando que en su mayoría están de vacaciones, y pidiendo referencias de sus alumnos para darles una beca en el campamento Italiano Gioventù, y tu fuiste seleccionada entre 20 alumnos.

Volvió a sonreír luego de dar aquella falsa excusa.

Mi madre oía con atención y sonreía complacida.

-¿Por qué yo?- Acote queriendo sabotear su idea. –Es decir, soy pésima alumna y mi conducta no es la mejor…

“Vivianne” borro la sonrisa.

-Fue un sorteo al azar, no lo escogimos por nada en particular.

Saco un folleto de un cuaderno que traía en manos y me lo entrego.

Yo lo inspeccione apenas lo tuve en mis manos.

-Debo irme.- Anuncio. –Si es que estas de acuerdo en ingresar en esta divertida experiencia, llama al número que esta en el folleto y vendremos por ti la próxima semana.

‘Vendrán por mi de cualquier forma’ pensé.

Acompañamos a la mujer a la puerta, nos despedimos y ella subió a su auto.

-¡Estoy tan emocionada! ¡Iras a un campamento en Italia!

Anuncio emocionada mi madre.

Yo quite la vista del folleto, el cual leía con atención, y la fije en el auto. Allí Vivianne le sonreía a alguien de forma malévola por la ventanilla. Fije mi vista hacia donde ella miraba y me encontré con Xiumin sentando en el porche de su casa, mirando fríamente a la mujer.

Mi vecino es un vampiro - Xiumin y tu -¡Lee esta historia GRATIS!